Funcionario de Seguridad podría ser removido por encubrimiento en el caso Chandía

En el mismo fallo en que la Justicia condenó al policía Juan Carlos Oruza a prisión perpetua por el asesinato de Jonathan Chandía, ordenó una investigación contra la cúpula policial por aquel entonces -mayo del 2006-, acusada de encubrimiento. Entre los implicados está Luis Parigi, actual director de Seguridad.

Luis Parigi, actual director Seguridad, podría ser separado de su cargo a raíz de las derivaciones que tomó el caso Chandía, especialmente luego del fallo de la Séptima Cámara del Crimen. Es que el tribunal, además de condenar a prisión perpetua al policía imputado Juan Carlos Oruza, considerando que se trató de un caso de gatillo fácil, ordenó que se inicie una investigación a los integrantes de la cúpula Policial de Mendoza en aquel entonces. Y Parigi, quien se desempeñaba como encargado de Control de Gestión, está entre las autoridades sospechadas de haber actuado encubriendo a Oruza mediante la colocación de un arma en la escena del crimen para ocultar que se trató de gatillo fácil y hacerlo pasar como legítima defensa.

Ni bien conocida la sentencia y la orden de iniciar la investigación, varias fuentes en off comenzaron a manejar la posibilidad de que Parigi sea alejado de su cargo. Sin embargo, fue él mismo quien se encargó de acallar esos rumores, confirmando que no piensa en renunciar a su cargo. Del mismo modo, el director de Seguridad se desligó de esas acusaciones. “Yo estoy sumamente tranquilo, porque no cumplía ninguna tarea operativa en la fuerza, era una tarea administrativa la que tenía. Todavía no me llega ninguna citación, pero espero que me citen a así queda todo aclarado”, explicó Parigi, sin perder la tranquilidad.

En tanto, desde el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca destacó que va a acatar cualquier tipo de disposición de la Justicia, al tiempo que reafirmaron que no existe ningún pedido todavía.

La acusación
La denuncia fue efectuada durante la instrucción y reafirmada durante el debate por Rolado Rojas, coordinador de la Unidad Operativa aquella noche el 28 de mayo del 2006 y, por ende, jefe de Oruza. Rojas, quien es hermano de la modelo mendocina Sabrina Rojas, sostuvo que Oruza le confesó la mañana siguiente que habían “plantado un arma en la escena porque tenían miedo de que se compliquen las cosas”. En su declaración, Rojas además implicó a Parigi, al jefe general de la Policía de aquel momento, Héctor Quiroga y a quien era jefe de la distrital Gran Mendoza, Rafael Dos Santos, acusando a estos dos últimos de no haberle permitido ingresar al despacho del entonces gobernador Julio Cobos para que Rojas le cuente realmente lo que había ocurrido esa noche. Incluso, el principal –quien luego de presentarse ante el fiscal especial Luis Correa Llano fue separado de la fuerza- acusó a Dos Santos de haberle dicho esa noche que lo del arma plantada se lo tenía que “llevar a la tumba”.

Si bien el proceso judicial era contra Oruza por el asesinato de Chandía, el abogado querellante Carlos Varela Álvarez solicitó durante sus alegatos que además se inicien compulsas contra los mencionados efectivos por encumbrimiento, pedido al que el tribunal dio lugar a la hora de elaborar y dictar sentencia.
Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 16:28
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 16:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California