Deportes

Roby: "Pese a estas muertes, en Mendoza nada va a cambiar"

El reconocido médico mendocino habló sobre los casos de deportistas que fallecieron de muerte súbita en los últimos días. "Los dirigentes no alcanzan a dimensionar el peligro de esta patología", sentenció.

En el 99 por ciento de los casos no le da tregua al deportista para seguir con vida. Una vez que ocurre, mata. Y no hay vuelta atrás. Lo que sigue en la escena es el dolor, la tristeza y el shock de aquellos que rodeaban a esa persona en ese preciso instante donde el corazón se detiene repentinamente y para siempre, sin retorno.

En la actualidad, la muerte súbita en el deporte continúa ganándole la pulseada a la racionalidad de la mayoría de los dirigentes deportivos de Mendoza. Y también se la gana a la vida, pese a los casos que suceden periódicamente, como el del chico Renzo Cataldo, volante de Boca de Bermejo, quien murió en pleno partido, y el de Alvaro Costa, el joven rugbier del SIC que falleció tras un entrenamiento.

Y en este sentido, el reconocido médico deportólogo mendocino Matías Roby fue contundente respecto de la prevención cardiológica que debería hacerse para evitar este problema que deriva en la muerte. "Me enteré de los dos casos y sigo diciendo lo mismo: tanto en el país como en Mendoza la gran mayoría de los dirigentes no va a recapacitar. No aprenden la lección, por más que hayan muertes, porque no están convencidos de que debe haber una prevención", sentenció el profesional.

En diálogo con MDZ, Roby advirtió que "vamos a seguir teniendo este tipo de problema y la muerte súbita no dejará de matar deportistas, lamentablemente". Pero también consideró que "si los dirigentes de los clubes tomaran mucha más conciencia de los riesgos que existen, la historia sería muy distinta. Esto sucede muy pero muy poco en Mendoza".

Según el médico deportólogo, los clubes de todas la disciplinas deportivas en la provincia deberían contar con un médico cardiólogo, que se encargue de realizar los estudios periódicos correspondientes tendientes a minimizar lo más posible la posibilidad de que se produzcan más casos de muerte súbita. "Son imprescindibles y no creo que tenerlos sea un gasto tan grande para las instituciones. No hablo de full time, pero que esté".

Roby explica que las razones de esta patología cardíaca, que produce una paralización definitiva del corazón en cualquier momento, responden, en la gran mayoría de los casos, a una cardiopatía hipertrófica. También es provocada por una valvulopatía o por problemas eléctricos en el músculo cardíaco. Y enseguida aclara que se puede detectar con mucha facilidad: "Con un estudio físico, un electrocardiograma y hasta un ecocardiograma se puede saber si el deportista está apto o no para la actividad".

La muerte súbita no reconoce edades ni sexo. Tampoco discrimina a partir de la exigencia física a la que se somete el deportista. Los de elite la padecen tanto como los que apenas llegan a ser amateurs. Por esta razón, Roby dejó otro consejo: "La clave está en que los clubes y las entidades apunten a invertir en las bases, que el chico tenga controles desde que empieza a practicar la actividad. Es una cuestión de conciencia colectiva. No es tan difícil de entender".

Roby forma parte del cuerpo médico de Godoy Cruz Antonio Tomba y asegura que los dirigentes del Expreso han entendido el mensaje. "Se los dije muy claro: si los jugadores no tienen controles cardíacos periódicos, no pueden jugar. Y no hay vueltas con eso. Pero pude comprobar que es muy fácil trabajar con los dirigentes de Godoy Cruz. Espero que sirvan de ejemplo para muchos de sus colegas en Mendoza", concluyó.
En Imágenes