Deportes

Jankovic, una "chica Bond" en la cima del tenis mundial

La tenista serbia, número uno del ranking mundial, siente una poderosa atracción por el mundo del espectáculo, y cree que "que podría ser una buena chica Bond".

Corriendo de un lado a otro del fondo de una cancha, raqueta en mano, y ajustando su pelo hacia atrás como con una prensa, pocos imaginarían a Jelena Jankovic saliendo sensualmente del mar a lo Ursula Andress o Halle Berry. Pero eso es lo que a la serbia le gustaría ser: una chica Bond.

La número uno del tenis mundial siente una poderosa atracción por el mundo del espectáculo, por lo que a la pregunta de la revista qatarí "Oryx" de cuál sería su papel favorito a interpretar, Jankovic dudó tan poco como en el court, consignó la agencia DPA.

"Creo que podría ser una buena chica Bond. Realmente puedo transformarme y crear muchos ’looks’ diferentes", respondió quien acaba de transformarse en la novena jugadora en la historia en finalizar una temporada en lo más alto del ranking, la primera serbia en lograrlo.

La respuesta de Jankovic, compradora compulsiva de zapatos y bolsos, al punto de bromear con que necesitaría "una casa separada para ponerlos todos", debe haber encantado a Dee Dutta, el responsable de marketing global de Sony Ericsson, patrocinador de la WTA, cuyo lema es: "Esto es show-business".

La estrella, de 23 años, ama el show-business y no le molesta en absoluto responder al modelo glamouroso que gusta a los jefes del circuito: en el sorteo del Masters que se juega en una Doha que combina lujo y escombros a partes iguales, apareció con flequillo recto sobre los ojos y con menos tela sobre el cuerpo que nadie, vistiendo un impactante modelito amarillo con estampado setentista.

Pero nada debe tapar lo fundamental, que es que Jankovic es una excelente jugadora, con una personalidad y una metalidad ganadora dentro del rectángulo de juego que la hizo llegar en 2008 hasta donde quería pese a las lesiones que sufrió.

"Estaba hambrienta de hacerlo bien porque después de los Juegos Olímpicos pude estar saludable por primera vez en el año. Cuando llegué al número durante los Juegos no estaba preparada, no me sentía la número uno. Luego me obligué a trabajar duro y sentí que merecía ser la número uno del mundo", dijo el lunes.

En el largo camino que la llevó a convertirse en la tenista que más semanas mantiene la máxima posición del tenis femenino tras el sorpresivo retiro en mayo de la intratable belga Justine Henin: la serbia debió hasta entrenarse en el fondo de una piscina, al igual que su compatriota Ana Ivanovic.

"No había dinero y necesitábamos una piscina, a la que había que sacarle el agua. Después ponían una carpeta y hacían dos ’courts’. Pero podía entrenarme igual, aquello no me hace una heroína".

Un contratiempo para la WTA, cuya campaña actual muestra las fotos de las jugadoras acompañada de la frase "Looking for a hero?" (¿Buscando una heroína?). Por suerte para Dee Dutta, también están los zapatos, los vestidos "glam" y el sueño de ser una chica Bond.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|08:15
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|08:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic