¿Qué está pasando? ¿Los problemas me persiguen?

Muchas personas dicen que otras las agobian. Algunas juran que en su vida casi no hay inconvenientes. ¿Los problemas nos "caen" o nos los buscamos? Tomá nota.

Albert Einstein solía decir que no podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos. ¿Los creamos?

Cada día nos enfrentamos con miles de dificultades. ¿Me levanto ya o remoloneo 5 minutos más? ¿Me pongo la camisa azul o la negra? ¿Pago la boleta de la luz hoy o mañana? Constantemente estamos tomando decisiones. Las dificultades son inconvenientes que enfrentamos para llegar a una meta. Si tomáramos como ejemplo una carrera de saltos con obstáculos, las vallas vendrían a ser las dificultades.

Un problema es una situación de difícil solución. Se presenta cuando una dificultad no fue resuelta satisfactoriamente. En la carrera anterior, tengo un problema cuando me tropecé con la valla y caí. Y el problema se agrava aún más cuando, sistemáticamente, caigo en todas las vallas. O sea, cuando persisto en hacer más de lo mismo, el intento de solución se vuelve parte del problema, entonces, tenemos esa sensación de: "siempre lo mismo, trato y trato, pero no puedo resolverlo".

Paul Watzlawick, psicólogo austríaco y pionero en la teoría de la comunicación humana, dice que existen tres intentos de solución que solo conducen a perpetuar los problemas:

Cuando es necesario actuar, pero la acción no se emprende ("Terrible Simplificación"). Son los negadores de conflicto, "acá no pasa nada" (dirían). Entonces, no resuelven simplemente porque el problema no está. El cuadro se complica porque estas personas suelen atacar a aquél que sí ve el problema, considerando la opinión de éstos como un ataque personal: "nada que ver", "estás equivocado, no es así", "siempre me estás atacando", suelen decir.

Cuando se emprende una acción que no se debería emprender (Sindrome de Utopia). Utopía significa etimológicamente "lugar que no existe". Y así se comportan estas personas, dirigiéndose eternamente hacia quién sabe dónde.

Problemas sexuales

Existen dos tipos de "utópicos": Aquellos que dudan de su capacidad para lograr objetivos, entonces se justifican diciendo: "yo tendría que ser el gerente de la empresa, pero me cuesta tomar decisiones" o "yo debería ser la mejor vendedora, si no me costara tanto socializar". Sería como querer ver la estrella más chiquita del cielo, con un telescopio de escaso alcance.

Por otro lado están quienes "disfrutan del viaje", entonces postergan la llegada a la meta. Así, están los eternos estudiantes, eternos novios, las personas perfeccionistas; en fin, nuestros adolescentes de hoy, que te dicen: "hay que disfrutar el momento, lo que vendrá, vendrá".

Por último, nos creamos problemas cuando la acción es emprendida, pero en un nivel equivocado. Supongamos que estoy soñando que me persigue un león para comerme, y yo corro. Ése (correr) es un intento de solución que me llevará a cansarme (y, probablemente, a que el león me alcance). Pero yo también podría elegir despertarme del sueño, con lo cual, el problema se terminó. Si mi trabajo no me gusta para nada, yo puedo persistir y levantarme cada mañana de mal humor recordándome que desdichada soy en tener esa actividad (más de lo mismo) o puedo salir a buscar un trabajo que me resulte mejor. Por supuesto, no todo el mundo puede llegar a esta instancia. Para esto hace falta darse cuenta de que hay algo que nos molesta, descubrimiento que, a veces, resulta angustiante porque devela la necesidad de "moverse" para generar un cambio.

Cambio implica crecer; crecer lleva a abandonar lo conocido. Y lo desconocido asusta. El miedo muchas veces nos hace elegir más de aquello que nos molesta. Nuestra forma de enfocar las situaciones, de enfrentar los conflictos, puede conducirnos en dirección opuesta al cambio que necesitamos para resolver un problema.

Entonces, la vida no nos ataca, nosotros somos responsables al colocarnos en blanco fácil.

"Si al franquear una montaña siguiendo una estrella, el viajero

se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada,

se arriesga a olvidar cuál es la estrella que lo guía", Saint-Exupery


Lic. Cecilia C. Ortiz / Mat.: 1296/ licceciortiz@hotmail.com

Opiniones (0)
19 de enero de 2018 | 09:06
1
ERROR
19 de enero de 2018 | 09:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos