Roban una bodega, no se llevan casi nada y le cortan el dedo al guardia

Dos delincuentes ingresaron esta madrugada a la bodega Peñaflor y, tras golpear y dejar inconsciente al guardia, le cortaron un dedo. Los investigadores no descartan que sea "algo más que un robo", ya que sólo le robaron la billetera y vino. La Justicia investiga un ataque por motivos pasionales o bien que la víctima haya tenido alguna deuda no saldada.

En un confuso episodio, dos delincuentes atacaron esta madrugada a un guardia de seguridad de la bodega Peñaflor, de Coquimbito (Maipú) y, luego de golpearlo y dejarlo inconsciente, le cortaron el dedo índice de su mano derecha.

Si bien fuentes judiciales confirmaron que los agresores se llevaron la billetera de la víctima –identificada como José Luis Farnos (35)-, no descartan que en el ataque exista otro móvil, como ser un problema pasional – sentimental o bien alguna deuda que pueda registrar el guardia. Es que a los investigadores les resulta un tanto “raro” que a Farnos le hayan cortado un dedo “sólo para robarle la billetera”.

A estas dudas se le suman la versión del propio Farnos, quien –aún shockeado- contó que primero lo golpearon y lo dejaron inconsciente y luego le cortaron el dedo, detalle que recién notó cuando volvió en sí.

El ataque
Pasadas las 2.30, Farnos se encontraba sólo en el interior de la extensa bodega maipucina, como hacía cada noche, cuidando y revisando el lugar. Repentinamente fue sorprendido por dos sujetos quienes, ubicándose uno delante y otro detrás de él, lo redujeron y le propinaron una golpiza que lo dejó inconsciente.

El relato de Farnos recién retoma unos 30 minutos después, cuando volvió en sí y vio que en el lugar ya no había nadie. Pero más terrible fue lo que observó al mirarse su mano derecha y encontrar que los atacantes le habían cortado el dedo índice. De inmediato dio aviso a la policía y entró en un fuerte estado de shock, por lo que debió ser trasladado a la clínica Santa María, donde permanece internado hasta el momento.

Con respecto a la hipótesis del robo, además de la billetera de la víctima, en el lugar faltaban dos cajas de vino. Sin embargo, no pudo acreditarse que las cajas hayan estado en su lugar antes del ataque, ya que –según confirmó una fuente de la investigación- se encontraban en un punto muy alejado y prácticamente inaccesible de la bodega.

Las otras hipótesis que maneja la Justicia es la de un ataque por motivos pasionales o bien, dejándose llevar por el tinte mafioso del hecho de cortarle un dedo, que la víctima haya tenido alguna deuda que no haya saldado. Sin embargo, además de la versión de los hechos en boca de Farnos, es poca la información que se tiene del episodio hasta el momento.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 03:38
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 03:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial