Media sanción para ley que permite utilizar nombres huarpes en Mendoza

El proyecto expone los motivos históricos y culturales por los que nuestra provincia precisa incorporar la terminología huarpe, dentro de los listados de nombres de los registros civiles. Tiene media sanción de Diputados.

Diputados dio media sanción al proyecto donde se prevee incluir las formas con que los Huarpes llamaban a sus hijos en las listas de nombres de las sedes del  Registro Civil de Mendoza . Los nombres que serán incluidos pertenecen a una recopilación sobre la cultura huarpe efectuada por el padre Luis de Valdivia en el año 1606, la cual ha servido al trabajo efectuado por el diputado Pablo Tornello  junto al Cacique de la comunidad Huentota, Marcelino Azaguate y al profesor Luis Triviño.
 
El legislador explicó que la iniciativa está destinada a que en la provincia de Mendoza, en cada uno de los Registros Civiles, exista una copia del material recopilado por Valdivia  y aquella persona que quiera nombrar a sus hijos con nombres huarpes lo pueda hacer sin que le cobren nada extra o tenga que hacer un trámite especial.

Según los fundamentos del proyecto "entre los derechos que se les cercenaron al Pueblo Huarpe, figura la imposibilidad de colocar a sus hijos nombres en su lengua", y es por esto que ha sido presentado, dijo Tornelllo .

“Los huarpes ahora estamos en la vidriera”
Marcelino Azaguate es un cantautor  y defensor de los derechos de la comunidad Huarpe, y es cacique de la Comunidad Huentota. Comentó a MDZ sobre la importancia de que sus nombres sean incorporados en los registros civiles, luego de tantos años de sometimiento político y cultural, al punto de que sus muchos de sus integrantes ignoraban su identidad.

“Hace diez años no habían huarpes en nuestra provincia y ahora hay  11 comunidades”, indicó. Un gran avance en ese sentido será la incorporación de nombres indígenas, tal es el caso de Llahuec, Xumec y Tamari que reflejan la identidad Huarpe tan fuerte en nuestra provincia.

Marcelino, explica al ser consultado sobre la existencia de un listado de nombres que “no existe porque (en el imaginario Huarpe) la elección  depende  de los acontecimientos que van pasando las personas” entorno al nacimiento del nuevo ser, a lo que agregó que “antes no se los aceptaban porque no estaban en las listas que ellos tenían”( en el registro civil).

Sin embargo Azaguate explicó que “en las listas para las personas recién nacidas están los nombres que conocemos, además de otros extranjeros, pero de nosotros no hay nada”, mencionó en relación con el universo Huarpe. Asimismo explicó que “la lista se va a ir armando cuando los padres vayan acercando los nombres” y que los únicos antecedentes que existen son los de sus propios hijos, Xumec (sol), Tamari (por amor) y Llahue, por los que debieron realizar una serie de trámites legales, abonando incluso estampillados.

“En toda América funciona igual, los padres de alguna manera inventan los nombres. Entonces lo que pasaba es que los chicos tenían un nombre en castellano pero los llamaban con el sobrenombre o un apodo Huarpe”, aseguró Azaguate.

“Nosotros pudimos hacerlo porque nunca negamos que somos huarpes y presentamos la historia de la familia, que tiene sus primeros antecedentes en los cronistas españoles de 1670. A partir de ahí aparece toda nuestra historia de escapes, de encomiendas y de poder mantener nuestros apellidos”.

“El proyecto es oportuno, ahora que los huarpes estamos desde hace un tiempo en la vidriera  que tiene sus pro y sus contras. Parece que para que “nos den bola” tenemos que ir de la mano de grupos religiosos o políticos, porque si no parece que no tiene el mismo valor”, manifestó el artista local.

Actualmente la legislación nacional estipula que si una persona quiere bautizar a sus hijos con un nombre  no registrado,  debe adjuntar una traducción o análisis etimológico que certifique que no es ofensivo. Este trámite debe abonarse aparte y tiene un costo aproximado de 50 pesos. Es por eso que de aprobarse esta ley podrán proponerse nombres que poseen la raíz huarpe.

Opiniones (1)
17 de octubre de 2017 | 21:50
2
ERROR
17 de octubre de 2017 | 21:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LAS LEYES CONTRAPUESTAS
    No hay nada más ocurrente que un país en donde existen leyes que se contraponen. Al incorporarse los derechos de las poblaciones indígenas a la constitución nacional en 1994, o antes cuando entró en vigencia la ley 23.302 del 1986, la ley que dictamina sobre los nombres que acepta el registro civil, debió anularse. Mientras la última ley nacional de educación contempla los derechos de las poblaciones indígenas, entre ellos, la educación intercultural bilingue, haciendo salvedad que en primer lugar se debe enseñar la lengua materna y posteriormente el castellano, las oficinas del registro civil, siguen con una legislación obsoleta y derogada constitucionalmente. Es hora que nuestros gobernantes, legisladores y población en general tomen conciencia que de alguna forma -aún en la mínima expresión- se ha empezado en el mundo a revertir la violación de los derechos humanos de los pueblos indígenas, a más de 500 años de su conquista y colonización. Recién se empieza ha hacer justicia.
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes