Por un increíble error involucran en un asesinato al hombre equivocado

La policía dio como sospechoso del asesinato de Juan Lucero, ocurrido el domingo en un bar de la Cuarta, un nombre que no era. Buscaban a Ariel Del Curto, allanaron su domicilio y la Justicia lo imputó cuando en realidad el verdadero acusado se llama Ariel Sebastianelli y vive a una cuadra. Ahora la Justicia busca a este último, quien es el propietario del bar y está prófugo. Hoy le quitaron la imputación a Del Curto.

La vida de Ariel Guillermo del Curto ya no será la misma, probablemente. En un gran momento de su carrera actoral, por no decir el mejor, su nombre quedó manchado y es una de esas manchas que no se limpian fácilmente, pese a que hoy le quitaron la imputación injusta que pesaba sobre él: la del homicidio de Juan Francisco Lucero (29).

Y es que desde la madrugada del domingo, cuando Lucero fue ultimado de un balazo en la esquina del bar Banzai (San Martín y Maipú, en la Cuarta Sección), la Policía comenzó con la intensa búsqueda del propietario del bar, un hombre identificado como Ariel Bernardo Sebastianelli, a quienes los amigos de Lucero y otros testigos señalaron como el autor del disparo. Por los datos que lograron recabar, averiguaron que el dueño vivía en la calle Fader al 2390 del barrio Santa Ana (Guaymallén), y hacia allí se dirigieron para hacer el allanamiento. Pero nunca se percataron que el procedimiento lo efectuaron en la calle Corrientes al 2390, una cuadra antes de la casa donde realmente vivía Sebastianelli –hoy prófugo-.

“Parece increíble, pero golpearon la puerta y preguntaron si allí vivía alguien de nombre Ariel. Al obtener la respuesta positiva, ingresaron y realizaron el allanamiento, aunque la persona que buscaban no estaba”, destacó una alta fuente de la investigación, a la hora de referirse al error de la Policía.

Desde ese momento, del Curto –quien no estaba e su casa el día del allanamiento- permanecía prófugo, no por ser culpable, sino porque se había encontrado de arriba con una imputación y un pedido de captura por un asesinato que no había cometido y que habían sido ordenadas por la fiscal de Capital, Liliana Curri. Su abogado presentó una nota ante la Justicia para desvincular a su defendido e, incluso, la familia del actor intentó limpiar la imagen de su hijo, destacando que él no era dueño del bar y que ni siquiera conocía a su propietario (en un primer momento se había dicho que era socio).

Sin embargo, estas irregularidades fueron detectadas en las últimas horas y la causa pasó a Delitos Complejos, a manos del fiscal Daniel Carniello. Y con esa transición, saltó a la luz el error policial. La razón social del bar Banzai está a nombre de Sebastianelli en los registros de la Municipalidad de Capital y los insumos que han adquirido para el negocio también están a su nombre. No hay ningún vínculo entre del Curto y Sebastianelli, a no ser que el hecho de que compartan el nombre y vivan a una cuadra de diferencia pueda ser considerados vinculantes. Pero es simplemente una casualidad, una casualidad que confundió a la policía y a la propia fiscal Curri que, con la información suministrada por los uniformados y la confusión, imputó al actor.

Le quitaron la imputación
Minutos antes de las 9 de hoy, Ariel del Curto se presentó en el despacho de Carniello. Allí el fiscal le tomó declaración informativa y le quitaron la imputación por homicidio agravado por uso de arma de fuego.

A la salida de Delitos Complejos, los amigos de Lucero se le acercaron y le pidieron disculpas al actor por el malentendido y por el escrache al que estuvo expuesto por un grosero error policial. “Se estaba yendo, se le veía en la cara que estaba muy asustado y ahí nos acercamos nosotros. Le pedimos que nos disculpara, que nos imaginábamos lo duro que le debe haber resultado ver su nombre en pintadas y en los diarios, escrachándolo por algo que él no había hecho”, destacó Lautaro, uno de los mejores amigos de Lucero y que esa noche estaba con él.

Ahora la Justicia busca intensamente a Sebastianelli, aunque en su casa de la calle Fader del barrio Santa Ana nadie atiende el timbre y el teléfono suena y suena ininterrumpidamente, sin que nadie levante el auricular del otro lado.
Opiniones (4)
25 de septiembre de 2017 | 11:28
5
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 11:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No es la primera vez que esta metida en una tragicomica. Hay que recordar cuando le dió la libertad a un malandra que disparó a un policia en el barrio detrás de la carcel y lo justifico casi como que quien le disparo no tenia la culpa que se hubiera interpuesto el policia en la trayectoria del disparo y que tanto tambien!! si el chaleco del policia no permitio que muriera, porque tenia que detener al pobre delincuente? si no mato a nadie y encima se lo llevaron detenido. Habrase visto desatino el que cometieron los policias contra el pobre asesino frustrado. Cosas veredes...
    4
  2. Arbitrariamente alguien dio el nombre de Guillermo del Curto y con que fin?Quien se hace cargo de este muerto?Las palabras tambien matan!!!y QUENES SE MANEJARON CON UNA TERRIBLE IMPUNIDA FUERON ALGUNO MEDIOS que con una informacion atadas con con hilos sacaron fotos y defenestraron a un inocente.Espero que se maneje de la misma manera para dar vuelta atras lo sucedio ,aunque el daño causado ,considero es irreparable
    3
  3. Hay que buscar urgente a los responsables que alegremente injuriaron y acusaron (la policía, la fiscal, los medios periodísticos que con tal de ser noticia hacen prensa amarilla), en esta provincia hablar al ped. es gratis, de lo contrario muchos estarían fundidos.
    2
  4. Leí la misma noticia en Los Andes y Diario Uno y ustedes son los unicos que explican claramente porque se produjo el error. Solo espero que encuentren al h de p. que mató a al pobre chico y que este joven actor puedan superar el mal trago.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'