La moneda de 50 centavos es la más falsificada

Así lo aseguró siempre el Banco Central de la República Argentina, desde donde evaluaron ya en el año 2000, que había por lo menos 700.000 unidades falsas.

Según una nota publicada por diario Clarín en Julio del 2000, por cada 1000 monedas de 50 centavos, 5 son falsas. Eso significa que en la Argentina hay, cuanto menos, 700.000 monedas falsas de 50 centavos que conviven con las verdaderas. Y esto después de pasar por el tamiz de los expertos cajeros de los bancos: por eso algunos expertos dicen que la cantidad de monedas apócrifas sería superior a esa cifra.

Las autoridades también admiten que se falsifican más monedas que billetes en nuestro país, y pasan más desapercibidas que estos últimos.

El negocio de las monedas

Para "fabricar" monedas falsas de 50 centavos existen distintos estilos. Los que más se repiten son:

Sopleteado: Utiliza una aleación de tres metales blandos (por lo general es una mezcla de plomo, antimonio y estaño) que, una vez derretida, se vierte en un molde de joyero que permite darle la forma. Como de eso resultan monedas oscuras, después se pintan a soplete para darles color. Son fácilmente detectables: sólo hay que frotarlas sobre un papel para quitarles la pintura.

Latón: Es un material amarillo, parecido al de las monedas de 50 genuinas (que están hechas de una aleación de cobre y aluminio). Para reconocerlas hay que ser más observador. Generalmente tienen diferencias con las originales en las columnas y en los cantos (siempre más difíciles de imitar) que, o están saturados o los tienen muy abiertos.

Redibujo: Normalmente se hace con una prensa de precisión. Se usan monedas de otros países, con aleaciones simila res a las locales. Ultimamente aparecieron las devaluadas monedas rusas.

Por supuesto que hay otras modalidades. Algunas más burdasy otras súper sofisticadas. Un "negocio" que parece insólito, a juzgar por el valor de cada moneda y por la ganancia que puede dejar frente a la inversión de tiempo y esfuerzo que hay que hacer.

—¿Por qué falsear las monedas de 50 centavos, en lugar de las de un peso?.

—Porque son más difíciles de imitar. Tienen dos aleaciones diferentes (una de cobre-aluminio-níquel y la segunda de cobre-níquel) y un anillo de seguridad.

La mayoría de los billetes falsos están hechos por "falsificadores truchos". Son individuos equipados con un equipamiento rudimentario: una impresora casera o fotocopiadora a color o, en el mejor de los casos, una imprenta offset.

Usan papel común (de celulosa de madera), porque el papel especial de los billetes locales (de celulosa de algodón) no se vende en la calle. Generalmente las tintas tornasoladas se copian con puntos predominantemente azules o verdes. El resultado es una copia burda visible a simple vista, que pasa de mano en mano aceitada por el apuro de la gente.

El lugar preferido por los falsificadores para introducir sus billetes son los supermercados. No siempre las cajeras tienen experiencia, y con el apuro, terminan aceptando gato por liebre.
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 13:10
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 13:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'