El 2008 podría traer déficit fiscal

Así lo afirman desde la Fundación Mediterránea, ya que consideran que el gasto público estaría causando un desajuste en las cuentas fiscales del país.

Desde ayer (miércoles 19) hasta mañana (viernes 21) la Fundación Mediterránea festeja en Córdoba sus 30 años de vida con el Programa 30 Aniversario de la Institución.

En la primera jornada, advirtieron que podría volver en el 2008 el déficit fiscal debido a la insostenible suba del gasto público.

Para la Fundación Mediterránea el gobierno de Néstor Kirchner le dejará a su sucesor (o sucesora) una pesada herencia por una insostenible suba del gasto, que puede llegar a hacer desaparecer el superávit fiscal primario y aumentar el riesgo sobre las posibilidades de repago de la deuda argentina, según la contundente advertencia que formulará hoy el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la Fundación Mediterránea.

En el día de hoy, el director de Investigaciones del Ieral, Nadin Argañaraz, expresará ante los representantes de las empresas más poderosas del país, reunidos en Córdoba por el 30° aniversario de la Fundación, este crítico panorama.

El énfasis de Argañaraz estará puesto en que si se mantiene el ritmo de suba del gasto de 2007 "se desembocaría en una situación de déficit fiscal primario" a fines de 2008, tras 5 años de superávit.

Para que esto no ocurra, el gasto debería crecer menos que los ingresos, pero esa ecuación parece casi imposible, ya que sólo los compromisos en materia de salarios y jubilaciones y el gasto automático por las transferencias a las provincias implicarán un alza de las erogaciones del 15% respecto de este año.

"Ya hay un compromiso sobre el 66% de los ingresos previstos para 2008, por lo que el nuevo presidente asumirá con una pesada herencia y muy poco poder de decisión en materia fiscal", dijo Argañaraz al diario La Nación,

Además, en esta cuenta no se incluyen las obras necesarias para superar la crisis energética, aclaró el economista cordobés. De hecho, en el presupuesto 2008 sólo se prevé un curioso y modesto aumento del 2,6% para el área de Planificación, que desde enero ya casi duplicó sus partidas respecto de las proyecciones originales para este año.

El otro problema que hay que considerar, aclaró Argañaraz, es la situación fiscal de las provincias. "Si, tal como se prevé, las provincias entran en déficit y el gobierno nacional se sigue haciendo cargo de renovar la deuda de ellas, entonces el superávit primario podría caer a 2,45% del PBI, y el próximo presidente debería refinanciar el 89% de todos los vencimientos de capital que debe enfrentar en los próximos cuatro años."

Esto supone, según los cálculos más conservadores, poder refinanciar unos US$ 33.000 millones hasta 2011, sin contar la posibilidad de que el país llegue a un acuerdo con el Club de París o, más remotamente, con los acreedores que no ingresaron en el canje de 2005.

De este modo, si se confirmaran los resultados de las encuestas preliminares, Cristina Kirchner debería refinanciar el doble de la deuda que tuvo que postergar el actual presidente, Néstor Kirchner.

Esa refinanciación se haría sobre un escenario de tasas más caras que las que pagó el país hasta la crisis del Indec y antes de las fuertes turbulencias externas, indicó Argañaraz.

Frente a estas exigencias importantes que enfrentará el nuevo gobierno, en un contexto al que además debe agregarse la creciente presión inflacionaria, el Ieral considera que el superávit primario fijado en el presupuesto (del 3,15% del PBI) será una meta ardua.

En este sentido, Argañaraz cree que 2007 podría cerrar con un ahorro primario del 2,8% del PBI si en la última parte del año el alza del gasto baja del 58% registrado en los primeros 7 meses a un 43%, una desaceleración poco probable en un contexto electoral. En cambio, si se mantuviera la tendencia previa, el superávit podría estacionarse apenas en un 2,4%. Según las proyecciones del think tank de la Mediterránea, si el superávit queda entre 2,4 y 2,8% (frente al 3,5%logrado en 2006), inevitablemente en 2008 los recursos deberán crecer más que los gastos para alcanzar la meta presupuestaria, que el propio oficialismo se propone superar con una promesa de llevarla al 4% del PBI. "El 4% es imposible, a menos que el gasto sólo crezca el 10%, lo cual supondría recortar salarios o jubilaciones, una hipótesis que está fuera de consideración", aclaró Argañaraz.

En suma: según el Ieral, queda poco margen para reducir el gasto, habrá más compromisos para refinanciar en el mercado a un costo mayor y el peligro de volver al déficit, "lo cual supone un riesgo para este modelo de crecimiento, que se ha basado justamente en los superávit gemelos (fiscal y de balanza comercial) para sostenerse, entre otros elementos", agregó el analista, quien no quiso confirmar las sospechas de algunos asistentes, tendientes a creer que si no baja el gasto, subirán los impuestos.

Por si fuera poco, los cálculos previos suponen que en algún momento los vientos del exterior se suavizarán y permitirán que el país vuelva a tomar dinero en los mercados. Si esto no ocurriera, según el Ieral, el país debería contar con un superávit fiscal del 4,9% anual en 2008 y 2009 para poder cubrir los pagos de la deuda pública.
Opiniones (0)
16 de octubre de 2017 | 21:56
1
ERROR
16 de octubre de 2017 | 21:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes