Crónica del error que convirtió a Del Curto en sospechoso de homicidio

El nombre de Guillermo Del Curto apareció en el expediente de la investigación por el asesinato de Juan Francisco Lucero (29) debido a que un testigo condujo a la Policía al domicilio del actor. Ese testigo fue el socio de quien ahora es el verdadero sospechoso: Ariel Sebastianelli; y fue la Policía la que le aportó a la Justicia el nombre de Del Curto como presunto autor del crimen.

Guillermo Ariel Del Curto (37) fue acusado de un crimen que no cometió. Cuatro días estuvo prófugo,  “muy angustiado y hasta sufriendo ataques de nervios”, manifestó. A esta situación llegó por un hecho muy confuso: el socio del ahora verdadero sospechoso involucró al actor mostrándole a la Policía la casa de este pero aclarando que no sabía su apellido (siendo que eran socios). Pero esa vivienda era la del actor. 

Pero para la Policía y Justicia no tenía nada de extraño que un comerciante no conozca el apellido de su socio pero sí su domicilio. Con sólo el nombre de pila y una dirección comenzaron a buscar a Del Curto como presunto asesino en lugar de perseguir a Ariel Sebastianelli (27), el verdadero dueño del bar Banzai. Nunca constataron si Del Curto era el dueño del local.

Todo comenzó el domingo alrededor de las 4.30 de la madrugada en ese negocio, ubicado en Remedios de Escalada y Maipú, de la Alameda. En el local se produjo una discusión, entre el dueño y un grupo de jóvenes porque debían pagar los envases para tomar unas cervezas afuera del Banzai.

Ese entredicho verbal terminó con la vida de Lucero, quien recibió cuatro disparos. El victimario del joven huyó en moto.

A los pocos minutos llegó la Policía y comenzó a realizar las primeras averiguaciones. Los efectivos les preguntaron a los amigos de la víctima quién disparó. Estos respondieron: el dueño del bar.

Luego, los uniformados le preguntaron a un hombre que estaba en la caja del negocio, cuya identidad aún no trascendió, sobre el propietario del local. Respondió que era su socio y que sólo sabía que se llama Ariel (por Sebastianelli).

A nadie le llamó la atención que desconociera el apellido. Cuando le preguntaron a este hombre, quien se convirtió en testigo en la causa, cómo podían ubicar a su socio, les respondió que en la calle Corrientes del barrio Santa Ana, que no tenía la dirección precisa pero les podía indicar cuál era la vivienda.

Los policías de Investigaciones le aportaron estos datos a la fiscal de Instrucción Liliana Curri, a quien le solicitaron autorización para que el testigo los lleve hasta el domicilio del sindicado como presunto autor de los disparos.

La fiscal autorizó esa diligencia, según confirmó una alta fuente ligada a la investigación. Sólo tenía el dato de un hombre —Ariel— que vivía en el barrio Santa Ana.

El socio guió a los efectivos hasta una vivienda de calle Corrientes al 2.700 del mencionado conglomerado de Guaymallén. Al llegar a esa casa les dijo que allí vivía Ariel.

Los policías enviaron un oficio a la Municipalidad para constatar quién residía en esa propiedad y los cotejaron con la guía telefónica y el Registro de las Personas, según aclaró uno de los uniformados que estuvo presente, quien agregó: "De este modo supieron que ahí vive un tal Guillermo Ariel Del Curto".

Que el dueño de Banzai y quien reside en esa casa tengan el mismo nombre (Ariel) fue suficiente para que los efectivos le comunicaran a la fiscal Curri que el sospechoso del crimen era Del Curto.

La magistrada pidió la detención del actor. Y solicitó la autorización para allanar ese domicilio al titular del Quinto Juzgado de Garantías, Marcos Alberto Pereira. El juez autorizó la requisa con los fundamentos aportados por la fiscal.

Pasado el mediodía del domingo, los efectivos volvieron a esa vivienda del barrio Santa Ana. Cuando Rubén, padre de Del Curto, abrió la puerta le dijeron que tenían una orden de allanamiento porque su hijo era buscado por un homicidio. Nueve uniformados revisaron la propiedad y se fueron; el actor estaba en Tupungato despidiéndose de algunos amigos porque el lunes (pasado) debía viajar a a Sudáfrica por trabajo, algo que quedó truncado.

Le comunicaron a Curri que no encontraron a Del Curto y quedó imputado por homicidio. Esta situación mantuvo al actor prófugo ya que él conocía su inocencia mientras que el verdadero sospechoso se beneficiaba con la confusión.

El erróneo dato de la dirección le proporcionó a Ariel Sebastianelli una ventaja de casi cuatro días, tiempo suficiente para conseguir un buen "escondite" o dejar Mendoza, si fuera el caso.

La confusión se mantuvo hasta el miércoles cuando el expediente dejó la fiscalía de Curri y llegó a la Delitos Complejos. El fiscal en turno, Daniel Carniello, recibió la causa por la mañana y ya por la tarde tenía el nombre del verdadero dueño del bar y, por lo tanto, sospechoso de matar a Lucero.

Quizá sería necesario investigar intencionalidad de mal dato aportado por un testigo que era socio del verdadero sospechoso, ya que esto desvió y demoró la pesquisa del dueño del bar.

Con este sólo dato alcanzó para imputar a una persona de homicidio y allanar su casa. Casualmente ambos, Del Curto y Sebastianelli, tienen domicilio en el mismo barrio Santa Ana, casi a la misma altura pero en diferentes calles (paralelas).

Lo extraño es que el socio del bar dijo que Sebastianelli vive en ese barrio. Pero cuando se le preguntó a la madre de éste sobre su hijo, respondió que no se hablan desde hace meses y que no vive allí desde hace bastante tiempo, sin aclarar cuánto y que no se hablan.

Pero, llamativamente, la titularidad de la línea telefónica está a nombre del sospechoso.

Opiniones (6)
25 de septiembre de 2017 | 11:08
7
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 11:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SIEMPRE FORZANDO LA JUSTICIA
    6
  2. Ante el furor ciudadano que provocan los homicidios resonantes, la policía y el Ministerio de Seguridad, apuntan, ya lo han hecho otras veces y no sólo con Ciurca a buscar urgentemente culpables. Después no pueden en muchos casos sostener el caso y entonces se produce el mito popular de que los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra. Claro, si las pruebas no existen o las causas son inventadas, a los jueces no les queda más remedio que soltar a los detenidos. Es una práctica peligrosa, por que en muchas ocasiones deja escapar a los verdaderos culpable y además lalimenta esta furia "justiciera" de la ciudadanía civil que cree que cualquier método es bueno para llegar a la justicia.
    5
  3. EL PROBLEMA QUE TUVO EL POBRE DE DEL CURTO, NO ES REPONSABILIDAD DIRECTA DEL GOBERNADOR. EL ESTADO TIENE TRES PODERES, EJECUTIVO, LEGISLATIVO Y JUDICIAL. SI BIEN EL EJECUTIVO MANEJA LA POLICIA, LO HACE ADMUNISTRATIVAMENTE, EN LO RELACIONADO A HECHOS DELICTIVOS, LA POLICIA ES AUXILIAR DE LA JUSTICIA Y ACTUA BAJO SUS ORDENES.ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO DE LA INCAPACIDAD TANTO DE LA POLICIA (ACLARO, NO SON POLICIAS, SE PARECEN MÁS ALOS BOY SCOUT EN LA ACTUALIDAD), COMO DEL PODER JUDICIAL. LOS QUE TENDRIAN QUE BAILAR CON LA MAS FEA EN ESTE CASO SERÍA LA FISCAL Y EL PERSONAL POLICIAL QUE ACTUÓ, SEGUN SU GRADO DE RESPONSABILIDAD.NO LO DEFIENDO AL GOBERNADOR, EN ABSOLUTO, PERO NIO ES PARA PEGARLE TAN DURO.
    4
  4. Un papelón la policía de mendoza, nuevamente. delincuentes analfabetos son armas legales. les damos permiso para que ellos sean delincuentes. JAKE, cuando quieras te podés enterar de lo que pasa en el MAPA DEL DELIRIO
    3
  5. DONDE ESTA LA JUSTICIA JAQUE? MUY LINDO EL TRABAJO DE "TUS MINISTROS". GUILLE NOS ALEGRA QUE ESTEN BIEN... ME PARECE UNA FALTA DE RESPETO EL AMARILLISMO DE OTRO DE LOS DIARIOS LOCALES CON AÑOS EN EL MEDIO.
    2
  6. En una provincia de zonas liberadas, fu- gas increíbles y bandas mixtas (no por el sexo, obvio), no debe extrañar lo que le pasó a Del Curto. Los policías de Mendoza son corruptos o inútiles (a veces al mismo tiempo). Es probable, por una simple cuestión estadística, que haya algún policía eficiente o decente (las dos a la vez sería, quizás, forzar las estadísticas). Pero la policía no está sola. A su lado, con parecidas características morales y profesionales, se ¿mueve? la justicia, con sus fiscales y jueces que dejan sueltos a asesinos y acusan a inocentes. ¿Mano dura ejecutada por estos representantes de la ley y el orden? Estamos en el horno
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'