El arte de Baselitz va a escandalizar incluso en Londres

Hace 40 años, un cuadro de un enano exhibiendo un gigantesco falo causó tempestad en Alemania. Ahora, abrirá la Royal Academy.

   "Incluso ahora en Londres hay muchos que van a escandalizarse y van a destestar esta exposición", vaticinó el martes el comisario de la muestra, Norman Rosenthal, quien calificó a Baselitz de "uno de los más grandes artistas de la postguerra".

Señaló que el artista -quien tiene el raro talento de retratar imágenes escabrosas, crueles, en pinturas de una gran belleza- confronta en su obra una y otra vez el "terrible legado de la historia alemana" y del nazismo.

Los "destrozos de la guerra están presentes en toda su obra", subrayó Rosenthal, en la presentación el martes a la prensa de la
exposición, que concluye el 9 de diciembre.

Baselitz -quien se paseaba tranquilamente el martes entre sus inmensas esculturas expuestas en las salas de la Royal Academy,
donde cuelgan sus cuadros neoexpresionistas de hombres y animales fragmentados, de héroes retratados en medio de paisajes sórdidos-
recordó ese escándalo, que fue sólo el primero de muchos.

Según algunos críticos, el enano deforme retratado en la pintura "The Big Night Down the Drain" (1962-1963), con mirada angustiada, la bragueta del short abierta y un enorme miembro viril, sería el propio Baselitz.

 "Tengo 50 años de estar reflexionando sobre mí mismo, y pintando eso", dijo a la AFP el artista, nacido en 1938 en Deutschbaselitz, en la ex República Democrática Alemana , y que está fascinado por el arte bruto, por los dibujos de Antonin
Artaud, por el arte de los enfermos mentales.

Explicó que la inspiración de esa deprimente pintura le vino de un artículo en un diario que informaba que el poeta y dramaturgo irlandés Brendan Behan  había dado una lectura pública  de sus poemas con la bragueta abierta.

Cuando se presentó por primera vez en Berlín la obra fue confiscada por la fiscalía por constituir una "violación de la moral pública". Esa polémica trajo a la mente lo que había  ocurrido bajo el nazismo, que confiscó las obras de arte  expresionista por considerarlas "arte degenerado".

"No iba a irrumpir (en el arte) con una obra bonita", dijo sencillamente el controvertido artista sobre esta pintura, convertida ahora en un ícono del arte de la posguerra.

En 1980 en la Bienal de Venecia volvió a causar escándalo con una escultura que se ve al entrar a la exposición en Londres. Esa escultura de un hombre que levanta su brazo derecho sería, según algunos, Hitler. Pero el artista dice que está inspirada en
esculturas africanas.

Baselitz, que tenía siete años cuando terminó la guerra, recordó también en vísperas de cumplir 70 años que el único arte que había conocido en la ex Alemania del Este había sido el realismo socialista. Hasta que partió a Berlín Occidental en 1957 "no conocía ni tan siquiera que existía el expresionismo alemán", dice.

Al ser interrogado por la AFP si su arte ha sido una forma de exorcizar sus demonios, Baselitz sólo se rio y siguió paseando entre sus cuadros pintados boca abajo, que estarán para siempre asociados en la historia del arte a su nombre.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|05:05
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|05:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016