Deportes

Bajo la lupa: Osvaldo Barsottini fue una muralla

El defensor central de Independendiente Rivadavia tuvo una actuación impecable ante Quilmes, destacándose en un equipo que jugó en gran nivel. Es pieza fundamental de la levantada.

Osvaldo Barsottini crece partido a partido y enarbola la bandera de un equipo que acrecienta la esperanza, de verse cada vez más arriba.

Como esos caudillos fuertes, que tanto gustan al exquisito hincha leproso, Barsottini se gana el cariño por su voluntad y entrega. No menos ponderada en el juego de aptitudes, por quienes quieren verlos “poner”.

Con la salida de Roberto Trotta, quien lo había relegado al banco de suplentes, nuevamente vio la luz y su rendimiento ha subido lo que cualquier bolsa del mundo desearía. Su juego vale y, mucho. 

Luego de una actuación descollante, que nunca lo vio ceder y siempre lo tuvo como el ganador en el duelo mano a mano. El central se transforma en el capitán sin cinta, que por carácter, Independiente necesitaba.

Seguro en el juego aéreo, solvente en el mano a mano e incluso animándose a pasar al ataque cuando el encuentro lo pedía, fueron las características, que la figura del partido tuvo en la noche de hoy. Demasiado como para no adjetivar: Fantástico.
En Imágenes