En el Italiano, nació un bebé de 400 gramos y su pronóstico es reservado

El niño nació prematuramente a las 24 semanas de gestación y su estado de salud es delicado. Sus pulmones son tan pequeños que debió ser asistido por un respirador. Apenas mide 30 cm, mientras que las esperanzas de los padres son incalculables.

Ya tiene diez días de vida y una bomba automática le ayuda a respirar porque el simple hecho de hacerlo, es suficiente para agotarlo. Llegó al mundo antes de lo esperado y con un bajo peso, por lo que el Servicio de Neonatología del Hospital Italiano está abocado para que su vida perdure.

El bebé pesa aproximadamente 430 gramos y mide unos 30 cm y se encuentra formado en sus extremidades a pesar de que ha sufrido un retraso en su crecimiento. Pero para continuar con su desarrollo pasará este tiempo en una incubadora, con un respirador que le ayudará a completar el desarrollo de sus pulmones.

Su caja torácica y sus pulmones son tan pequeños, que requiere de este instrumento indispensable porque por sí solo se agota.

La intervención de los médicos es mínima y la alimentación que recibe es parenteral. Se trata de un jugo que se fabrica en Córdoba y cuya consistencia es lechosa, que tiene aminoácidos, protección gástrica, sodio y potasio. En síntesis, recibe proteínas y las necesidades basales de iones y agua.

Para los médicos, el pronóstico reservado se debe que a que habitualmente en estos nacimientos prematuros y de bajo peso los neonatos no sobreviven. “Es unja caja de sorpresas”, señalan los especialistas, ya que los bebés prematuros son más lábiles a los procesos infecciosos y a alteraciones del medio interno.

“Ser varón es un factor de riesgo, entre otros”, indican los especialistas.

De allí que los controles que tenga este niño sean aún más que aquellos que recibe un bebé nacido en su tiempo adecuado de gestación.

En el Hospital Italiano recuerdan que este tipo de nacimientos hacía mucho que no se daba y que pueden ser más frecuentes en la maternidad pública.   
 
El niño nació por cesárea luego de su madre rompiera prematuramente la bolsa. En su momento, también fue asistida y hoy se encuentra en buen estado de salud.

Cada tres horas, se acerca a verlo. Le habla.

Cuentan las enfermeras que está esperanzada, que no pierde la fe.
Opiniones (0)
17 de enero de 2018 | 10:58
1
ERROR
17 de enero de 2018 | 10:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos