Deportes

Menotti cumple 70 años como controvertido ícono del fútbol argentino

"El Flaco", que mañana cumple 70 años, introdujo la cultura del trabajo en la selección nacional, elevó su estatus y llevó al fútbol argentino al máximo escalón mundial.

Los años pasan, pero César Luis Menotti no pierde vigencia como ícono fundamental del fútbol y la sociedad argentinos, incapaces de permanecer indiferentes ante el técnico que transformó la escuela futbolística local y le dio al país su primera Copa Mundial en 1978, en plena dictadura militar.

Motivador por excelencia y amante de la táctica ofensiva, dejó una marca indeleble y es considerado uno de los más importantes directores técnicos de la historia del fútbol internacional, además de un "filósofo del balón".

Así lo demuestran sus columnas de opinión, que mantienen su influencia en el mundo del deporte por la profundidad de sus ideas y su enorme cultura. Una voz con peso propio que aún hoy genera tanto amor como odio entre sus fanáticos y detractores.

Menotti fue contratado para dirigir a la selección nacional tras la eliminación de Argentina en el Mundial de Alemania '74. Su llegada puso fin al carrousel de entrenadores pero lo plantó frente al desafío de dirigir al plantel durante el Mundial de Argentina '78 que organizó la dictadura militar (1976-1983) como pantalla de los delitos de lesa humanidad perpetrados para eliminar a los opositores.

Afiliado al Partido Comunista, Menotti resolvió seguir adelante y le dio al pueblo argentino, históricamente muy fanático del fútbol, un motivo para festejar al ganar el Mundial en casa, en medio de las atrocidades del régimen militar que dejó miles de desaparecidos. Unos 30.000, según los organismos de derechos humanos.

"El pueblo tiene que estar orgulloso de tener un presidente como usted", le dijo un año después, en 1979, al dictador Jorge Rafael Videla, tras ganar también el Mundial Sub 20 junto a Diego Maradona, a quien había excluido de la selección mayor para el Mundial '78 por su entonces inexperiencia.

Al recordar 30 años después las fotos junto al dictador, Menotti asegura que fue "usado".

"Lo del poder que se aprovecha del deporte es viejo como la humanidad", alega "El Flaco", quien dice que mientras se jugaba el Mundial "nadie podía imaginarse que en esas horas se tiraban los cadáveres al océano".

Menotti nació en 1938 en la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, donde comenzó su carrera como futbolista en Rosario Central. Después jugó en varios clubes e integró el recordado conjunto del Santos con Pelé en 1968.

Como entrenador logró el histórico triunfo de Huracán en el campeonato metropolitano argentino de 1973 y de allí saltó a la selección nacional. Tras conquistar la primera Copa del Mundo y ganar el Mundial Sub 20, su etapa en la selección culminó con el fracaso en el Mundial de España '82.

Luego dirigió al Barcelona, con el que ganó la Copa del Rey en 1984, Boca Juniors, Atlético de Madrid, River Plate, Peñarol de Montevideo y entre 1991 y 1992, la selección de México.

Los críticos no le perdonan que tras su salida de la selección argentina no haya vuelto a conseguir grandes triunfos. Pero lejos está él de la mediocridad.

"El fútbol es vertical, horizontal, rápido, lento, corto, largo, directo o indirecto, y muchísimas cosas más. Porque en definitiva un equipo de fútbol es una obra que interpretará como una sinfónica que debe lograr en primer lugar una fiel interpretación de la obra, afinada, contundente en los tiempos, respetuosa de los mismos, sea allegro, adagio, andante, lento, molto vivache, a tempo. Toda acción es estrategia, que, a diferencia de la táctica -que es programática-, nos prepara para lo imprevisto", esboza "El Flaco" con su voz ronca domada por el tabaco.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó1/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:57
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016