¡Fin de año! Claves para no comer de más en las fiestas

Planificar las comidas, una respiración consciente y disponerse a disfrutar, las recomendaciones de la licenciada en nutrición Patricia Robiano.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

La comida y la bebida suelen ocupar un lugar protagónico en cada fiesta o reunión; y en Navidad y Año Nuevo, donde se suma una cuota emocional y el estrés acumulado durante todo el año, esto es aun más marcado. 

En ese contexto, el acto de comer tiende a transformarse en un explosivo impulso que, lejos de la gratificación que promete, amenaza con dejarnos un "mal sabor". 

Para escaparle a este círculo vicioso y pasar un muy buen momento, la recomendación es conocer cómo se relacionan el cuerpo y las emociones y, además, poner en marcha algunos tips. 

Año nuevo

Armarse de aliados. La "alimentación viva" (los alimentos frescos, sin cocción) serán bienvenidos. Aportarán gran cantidad de sustancias que ayudan a la digestión y que mejoran el metabolismo, que suelen perderse cuando el alimento se cocina. Presentar en la mesa varias opciones de este tipo será una buena decisión y una gran ayuda para quienes tienen el deseo de cuidarse. 

Fin de año 3

Si sos anfitrión de la reunión, buscá cocinar opciones ligeras y saludables. Algunas opciones: Para la entrada y el plato principal: ensaladas gourmet con vegetales frescos y diferentes condimentos, brochettes de vegetales frescos y mezcla de frutas, patés de frutos secos (puede ser de semillas de girasol con distintos sabores) o de legumbres (como el hummus) o escabeche de vegetales con oliva. Para el postre: ensaladas con frutas frescas, brochettes de frutas y chocolate, helados raw hechos con frutas frescas, como palta y banana. 

Fin de año 2

Si sos invitado, convendrá anticiparse y averiguar cuál será el menú. Esto ayudará a implementar otras estrategias. Comer algún alimento fresco -como una ensalada, un jugo de frutas o licuado al agua- antes de salir de casa, es una buena alternativa. Claro está que esto no hará, por sí mismo, que desaparezcan las ganas de comer. Pero como, además de emociones somos un sistema biológico, comer alimentación vitalizada permitirá sentirse en mayor armonía y preparar el cuerpo para una excelente digestión. 

Fin de año 4

Practicá una respiración consciente. Cuando estés en una reunión siempre es bueno recordar que "la comida no es tu problema, y tu cuerpo tampoco lo es". Si deseamos ser moderados es bueno focalizar en estabilizar las emociones previas al acto de comer. Ese debe ser el desafío. Un buen recurso es incorporar las "respiraciones conscientes", ya que es la respiración quién domina el circuito del estrés interno. Probá realizarla ahora: - Toma una postura suelta y relajada, preferentemente sentada y con los ojos cerrados. - Pensá en el estado que deseás conseguir, cómo querés sentirte, para así agregarle una intención a la respiración. - Comenzá exhalando por la boca todo el aire que tengas dentro de tu cuerpo. Una vez que esté todo el aire fuera, hacé una pequeña retención en ese estado e inhalá el aire nuevo lentamente y por la nariz. Cuando te hayas llenado de él, retenelo unos segundos y luego soltalo nuevamente por la boca, de forma suave y serena.

Fuente: Clarin

Opiniones (0)
19 de enero de 2018 | 08:42
1
ERROR
19 de enero de 2018 | 08:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"