Deportes

El Malvinas guarda un raro "mal" para los rivales de Godoy Cruz

Vino Boca, perdió 4 a 1 y luego hubo cambios de jugadores y reproches en el club xeneize. También pasó Newell's, empató 0 a 0 sin jugar bien, y tampoco pudo escapar de las críticas.

Quizá no tenga la mística de La Bombonera de Boca. Tal vez no posea esa fisonomía gigantesca que muestra el Monumental de River. Hasta es posible que no genere un miedo escénico mayúsculo en los equipos visitantes. Pero parece que el estadio Malvinas Argentinas esconde, en las entrañas de su cemento y en su césped, una extraña especie de "mal" que deja huellas negativas en algunos equipos que llegan a Mendoza para enfrentarse a Godoy Cruz.

Y hay dos claros ejemplos que confirman esta teoría. Uno se produjo no hace mucho, cuando al Coloso del Parque General San Martín arribó el Boca de Carlos Ischia, que en ese momento peleaba codo a codo el liderazgo del Apertura con el San Lorenzo de Miguel Russo, y quedó de rodillas ante su gente, luego de que el Tomba lo aplastara por 4 a 1. El otro ocurrió, hace sólo unos días, después de que el Newell's de Fernando Gamboa también viniera a Mendoza y, sin jugar bien, empatara 0 a 0 con el equipo de Daniel Oldrá, en un partido que no pasó de discreto.

Aquellos tres goles de Jairo Castillo, acompañados de una acertadísima actuación del conjunto del Gato, desnudaron serias falencias en la defensa de Boca. Pero sobre todo mostraron que el arquero Mauricio Caranta había llegado al límite más negativo de su puesta en escena en la valla xeneize. Y, como consecuencia, también había colmado la paciencia del DT del club de La Ribera. A tal punto, que Ischia decidió marginar del plantel titular al cordobés ex Instituto.

Sin embargo, tras ese partido hubo más secuelas no deseadas por los hinchas boquenses. Ni por los mismos jugadores. A partir de esa goleada, el técnico de Boca empezó a confiar más en sus juveniles que en los consagrados. Comenzaron los cuestionamientos a Gabriel Paletta, a Julio César Cáceres, a Morel Rodríguez... Si hasta Juan Román Riquelme fue víctima de algunos reproches populares.

Ese raro "mal" que parece guardar el Malvinas Argentinas había hecho su trabajo. Había creado discordia en el seno del plantel xeneize, tensa situación que fue conocida por el mundo futbolístico a través de los medios de comunicación.

El segundo caso del "maldito Malvinas", está dicho, se produjo hace menos de una semana, luego de que Newell's pisara el césped del Estadio Provincial y, con una actuación muy pobre (sobre todo en relación a las buenas performances que había mostrado el equipo rosarino en los partidos previos), no sólo no pudiera vulnerar al conjunto mendocino sino que terminara con el corazón en la boca ante las escasas embestidas peligrosas que fabricó el Tomba.

Así como los principales medios nacionales de la Argentina reflejaron aquella aplastante derrota de Boca ante Godoy Cruz, algunos medios de Rosario mostraron cómo el empate sin goles de la Lepra frente al equipo de Oldrá dejó secuelas y mucha autocrítica en el plantel que conduce Gamboa. La historia no terminó como el reciente y famoso "Cabaret, segunda parte" de Boca, pero sí se transformó en un miniconventillo con perfume rosarino.

Sucede que en la práctica post empate ante Godoy Cruz, el DT Gamboa tomó la decisión de juntar a los cuatro referentes (Rolando Schiavi, Claudio Husaín, Ariel Zapata y Germán Re) y, en la intimidad del vestuario, pulieron algunos aspectos negativos en el funcionamiento del equipo. La charla duró unos cuarenta minutos y Gamboa hizo hincapié en "la apatía y falta de agresividad" que exhibieron sus dirigidos, dos falencias que, quizá, fueron provocadas por ese "mal" que ejerce el Malvinas en los rivales tombinos.

"El fin de semana nos costó jugar. Daba toda la sensación que era un equipo apático. Y esto no debe volver a ocurrir y quiero que todos lo tengamos claro", les explicó Gamboa a sus muchachos, sin saber tal vez que el mayor estadio de los mendocinos es el "culpable" de los males, de la discordia en los oponentes del Tomba.

Por ahora esta situación se inició con Boca y se repitió con Newell's, pero nadie sabe cuántas veces más el Malvinas puede transformarse en el enemigo público número uno de los futuros contrincantes del equipo de Oldrá.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|23:09
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|23:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sí lo que querian, era levantar el espiritu de los jugadores del tomba... me parese, digo... le chingaron, deberian decir que el tamba se hace fuerte en el malvinas; por la gente, porque se juega en su tierra, etc pero poner el estadio como artifise de algunos resultados... porque no escribieron una nota sobre el mal momento que estan pasando, boca, river, independiente, newell´s, central, etc. Velez y racing, no sufrieron de este extraño maleficio que existe en el malvinas; digo, no lo tomen mal, me parese que el tomba mas allá que no le estan saliendo bien las cosas, se merese una nota de aliento y no atribuirle, mas que a su exfuerzo al estadio y lo digo como hincha de la lepra y como mendocino
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016