Desgarrador relato de la mujer que inspiró la novela "Vidas Robadas"

Susana Trimarco es la madre de la joven que desapareció en abril de 2002 y cautivó a todos los argentinos cuando su historia fue contada en televisión. Fue distinguida por la Legislatura junto a los productores y un actor de la novela. Aseguran que la trata de personas también existe en Mendoza.

Susana Trimarco es una mujer tucumana que perdió a su hija por el tráfico de personas en el año 2002. Su increíble historia se hizo conocer gracias a la insistencia que ella pone en buscar a su hija, María de los Angeles Verón, y cobró un nuevo impulso cuando este año Telefe Contenidos se basó en sus relatos para crear “Vidas Robadas”. Hoy, Trimarco estuvo en la Legislatura de Mendoza, recibió una distinción y contó su historia ante una sala colmada de personas.

El acto se realizó previo a la apertura de un foro sobre trata de personas organizado por los diputados Néstor Piedrafita (ARI) y la senadora provincial Alejandra Naman (ARI). Contó con la presencia de los productores  del ciclo y el actor de la serie,  Adrián Navarro.

Trimarco –sentada en el medio de la mesa- se digirió a la amplia masa de jóvenes, que asistieron más que nada por la presencia del actor, y contó cómo ocurrió el secuestro de su hija. Su objetivo es abrir los ojos de los argentinos para que historias como esta no vuelvan a ocurrir.

“Mi hija me dijo que iba a sacar un turno al hospital que queda a seis cuadras de mi casa y nunca volvió. Ella partió a las 9 de la mañana del día 3 de abril del 2002 y me dijo que se iba a demorar como mucho una hora. Como no volvía, me fui a hacer unos trámites, vuelvo y su marido -quien cargaba a la hija de los dos en brazos- dijo que todavía no regresaba”, contó la mujer. Luego, relató que cuando estaba haciendo esos trámites experimentó una sensación de desesperación y angustia que persiste en su cuerpo. “Inmediatamente, supe que algo andaba mal”.

“Al ver que se pasaban las horas y ya era tarde, fui al hospital y  estaba cerrado. Fuimos a la comisaría y nos dijeron que no podíamos asentar la denuncia hasta que pasaran las 72 horas y que, probablemente,  mi hija se había ido con las amigas por ahí”, afirmó Trimarco.


Lo cierto es que “Marita”, de 23 años, no necesitaba ir a un hospital público para hacerse ver, no obstante, había tomado el consejo de una vecina que frecuentaba el negocio que ella atendía. Se trata de una enfermera que vivía, coincidentemente, al lado de esta familia. “Esta mujer le insistió a mi hija que se hiciera tratar allí, ella quería ponerse un dispositivo intrauterino (DIU), y esta mujer le dijo que no hacía falta que pagara que ahí se lo harían gratis. Luego, nos enteramos de que esta mujer era parte de la red de tráfico de personas”, aseguró Susana, casi al borde de las lágrimas .

Con el tiempo y al ir recavando cada vez más datos, descubrieron que los movimientos de su hija y  familia habían sido monitoreados durante un año. Fue así, que esa mañana  "Marita" nunca llegó al hospital sino que fue secuestrada a media cuadra de su casa. En palabras de Susana Trimarco, ella fue “robada de mi vida”, precisamente por esa frase  surgió el título para la exitosa novela.

Fue un tiempo después del hecho, que esta madre se enteró que su hija había sido vendida por $2.500 a un prostíbulo de La Rioja.

En su intensa búsqueda, Susana creó la Fundación María de los Ángeles –con el apoyo del Gobierno Nacional- y descubrió núcleos de tráfico en todo el país. A la fecha, es responsable del rescate de 150 chicas que estaban en estas condiciones. Una de ellas, fue secuestrada por la misma banda que “Marita” – la que comanda el “Chango” Gómez- y estuvo con ella poco tiempo antes de quedar libre.

“Ella me dijo que mi hija estaba fuerte y que nunca se iba a olvidar de mí, por eso aún tengo esperanzas de encontrarla”. A continuación, esta tucumana relató la dura realidad que viven niñas y chicas que son víctimas de este flagelo. Se les roba su identidad, se las golpea y droga para que ejerzan la prostitución y así devuelvan el dinero que se pagó por ellas.

En Argentina existen 500 denuncias por trata de personas y desde abril de este año, existe una ley que regula esta situación. Se trata de la Ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas que define como delito la trata de personas, con agravantes cuando las víctimas son menores de 18 años. Las penas van de los tres a los quince años de prisión. Esta ley, la 26.364, es de autoría de la senadora nacional por Mendoza, Marita Perceval (PJ).

Si bien ya existe un marco legal que respalda a las más de 400 madres que aún esperan volver a ver a sus hijas, la hija de Susana sigue sin aparecer. Durante su relato, hubo un solo momento en que la mujer se quebró, fue cuando admitió que “buscar a mi hija me ha dejado sola, estoy sola porque mi familia ya no me acompaña en esta lucha. Sólo un madre puede afrontar esta búsqueda”. 

Al terminar su historia, tomaron la palabra el autor y libretista Marcelo Camaño y el actor Adrián Navarro. Ambos hicieron hincapié en la necesidad de seguir creando contenidos que destapen problemáticas sociales como esta. Asimismo, Navarro se manifestó como un fiel representante de la democracia y pidió que no haya “más vidas robadas”. Las chicas presentes no se cansaron de sacarle fotos y gritar por él.

La entrega de distinciones
Las distinciones que se entregaron fueron a la Fundación de Susana Trimarco, a Canal 9 de Mendoza por la difusión de la telenovela en la provincia y a Telefe Contenidos por la producción de la novela. Luego, se dio inicio a un foro sobre trata de personas en la que los presentes ejercieron de panelistas.

La senadora provincial, Alejandra Naman aprovechó para insistir a las chicas presentes para “se comprometan con el tema y sepan que esto les puede pasar acá en Mendoza”. Asimismo, indicó que la comisión de Trata de Personas de la Legislatura de Mendoza está visitando escuelas de la provincia con el fin de concientizar a los más chicos sobre este tema.

El fin de la novela

Quizás el momento más duro que se vivió en la sala, fue cuando Trimarco aseguró que "al ver el final de la novela, cuando Solita se reunía con Juliana, yo me imaginaba que era yo quien me reencontraba con mi hija. Fue muy fuerte", concluyó Susana.

Opiniones (1)
18 de noviembre de 2017 | 13:06
2
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 13:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿¿estos desaparecidos son menos importantes que los desaparecidos en dictadura??
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia