Una menor fue abusada por un brasileño en pleno centro

Fue un curioso ataque contra una adolescente de 16 años que es vendedora ambulante. Mientras trabajaba, un hombre de 33 años, oriundo de Brasil, abusó de ella en Avenida España, de Capital. Unas horas más tarde, el sujeto regresó para continuar con los abusos, pero fue detenido por la Policía.

En horas del mediodía del sábado, una menor de 16 años, que tiene un puesto callejero de venta de ropa, fue abusada en plena Avenida España, de nuestra ciudad. El autor del ataque fue un brasileño, quien fue detenido por la Policía gracias a los vendedores ambulantes de esa arteria.

La adolescente también tiene un puesto callejero de venta de ropa y fueron sus conocidos los que actuaron para que el sospechoso sea aprehendido.

Todo comenzó alrededor de las 12 en España al 1.500, entre General Paz y Las Heras, de Capital. Allí la menor se gana la vida, pero ayer su rutina se vio muy alterada.

Un hombre se acercó al tablón donde están las prendas en exhibición y comenzó a hacerle preguntas. Quizá la chica con el afán de vender no se dio cuenta que este sujeto se le iba acercando. Cuando ya estuvo al lado de ella comenzó a tocarla y a amenazarla para que no llame la atención.

La menor se quedó paralizada y el hombre continuó tocándole distintas partes de su cuerpo. Esta situación se extendió pero la adolescente no supo precisar durante cuánto tiempo al denunciar el hecho ya que estaba shockeada.

Una vez que el atacante la dejó en paz, huyó. De inmediato la chica fue a contarle a sus conocidos que tienen puestos en la misma vereda lo que le había sucedido. Además, todos lo habían visto y podían identificarlo.

Los vendedores callejeros, incluida la menor, no levantaron sus puestos durante la siesta y trabajaron, como es costumbre los sábados, la jornada de corrido.

Alrededor de las 19 observaron que la menor comenzó a ponerse nerviosa: aparecía nuevamente el brasileño. Venía caminando desde calle Las Heras.

Se acercó al puesto y comenzó nuevamente a hacerle preguntas. Pero, los otros vendedores decidieron llamar a la Policía y se aproximaron hacia la joven.

El atacante se dio cuenta que había sido descubierto y comenzó caminar nuevamente hacia calle Las Heras y tomó hacia el Este.

Fueron muy pocos los metros en los que creyó que se saldría con la suya, ya que un grupo de uniformados lo detuvo apenas había doblado en la esquina.

Por tratarse de un delito de instancia privada, las identidades —de la víctima y del sospechoso— no pueden ser reveladas. Sin embargo, el personal judicial de la Oficina Fiscal Nº 13, de Capital, manifestó que la chica estuvo llorando durante todo el tiempo que estuvo en esa sede radicando la denuncia. Incluso, señalaron que no lograron calmarle el llanto.

Por otro lado, el brasileño, de 33 años, fue acusado por el delito de abuso sexual simple y quedó alojado en los calabozos de la Oficina Fiscal Nº 1 que funciona en la comisaría Tercera, de Capital.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 23:58
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 23:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes