Polémica en Maipú por la clausura de una feria persa

Ayer unos 30 vendedores se manifestaron frente a la municipalidad de ese departamento protestando por el cierre de una feria persa ubicada en la ruta 50. Aseguran que son discriminados y acosados por la policía que controla el lugar. Desde el municipio les ofrecieron dos soluciones.

Cerca de 30 vendedores se manifestaron ayer frente la municipalidad de Maipú reclamando la rehabilitación de un predio donde comercializan productos de todo tipo. Desde la comuna indicaron que por ley no puede seguir funcionando y ofrecieron a los comerciantes dos opciones. Los manifestantes denunciaron acoso y discriminación.

El conflicto comenzó el pasado domingo cuando, por orden municipal, efectivos procedieron a la clausura de la feria persa 25 de Mayo, ubicada en ruta 50, entre Serpa y Necochea de Maipú. Según explicó Horacio Lerna, coordinador operativo del Departamento General de Fiscalización de la comuna, por ley el municipio sólo puede tener dos ferias persas a cielo abierto y como ya existen, esta tercera “no puede seguir funcionando”.

Según el funcionario, hace años se advirtió a los comerciantes de este detalle, por lo que en 2005 esta cooperativa presentó un proyecto para construir un centro comercial cerrado, con baños y demás facilidades. No obstante, un año después la municipalidad notificó que faltaban papeles para la habilitación, cosa que “ellos nunca más presentaron”.

Por ello, la comuna venía realizando procesos administrativos que terminaron con el desalojo y clausura del lugar en cuestión. Concretamente se trata de un lugar habilitado como playa de estacionamiento del persa Aibilove, que está instalado a tan sólo unos metros.

Indignados, hoy por la mañana unos 30 comerciantes protestaron frente el edificio comunal con cacerolas y pancartas reclamando que se les devuelva su lugar de trabajo. Incluso,  algunos funcionarios fueron agredidos verbalmente y hasta arrojaron huevos a las paredes.

Una de las manifestantes, María Mora, denunció que son discriminados por la municipalidad de Maipú y acosados por la policía de Luján de Cuyo “que viene y nos cierra el predio donde estamos trabajando. La municipalidad nos exigía baños, los hemos hecho, entonces no se qué más quiere el municipio”, aseguró en declaraciones radiales. Agregó, además, que son unas 300 familias las que viven de ese centro comercial.

Ante las fuertes acusaciones y para calmar los ánimos, el funcionario Luis Nobillo se reunió con un grupo de delegados en el interior de la municipalidad donde se llegó a un acuerdo. Por el mismo, se pactó que durante la construcción del nuevo centro comercial, la comuna acompañará a los artesanos a las otras dos ferias para acordar precios razonables para el alquiler de espacios.

Se barajó una segunda opción que incluye el alquiler de un galpón para que los vendedores puedan seguir ejerciendo su profesión mientras se desarrolla dicho centro comercial. Cabe destacar, que todos los gastos -como alquiler y la concreción del centro cerrado- corren por cuenta de los comerciantes ya que se trata de un emprendimiento privado.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 10:33
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 10:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial