Deportes

Ischia mira el futuro con optimismo, y a Simeone se le acaba el crédito en River

River no encuentra el rumbo y el Cholo que parece estar más afuera que adentro del conjunto Millonario. La cara opuesta es Carlos Ischia, que ganó su segundo superclásico consecutivo.

Los minutos de Diego Simeone como entrenador de River parecen acortarse con el correr de las horas, luego del duro revés que sufrió el equipo con la segunda derrota consecutiva en un superclásico.

Por el contrario, el director técnico de Boca, Carlos Ischia, parece haber superado con éxito su momento más difícil desde que llegó al club y ahora mira el futuro con optimismo.

River ahora apuntará a la Sudamericana

Este era un encuentro bisagra para ambos elencos y más que nunca quedó acentuado que el ganador se llevaba la gloria y el perdedor entraba definitivamente en una crisis futbolística.

Y así le pasó a un River perdido, sin rumbo, que fue incapaz de encontrarle la vuelta a un partido que se le presentaba con inmejorables chances de ganarlo, tras la expulsión de Hugo Ibarra en el rival.

Sin embargo, el elenco de Nuñez navegó en un mar de dudas, el mismo que transitó a lo largo del Apertura y el que ponen en jaque a un "Cholo" que parece estar más afuera que adentro del conjunto "millonario".

River no sabe a qué juega y se encuentra sin rumbo, porque todos se ven sumergidos en medio de confusiones, jugadores y cuerpo técnico.

Simeone volvió a perder frente a Boca y eso fue el detonante para el enojo definitivo de los hinchas de un equipo que marcha penúltimo en el Apertura.

Sin embargo, ese no es el único detalle negativo que tuvieron que soportar, ya que también se suma la increíble eliminación de la Copa Libertadores, a manos de San Lorenzo -que remontó un 0-2 con nueve jugadores-, la salida tormentosa del último gran ídolo: Ariel Ortega, y este triste presente.

La única caricia que recibieron solamente fue la obtención del Clausura pasado, tras cuatro años de sequía. Muy poco para lo que puede aspirar un club de los denominados grandes.

Este domingo, Simeone fue blanco de las críticas, pero tampoco se olvidaron del presidente, José María Aguilar, quien en caso de que se vaya el "Cholo" ya prepara el terreno para tratar de repatriar a Ramón Díaz o Américo Gallego, en un clima que se enrarece cada vez más a medida que se acercan las elecciones en la entidad.

El DT pidió la salida de un Ortega, quien protagonizó algunos escándalos en el plano personal, pero que fue clave en la obtención del último título.

Simeone entendía que con su alejamiento el plantel iba a mejorar mucho más en el aspecto futbolístico, pero al jujeño cada vez lo extrañan más, tanto los hinchas como sus propios compañeros, quienes parecen desorientados ante tanta variante de esquemas sin sentido y cambios de nombre que no aportan ni claridad ni solución al problema.

El miércoles se viene el partido de ida con Chivas de Guadalajara y Simeone sabe que es la última chance que tendrá para lograr algo de oxígeno.

La Sudamericana aparece como un posible salvavidas para la continuidad del técnico, ya que si avanza en ese certamen podría darse una revancha con Boca y así intentar encarrilar el barco.

En cambio, un mal resultado en la copa acelerará la despedida del "Cholo" Simeone como entrenador, en lo que podría ser una situación similar a la que vivió Daniel Passarella en el ciclo
anterior.

Algo de oxígeno para Ischia y Boca

Las últimas derrotas, las fallas en el funcionamiento futbolístico y los problemas de vestuario con Mauricio Caranta, Juan Román Riquelme y Julio Cáceres parecían ser demasiados componentes negativos en el camino.

Lo más difícil seguramente era el conflicto en el seno del plantel, pero Ischia logró la misión de firmar la paz y cerrar filas para ir con todo al estadio Monumental.

Parece que "la charla de más de una hora" entre los jugadores, donde se dijeron de todo, aunque sin levantar la voz, fue suficiente para no mostrar fisuras en el choque ante el rival de toda la vida.

El 'affaire' Cáceres-Riquelme se arregló, al menos provisoriamente, más rápido de lo esperado, aunque en el caso de Caranta la solución fue drástica, ya que el cordobés fue borrado otra vez.

Debe destacarse que el propio Román le dio su aval a Ischia para que haga un "borrón y cuenta nueva" con el zaguero guaraní y disponga de sus servicios para el primer equipo.

En cuanto a lo futbolístico, Boca mostró una tarea sin fisuras, con un Riquelme iluminado y una defensa firme, al contrario de lo que venía sucediendo.

Otro punto a favor de Ischia es haber ganado los dos superclásicos, el de hoy y el del Clausura, y eso en Boca sube notablemente las acciones.

Los días que se vienen dirán la verdad del asunto y ratificarán si en Boca retomó la calma y su técnico puede respirar en paz de cara al futuro.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|14:37
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|14:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016