Varanasi: Donde la diosa se viste de río

Los peregrinos Flor y Martín comparten una postal de esta mágica y antigua ciudad de la India, donde los peregrinos se liberan de la reencarnación.

Todavía en estos tiempos existen ciudades mágicas. Esas que guardan en sus esquinas tradiciones inmutables, tienen en sus voces secretos de otros tiempos y conservan en sus lugares sagrados la devoción de miles de corazones. Estas ciudades son la razón por la cual aún sobreviven los viajeros peregrinos.

En India, erigida a orillas del sagrado río Ganges, se sitúa la mítica ciudad de Varanasi, conocida en el pasado como Kashí (la espléndida). Es una de las ciudades más antiguas de la humanidad y una de las siete ciudades sagradas del hinduismo.

Juzgar a esta ciudad sería un gran error. Para entenderla es necesario contemplarla a través de sus fieles

Varanasi

Son las 5 de la mañana y la Mamá Ganga está despertando. Los ghats (escalones que conducen al río) comienzan a cobrar vida. Como todos los días, desde hace cientos de años, los mantras se entremezclan con el aire, las ofrendas de lamparillas se deslizan por el agua calma, las flores dan color al paisaje y las ropas recién lavadas tapizan las escalinatas.

Varanasi

Juzgar a esta ciudad sería un gran error. Para entenderla es necesario contemplarla a través de sus fieles. Según el hinduismo, quien muere en Varanasi o es cremado allí queda liberado de las reencarnaciones. Además aquellos que se bañan en el río purifican sus pecados.

Esta es la razón por la cual aquí la vida y la muerte son partes de una misma ceremonia realizada con devoción. Las formas se respetan y repiten. La continuidad de rituales durante miles de años crea una magia perceptible en el ambiente.

El Ganges es el corazón de sus habitantes. En sus orillas se bañan, rezan, hacen ofrendas, toman el té, trabajan y comparten.

Los dioses se encuentran con la gente en diferentes lugares y momentos del día

Varanasi

Esta ciudad es conocida mundialmente por sus ceremonias de cremación. Los cuerpos de los devotos y sus familiares llegan allí para la liberación. Cada día, el fuego sagrado disuelve los cuerpos regresándolos a su estado original. Las lágrimas están ausentes para permitir que las almas partan en paz; por ello, las mujeres no forman parte de la ceremonia.

Los dioses se encuentran con la gente en diferentes lugares y momentos del día. Aquí conviven: vacas, cabras, perros, sadhus (renunciantes), vendedores, mendigos y turistas, para formar una caótica y bella postal.

Varanasi

El sol cae sobre Mamá Ganga. Esta diosa vestida de río se va a dormir, para ofrecer mañana un nuevo día, de deseos y ofrendas. Pero aún hay tiempo para una última ceremonia, el Aarti o el ritual del fuego. Llamas, humo, campanas, música y colores se reúnen como hace milenios para decir adiós a Mamá Ganga: gracias por ser nuestra maestra, gracias por recibir nuestros rezos, gracias por ser parte de nuestra vida y por dejarnos ser parte de la tuya.


Florencia Arenas: Viajera, meditadora y amante de la fotografía. Es Diseñadora de Modas y Licenciada en Marketing. Fue parte del equipo de Índigo y allí pudo desarrollar su pasión por la alimentación consciente y el servicio. Para seguir su travesía: Somos Amor

Martín Amaro: Viajero, curioso lector y generoso amigo. Estudió Derecho y trabajó como abogado hasta hace pocos meses. Partió hacia Nepal e India y ha descubierto su pasión por la meditación, la escritura y la fotografía.