Acciones para erradicar trabajo infantil en Mendoza no tienen fondos propios

Tanto la Comisión para la erradicación de trabajo infantil (Copreti) desde 2003, como la nueva oficina de Trabajo Infantil de la Subsecretaría de Trabajo no participan del presupuesto provincial y sólo tienen dos inspectores. En octubre pasado la ONG Conciencia difundió una encuesta donde indica que 120 de entre 400 alumnos de El Algarrobal trabajan en hornos de ladrillo. Hoy el Gobierno informó que la problemática asciende a más de 32,5% en Gran Mendoza.

Angeles Angulo, coordinadora de la comisión Provincial de Trabajo Infantil (Copreti), que tiene su sede en la Subscretaría de Trabajo de Mendoza, reconoció que su ámbito -que existe desde 2003- “no tiene un presupuesto asignado” dentro de los fondos locales.

Dijo que “la Copreti se mueve con el presupuesto de la Subsecretaría de Trabajo y el aporte que puedan hacer las instituciones que la componen”, ONG's locales con las que  la entidad realiza “alianzas y vínculos estratégicos”.

 Sin embargo reconoció que “todavía se trabaja para  incorporar la problemática como política de estado” a nivel provincial y municipal.  El área a su cargo coordina acciones, por su parte,  con ONGs locales y organismos gubernamentales como el Ministerio de Desarrollo Social y Dinaadyf .

“La Subsecretaría de por sí sola no puede hacer nada, tiene que trabajar con los demás actores sociales, porque no tiene presupuesto ni recursos propios para absorber esta problemática”, aseguró Angulo consultada por MDZ. “La COPRETI se mueve con el presupuesto de la subsecretaría de Trabajo y con el aporte que puedan hacer las instituciones que participan. No estamos presupuestados”, confesó.

“El tema es que no tienen lugares donde dejar (a los hijos) y en ese sentido se buscan implementar las guarderías rurales, los centros de contención entre municipios y ONG”, dijo la resposnable de la Comisión.

Operativos

“Desde 2003 trabajamos en colaboración con el ente a nivel nacional, que tiene los avales de la legislación internacional, y a través de una subcomisión de diagnóstico e investigación se releva la información para un banco de datos cuali y cuantitativos, asumiendo un compromiso desde los municipios” y  Angulo precisó que “esperan tener muchos convenios firmados a fin de año para poder incorporar al tema como política de estado.”

Consultada sobre el inicio de operativos, debido a que las cosechas es la época en que más prolifera esta gravísima violación a los derechos del niño, la funcionaria indicó que “en octubre comienzan los controles por lo que viene aparejado con el trabajo golondrina”.

Reconoció que “los municipios tienen escasez de recursos y miles de problemas que absorber y siempre son escasos los recursos humanos en función de las situaciones que se presentan ” e indicó que “el trabajo infantil no se suele atender en las áreas de niñez (y adolescencia) de los municipios,”.

“Estos problemas deben ser prioritarios y figurar en la política de los municipios, porque no en todos se trabaja aunque se toca por otras problemáticas”, aseguró Angeles Angulo. La funcionaria explicó que el área existe desde 2003 cuando ella ocupó el cargo técnico, ya siendo empleada de planta de la subsecretaría de Trabajo y continúa más allá del paso de las distintas gestiones de gobierno “porque valoran la experiencia que venimos desarrollando”.

El caso mendocino de los hornos de ladrillo

“Los hornos son manejados por familias que incorporan a los menores porque consideran al trabajo como una manera de darles formación en un oficio”, indicó la responsable del área de Trabajo Infantil de la Subsecretaría, “especialmente si se trata de poblaciones bolivianas que están acostumbrados a trabajar toda la familia y donde se prioriza el trabajo antes que la educación”, acotó.

“A veces por desconocimiento, otras por falta de información, la costumbre va pasando de generación en generación. No se puede condenar a los padres, ni a las familias, pero estamos trabajando en la sensibilización ”, manifestó en alusión a las jornadas de reflexión que la ONG Conciencia realizó, en el Estadio Polimeni de Las Heras, como en la escuela donde se realizó se detectaron las dolorosas cifras: 120 de 400 chicos de la escuela Luis Candelaria de El Algarrobal trabajan como ladrilleros.

Ambito más idóneo, pero también insolvente

Bárbara Simón, es la encargada del área de erradicación del trabajo infantil dentro de la recientemente creada Dirección de Empleo de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia. La nueva oficina funciona desde julio de 2008 y tampoco tiene fondos propios, lo que se justificaría porque el área se creó luego de que fuera aprobado el presupuesto provincial (¿). Mientras tanto  cuenta con dos inspectores para todo operativo que se realice en Mendoza, vinculado con la detección de este tipo de casos.

“La Copreti ha tenido una función de articulación pero no tiene un rol ejecutivo, es el primer año que la inspección tiene un espacio específico con dos personas trabajando con acciones sistemáticas”, dijo Simón. Su responsable, licenciada en Sociología, dijo que “están haciendo capacitaciones en las otras delegaciones de la  Subsecretaría” y explicó que “el trabajo infantil recién ahora se trata como un problema porque se lo veía como algo natural”.

“El presupuesto no fue determinado porque la gestión entró después de que se aprobaran los fondos de 2008, y para el 2009 se está peleando presupuesto tanto para COPRETI como para el área nueva”, explicó Simón.  Dentro de la Subsecretaría funciona desde enero de 2008 la Dirección de empleo, en la que conviven la Red de empleo además de las emergentes oficinas de Relaciones Institucionales y la específica de Trabajo Infantil.

Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 04:03
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 04:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'