Finalmente, la pareja de ciegos pudo ser testigo en un casamiento

Patricia y Raúl conforman la pareja de no videntes que no podían ser testigos de una unión civil porque el Código Civil lo impide. Luego de varios reclamos y de que los medios contaran su historia, el Gobierno emitió un dictamen que sentó un precedente para todo el país. Celso Jaque fue a su casa y les pidió perdón por lo ocurrido.

Patricia y Raúl pudieron ser testigos de una pareja de amigos luego de que en el Registro Civil de Las Heras se los prohibiera –a raíz de un artículo del Código Civil de 1870-. Ambos decidieron llevar su historia a los medios, hasta que finalmente el Gobernador Celso Jaque fue a su casa, les pidió disculpas y emitió un decreto por el que cualquier ciego podrá ejercer como testigo.

Esta historia comenzó a principios de octubre cuando una pareja de novios, Evelyn y Cristian, fueron a hacer los trámites al registro de Las Heras para poder casarse. En ese momento, se les presentó un inconveniente y es que según el artículo 990 del Código Civil, “no pueden ser testigos en los instrumentos públicos, los menores de edad no emancipados, los dementes, los ciegos”, entre otros.

Sin embargo, en la provincia ya existía un caso por el que una chica ciega había podido ser testigo, luego de que el Ministerio de Gobierno –en ese momento a cargo de Juan Marchena- emitiera una resolución para que ejerciera su derecho. El caso se remonta a fines de 2007.

Pero, a pesar de contar con este precedente, la pareja de ciegos, Patricia Barros y Raúl Hernández vieron todas las posibilidades de ejercer este derecho negadas. Durante tres semanas, reclamaron en el registro, fueron a Casa de Gobierno y se reunieron con la titular de Registro Civil en Mendoza, Olga Videla. Sin embargo, todas las promesas llegaban tarde, el casamiento debía tener lugar hoy seis de noviembre.

“Nosotros íbamos a casarnos de igual modo, sí o sí con ellos como testigos, pero queríamos que fuera hoy”, cuenta la flamanete esposa Evelyn mientras carga a su hija en brazos. Por su parte, Patricia relata que, ante todos los problemas que tuvieron que enfrentar decidieron no bajar los brazos “porque estamos avalados por la Constitución, esto es discriminación por donde se lo analice”.

Finalmente, el 16 de octubre pasado, Celso Jaque golpeó la puerta de esta pareja de no videntes, se sentó en su comedor y les pidió disculpas. “No podíamos creer que fuera el gobernador, pero era él. Se sentó, nos pidió perdón y nos dijo que ya había emitido un dictamen que posibilita a cualquier no vidente dar fe del casamiento de un amigo o pariente”, estábamos muy contentos.

 Tras soportar tres semanas de rechazos y puertas cerradas, Patricia y Raúl pudieron ser testigos. Hoy a las 12, asistieron y firmaron dando cuenta de la unión civil entre sus dos amigos. A la celebración, los acompañó su hijo de 10 años. La imagen parecía pertenecer a un álbum de recuerdo felices, casi obviando la batería de trámites que habían tenido que realizar para llegar a esa instancia.

“Esto es una meta cumplida, estamos tranquilos por los ciegos de la provincia, pero hay muchas situaciones que siguen igual. Aunque uno no lo crea, estas cosas pasan todos los días, tenemos un amigo que trabaja en un banco y no lo dejan sacar un crédito porque dicen que la firma de un ciego no vale”, aseguró Raúl, quien a sus 44 años ejerce la profesión de licenciado de minoridad y familia.

En tanto, su esposa Patricia, cuenta que junto a Olga Videla planean llevar este dictamen a todo el país, para que las personas no videntes “jamás vuelvan a ser rechazadas de este modo”. Asimismo, su esposo manifestó que sería importante que algún legislador nacional se interesara en el tema y creará una ley.

Este mediodía, a Patricia y a Raúl se los vio felices al posar para los flashes de las cámaras, en la plaza frente al registro, junto a sus amigos quienes pudieron casarse como querían y junto a sus afectos. La relación entre ambas parejas data de más de un década por el lado del novio, “Patricia y Raúl son muy amigos de mi suegra”, confió Evelyn, con su sonrisa de recién casada.

Esta historia tuvo su final feliz en tan sólo tres semanas gracias a la mediatización del hecho porque, según explicaron, "si dejábamos que nos contestara el Gobierno todavía estaríamos esperando”. Además, resulta un verdadero ejemplo de persistencia ante la negligencia del Estado, sólo queda ver si la historia resulta igual para los no videntes del resto de la Argentina.
Opiniones (1)
24 de septiembre de 2017 | 15:34
2
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 15:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No quiero ser insensible con los no-videntes, pero no les parece que Jaque tiene asuntos más importantes que atender?? O también va ir casa por casa de las víctimas del delito pidiendo perdón por la inseguridad que reina en la provincia???
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'