Perpetua por asesinar a sus dos hijas de 5 meses en un ritual Umbanda

Las gemelas fueron asfixiadas por su madre en 2003 en una vivienda de la localidad bonaerense de Lobos. El fiscal argumentó su acusación sobre el móvil del rito pagano al decir que el padre de las víctimas era Pai y su madre Mai.

Una mujer acusada de haber asesinado a sus hijas gemelas, de cinco meses, en un presunto "ritual Umbanda", fue condenada hoy a prisión perpetua por la Justicia penal platense.

En un fallo por mayoría, la acusada Carina del Carmen Baroni, de 34 años, fue condenada por doble homicidio calificado por el vínculo, ocurrido en el 2003, en la localidad de Lobos.

La jueza del Tribunal Oral en lo Criminal II, Liliana Torrisi, votó en disidencia, al entender que pudo tratarse de muertes accidentales o que al caso se podría aplicar el principio jurídico que reza: "En caso de duda debe estarse en favor del imputado".

En el voto mayoritario, el juez Carlos Graziano, que contó con la adhesión de su par Claudio Bernard, dio por acreditado el hecho ocurrido entre las 5 y las 7 del 16 de septiembre de 2003 e impulsó la condena. 

"En circunstancias en que las hermanas gemelas estaban durmiendo en una cama de una plaza, la madre de éstas les provocó asfixia por sofocación mediante la oclusión de los orificios respiratorios causándoles la muerte", argumentó Graziano.

Para acreditar el hecho descrito, el juez tomó en cuenta la declaración del médico que recibió a las pequeñas, ya sin vida, en el hospital, quien había narrado en el juicio que le llamó la atención que las víctimas tenían las ropas "íntegramente mojadas" y que el cuadro que presentaban era compatible con una "asfixia del tipo mecánico".

Con respecto a la supuesta muerte accidental por obstrucción en las vías respiratorias, a través de alimentos o cuerpos extraños, el juez Graziano explicó que "en ninguna de las operaciones de autopsia se hallaron signos específicos y por ello debe descartarse tal supuesto".

"Sobre la oclusión de los orificios respiratorios, la misma no necesariamente deja marcas en el rostro, dado que pueden producirse utilizando elementos blandos -como frazadas- o bien introduciendo la extremidad cefálica en alguna bolsa plástica", aseguró el magistrado.

En ese sentido, afirmó que el origen de ese tipo de sofocación tapando las vías respiratorias puede ser homicida, suicida o accidental.

"Sin embargo -agregó- en este caso no había elementos en la vía respiratoria que justificaran la forma accidental, ni se corresponde con la forma en que fueron halladas las bebés en el lugar del hecho: perfectamente ubicadas en la cuna (cama de una plaza) y tapadas hasta el pecho".

Sobre la posible muerte súbita, el juez Graziano detalló que los médicos fueron "concluyentes" en descartar tal posibilidad porque el hallazgo de los signos de asfixia mecánica "jamás podrían estar presentes" en la hipótesis introducida en el debate por la defensa de la imputada.

El juez señaló que "si una sola muerte de este tipo (súbita) sería rara, que se den de similares características en el mismo momento y lugar resulta imposible".

Por su parte, la jueza Torrisi descartó el móvil del ritual Umbanda planteado por el fiscal de Juicio Gabriel Sagastume, basado en que el padre de las niñas (no estaba en el lugar del hecho y murió a los pocos meses del tremendo episodio) era Pai.

El fiscal había indicado también que la imputada era Mai Umbanda (aunque ella lo desmintió), sumado a que en la casa escenario de los crímenes era un "templo" y que las pequeñas estaban totalmente empapadas.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 00:50
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 00:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes