Deportes

La muerte de Pedro Pompilio enluta al fútbol argentino

Boca se quedó sin presidente en un hecho que registra pocos antecedentes en el país, ya que solamente otros dos presidentes de clubes de Primera División fallecieron en el ejercicio del poder.

El fallecimiento del presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, marginó hoy cualquier repercusión sobre lo acontecido en la duodécima fecha del torneo Apertura, en la que justamente el equipo de la Ribera quedó muy bien posicionado de cara al título.

El dolor que embargó a la falange boquense se extendió a todo el ámbito futbolístico nacional y eclipsó hasta a la mundialmente promocionada convocatoria a Diego Maradona (hoy cumplió 48 años) como entrenador del seleccionado argentino.

El inolvidable José "Pepe" Amalfitani estaba en uso de licencia por enfermedad cuando lo sorprendió la muerte, apenas cinco meses después de que "su" Vélez Sarsfield se consagrara por primera vez campeón en la era profesional, en diciembre de 1968.

En cambio el médico Mariano Mangano, un hombre de firmes convicciones y un alto concepto por respetar la palabra empeñada, se suicidó precisamente porque no podía cumplir con algunos compromisos económicos.

En Estudiantes de La Plata inmortalizaron su figura con la referencia que más honra a una persona: "era un hombre de bien".

Y lo mismo le cabe hoy a Pompilio, al que desde todos los ámbitos lo identificaron con la honradez, la bohonomía y el fino sentido de la ubicuidad, ese que le permitía mantener la balanza siempre volcada para el lado del bien.

Por eso lo llora no solamente el pueblo "xeneize" sino la sociedad futbolera toda, que incluye prácticamente a todos los habitantes del país.

La muerte de Pompilio, también por lo sorpresiva, llenó de perplejidad a los argentinos.

Y por el momento en que se produjo, con 55 años apenas en su cédula de identidad y en el esplendor de su carrera dirigencial en el club más importante del país, seguramente sirvió para que, una vez más, mucha gente pudiera reacomodar su escala de valores.

Y pueden ver entonces que el fútbol es simplemente eso: fútbol.  Ni más, ni menos. Que la vida pasa por otro lado y ganar o perder son circunstancias efímeras. Que San Lorenzo y Tigre sean punteros del torneo Apertura y Boca los escolte a tres puntos, hoy son temas menores.

La pasión popular que genera este deporte parece que todo lo puede. Pero el fútbol también sirve para generar hombres como Pompilio, que honran la vida más allá de él.
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic