Deportes

La NBA se aprieta el cinturón ante la crisis

El desplome de los mercados bursátiles y la crisis impactan en la liga de básquet más famosa del mundo. Y lo peor es que el futuro se vislumbra más crítico aún.

Deberían ser momentos de euforia y expectativas ante el inminente comienzo de la temporada 2008/2009, pero la poderosa Liga norteamericana de baloncesto (NBA) se está apretando el cinturón para tratar de escapar a la crisis financiera que estalló en Estados Unidos.

El desplome de los mercados bursátiles y la crisis económica estadounidense están impactando como un balde de agua fría en pleno rostro de los deportes profesionales norteamericanos. Y lo peor es que el futuro se vislumbra más crítico aún.

Entre las primeras repercusiones adversas en la NBA se informó del cierre de la oficina en Los Ángeles y de un profundo análisis que realiza la Liga sobre la necesidad de eliminar al menos 50 de sus 800 empleos en los Estados Unidos.

"No hemos llegado a conclusiones, pero estamos analizando todavía el curso de nuestras operaciones y como ajustar los gastos y distribuir los ingresos", admitió David Stern, comisionado de la NBA, en una reciente teleconferencia con medios estadounidenses.

"Porque sabemos que existirá enorme presión sobre esos objetivos en el año venidero y el siguiente".

De acuerdo con el "Reporte de Mercadeo" que anualmente publica la Liga, el precio promedio de cada boleto individual fue de 50 dólares y casi 300 de gastos totales para una familia de cuatro personas que asistieron a los partidos en la pasada temporada.

Expertos consideran que esas cifras no son sostenibles, porque las familias estadounidenses no están ahora en condiciones de afrontar esos gastos.

La crisis ya se notó en la temporada anterior, en la que la asistencia a los partidos decayó un dos por ciento.

"Los equipos están utilizando métodos creativos para lograr que los fanáticos compren los boletos", dijo Adam Silver, jefe de operaciones de la NBA.

"Entre los más significativos están el 'compre ahora y pague después' de los New Jersey Nets y el descuento de los Indiana Pacers a los paquetes de toda la temporada, que incluye asistir en forma gratuita a los partidos de exhibición previos al torneo regular".

Aun así, muchos amantes de la disciplina afirman que ir a las contiendas deportivas se ha convertido en un lujo difícil de satisfacer, antes que en una diversión.

"Yo solía asistir a más de diez partidos de la temporada", explicó a un diario de Florida William Kenseth, fanático de los Orlando Magic. "Pero este año fui sólo a cuatro, pues los precios de los boletos y de los alimentos en las canchas se han incrementado. Además debo pagar el estacionamiento y pensar en los precios de la gasolina".

"La situación me obliga a reducir las salidas de la casa y a pensar más en otros asuntos que golpean mi vida. Creo que la televisión se convierte en la mejor opción", añadió.

Por su lado Silver, segundo del comisionado Stern, mantiene el optimismo sobre las finanzas, basado en los altos niveles de audiencia de la final de 2008 entre los Boston Celtics y Los Angeles Lakers.

La reedición de finales pasadas entre los dos míticos equipos registró 21,4 millones de televidentes, la tercera cifra más alta en la historia. La audiencia de toda la temporada superó los 400.000 millones, la mayor contabilizada por la NBA.

"Tenemos los dedos cruzados y esperamos que en el futuro no haya un impacto significativo en nuestros negocios", explicó Silver a un grupo de reporteros. "Están firmados buenos contratos con varias cadenas televisivas y esperamos que no se afecten por la crisis financiera".

No obstante, y como parte de una estrategia para reducir los gastos, la NBA disminuyó a cuatro el número de partidos y de ciudades que visito en Europa en la pretemporada 2008, mientras el año anterior fueron siete choques en seis ciudades del Viejo Continente.

El proyecto europeo incluyó choques de los New Jersey Nets y los Miami Heat en el Bercy Arena de París y en la 02 Arena de Londres, además de otro par de encuentros entre los Washington Wizards y los New Orleans Hornets en Berlín y Barcelona.

"Nos anticipamos al retroceso de la economía y tratamos de limitar nuestra situación, mientras al mismo tiempo tratamos de llevar a cabo nuestros objetivos", explicó Stern según "The Washington Post".

"Jugar en cuatro países es una buena cosa y probablemente nosotros estuvimos haciendo demasiados gastos en los años anteriores".

En ese mismo sentido, el máximo jerarca de la NBA descarta que en 2009 se jueguen partidos del campeonato regular en Europa.

"Es agradable conversar sobre ese tema, pero desde el punto de vista logístico no es una idea que podamos poner en práctica", puntualizó. "Al menos en los tiempos actuales".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|15:27
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|15:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016