Cena y kermesse solidaria por los niños de la Casa Ronald McDonald

Por 7º año consecutivo, la fundación organizó una cena en Park Hyatt Mendoza. Más de 250 invitados colaboraron con la labor que realiza la institución en la provincia. Juegos, sorteos, premios y sorpresas fueron las atracciones de una noche en la que nadie se fue con las manos vacías.

Más de 250 personas asistieron a la Gran Cena Anual de la Casa de Ronald McDonald que se realizó anoche en Park Hyatt Mendoza. La velada comenzó en el patio central del hotel, donde los invitados disfrutaron un cóctel de recepción al aire libre y se deleitaron con la música en vivo de Trío Melody.

Allí, ya estaban preparadas las mesas con importantes regalos y distintos juegos para la gran kermesse. Estatuas vivientes y los trucos e ilusiones que realizó el mago Nick Galard, divirtieron a los asistentes en los momentos previos a la cena.

Directivos  y voluntarios de la fundación, además de las autoridades del hotel, dieron la bienvenida y agradecieron la presencia y colaboración de funcionarios, empresarios y personalidades de la provincia que participaron de la séptima edición de la gran noche solidaria.

Graciela Rainieri, gerenta de la institución, comentó que, " todo lo recaudado con el valor de las tarjetas y de la kermesse servirá para minimizar gastos operativos del presupuesto 2009”.

Platos con valor agregado

Una vez dentro del Salón de los Espejos, lugar en el que se desarrolló la cena, los presentadores Laura Carbonari y Sergio "Coco" Gras agradecieron la presencia del vicegobernador Cristian Racconto, del ministro de Salud Sergio Saracco y de funcionarios de la Municipalidad de Capital, como la secretaria de Gobierno y algunos concejales. El intendente Víctor Fayad, siempre presente en los acontecimientos benéficos, esta vez no pudo asistir por encontrarse en Estados Unidos, país al que viajó como veedor de las elecciones presidenciales.

“El Salón de los Espejos está colmado de solidaridad”, dijo el fundador de la Casa de Ronald McDonald Argentina, Roberto Spangenthal. Además destacó que la de Mendoza fue la primera casa que abrió sus puertas en el interior del país. Y este año, con la inauguración de Córdoba, ya suman tres en toda la Argentina. Por su parte, Luis Zambonini, miembro del comité de la casa, expresó que “tenemos que ayudar a esta misión, porque esta causa y esta casa son para nosotros”.

A continuación, Beatriz Ortíz, una mamá de Río Negro, dio su testimonio y agradeció por la recuperación de su hijo, ya que recibió ayuda en nuestra provincia. Mañana, será el día en que, felizmente, esta mamá haga las valijas y vuelva con su hijo a casa.

El chef ejecutivo del hotel, Alejandro Escudero, también subió al escenario. “Piensen por una vez que este no es un evento como cualquier otro. Esta es una cena con un gran valor agregado. Los empresarios nos ayudaron a conseguir los ingredientes para preparar este menú, así que gracias a ellos también”, expresó el encargado del riquísimo catering, que merece un párrafo aparte. 

Una ensalada de hojas verdes, queso azul, peras horneadas y almendras tostadas, fue el plato de entrada. Como principal se sirvió un lomo con puré de papas rústico, croute de champignones y tocino y compota de tomates. El postre llegaría luego de los juegos y consistió en una torre de frutilla y mango, financiero de coco y salsa de caramelo.

Los juegos y sorteos, la gran atracción de la noche

Quienes participan asiduamente de esta cena saben que como parte del encuentro, los juegos y sorteos de importantes premios son unas de las grandes atracciones de la noche. Una vez más, todos los invitados se llevaron algún regalo. Algunos fueron beneficiados con suculentos y tentadores premios como estadías en hoteles, viajes aéreos y joyas, y otros se fueron igualmente contentos con premios no menos interesantes como  botellas de vino, ropa, accesorios o chocolates.

Los conductores fueron anunciando uno a uno los premios en forma de juegos. Los primeros afortunados fueron quienes encontraron un sticker de Havanna debajo de sus cucharas de postre. Ellos se llevaron regalos dulces de la reconocida casa de alfajores.

Otros que se llevaron premios fueron Pablo Montalto, que ganó un pasaje a Buenos Aires y estadía para dos personas en un hotel cinco estrellas. Carlos Aranda se llevó 2 entradas para el recital de Bajofondo del 16 de noviembre. Daniel Roig fue uno de los más afortunados, ya que ganó una noche en la suite presidencial del hotel anfitrión. El empresario consiguió el ansiado premio porque encontró un sticker con la marca de Park Hyatt Mendoza en su book.

Los flippers, el golf y juegos típicos de kermesse deslumbraron a los presentes que hicieron fila para participar y llevarse algún regalo. Mientras tanto, The Flinstones (foto) le ponía el toque musical al ambiente de juego y diversión. 

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial