Deportes

Grondona quiso saldar una deuda con Basile, pero ambos fracasaron

El Coco afrontó su segundo ciclo como técnico de Argentina con la intención de imprimirle su estilo a un plantel repleto de figuras, mientras Don Julio veía concretar su deseo de darle otra chance a un DT al que sintió haber defraudado en 1994.

En su ocaso como máximo dirigente de la AFA, Julio Grondona intentó saldar una deuda con Alfio Basile, tras el duro golpe recibido en el Mundial de Estados Unidos 1994, y lo único que generó fue cosechar uno de los peores fracasos futbolísticos durante sus 29 años de gestión.

Esta necesidad de querer revindicarse sólo provocó potenciar el desgaste de un técnico que careció de variantes y humildad para poder pegar un volantazo en un coche cero kilómetro que venía derrapando.

La "nuestra" parecía ser la solución para no pasar zozobras en las Eliminatorias y armar, de antemano, la base para Sudáfrica 2010, en lo que fue otro grave error tan similar como el de 2002, cuando todos se veían alzando la Copa del Mundo antes de jugarla allá en el Lejano Oriente.

El resurgimiento de un Basile que estaba olvidado se produjo a partir de un pedido expreso de Diego Maradona para llevarlo a Boca, cuando parecía que estaba en la curva descendente de su carrera como entrenador.

Pero Basile no decepcionó en La Ribera. Ganó los cuatro torneos oficiales que disputó más una copa de verano y cuando iba camino al quinto surgió la chance de "la revancha" en la Selección mayor.

El buen desempeño del "Coco" en el conjunto xeneize, fue el puntapié para que Grondona tuviera la posibilidad de saldar su deuda, pero omitió otros aspectos fundamentales a la hora de evaluar a los candidatos, algo que en las anteriores elecciones había tomado muy en cuenta.

Con los resultados puestos, Don Julio se habrá dado cuenta que fue un error haber optado por Basile y, a la vez, el entrenador nunca le encontró la vuelta a un equipo que tenía materia prima de sobra, pero que había que amalgamarla para armar un buen producto final.

Entre las falencias que pueden se le pueden cuestionar al DT hay varias, aunque la más importante y quizá, la del foco de conflicto principal, fue apoyarse en la autoridad de Juan Román Riquelme, creyendo tal vez que podía ser el heredero de Maradona en lo que a un líder futbolístico se refiere.

Ese punto, parece haber sido el inicio de una lucha de "vedetismo" que existía entre Román y Lionel Messi, quizá no generada por los propios protagonistas, pero sí producida a partir de los cuidados especiales que el "Coco" quería darle al ariete de Boca, mientras Don Julio pedía eso mismo, pero para la "Pulga".

Ese pudo ser un problema infranqueable entre "el patrón y el empleado" que derivó en la renuncia de uno y en la falta de voluntad para evitarlo del otro, el mismo que le había soltado lamano tras el dopaje de Maradona en 1994.

Basile se terminó desgastando en un proceso en el que nunca pudo afianzar una clara idea de juego y Grondona se dio cuenta, como reza un viejo dicho, "que el que da revancha toma agua".

Por lo tanto, sabe que es un tiempo de renovación con sangre joven, tanto en el plantel nacional, como en la cabeza visible, que es el técnico, en la que sin duda será la última oportunidad de finalizar de manera exitosa su prolongado ciclo como máximo dirigente de la entidad de la calle Viamonte. 

No puede fallar en esta elección, fueron más los errores que los aciertos, en materia de títulos, y es por eso que debe analizar con detenimiento entre las tres patas vitales para conseguir el éxito.

Ellas son: un correcto y prolijo plan de trabajo, buen manejo de grupo y aceptación de una buena cantidad de hinchas. Después, el tiempo será el encargado de determinar si todo sale de la mejor manera, o si Argentina sigue navegando entre la mediocridad y el hambre de gloria perdida.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|15:43
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|15:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic