Deportes

Argentina, una Selección sin "coco"

Una nueva presentación y frustración de la Selección argentina de Alfio Basile. Anoche, ante Chile, volvió a demostrar el déficit futbolístico que lo acompaña desde hace varios meses a esta parte.

Una vez más la Selección volvió a dar pena. Posiblemente el adjetivo resulte un poco chocante, aunque la realidad marca que este juego argentino poco se parece al deseado por el espectador de buen paladar.

Anoche, por la eliminatorias sudamericanas rumbo a Sudáfrica 2010, el equipo de Alfio Basile volvió a demostrar lo timorato que resulta el juego de un conjunto sin identidad, sin carisma, sin nada.

El Chile de Marcelo Bielsa apabulló, más allá del ajustado 1 a 0, a una formación falta de ideas, con la autoestima por el piso y sin la humildad que necesitan los equipos que consiguen objetivos significativos.

Ya no se gana sólo con mostrarle la “camisetita albiceleste” a los débiles rivales, aquellos de la década del ’40 o del ’50. El fútbol de hoy se globalizó, como cualquier aspecto en el planeta tierra y los resultados deportivos lo demuestran, como ayer, en el estadio Nacional de Santiago.

Y como MDZ lo anticipó en la previa del partido ante la Roja, el juego por las bandas sigue dejando mucho que desear, especialmente por el extremo izquierdo, aquel que es defendido, o no, por el zaguero del Real Madrid, Gabriel Heinze.

La lesión de Nicolás Burdisso y la entrada de Daniel Díaz complicaron más aún el panorama defensivo.

La jugada que finaliza con la conquista de Orellana tuvo su gestación precisamente por el lado más débil de la defensa. Argentina muestra falencias básicas. Ejemplos sobran, pero sin ir más lejos, el autor del gol recibió solo en el punto penal y definió con tiempo y categoría, luego de un desborde y pase atrás. Definitivamente la ingenuidad de este equipo argentino permite estas cosas. Una jugada archiconocida que el esquema táctico y hasta los mismos pupilos del Coco deberían conocer.

De mitad de cancha en adelante, poco y nada. Se extrañó a Juan Román Riquelme, más allá del bajo nivel que tiene por estos días el jugador de Boca. Agüero y Milito, más tarde Bergessio, carecieron de posibilidades para concretar, posiblemente por la falta de buen trato de pelota en la zona de formación de la jugada. Timorata actuación de Esteban Cambiasso y Lionel Messi, que nunca lograron congeniar y llegar con peligrosidad al área de Claudio Bravo.

Chile fue una auténtica maquinita con el sello de Bielsa. Tuvo una defensa de alto vuelo, con una línea de cuatro definida y con un Gary Medel que hacía recordar a algún brillante marcador de punta brasileño.

En lo futbolístico está claro que preocupa este presente del conjunto nacional, pero en lo numérico, ¿tendría que preocupar? Esta pregunta no se hacía hasta hoy, porque Argentina quedó en el tercer puesto por debajo de una consolidada Paraguay y un Brasil que siempre suma.

Comparte la tercera plaza con la Roja y sólo a tres puntos lo persigue Uruguay, conjunto que estaría, hoy por hoy, jugando un repechaje.

Ahora habrá tiempo de trabajar en serio de cara a una nueva fecha de eliminatorias sudamericanas a disputarse el próximo año. La etapa clasificatoria ya recorrió más de la mitad del recorrido y el fútbol en Argentina, una vez más, sigue ausentándose.

En Imágenes