Índigo: Acompañar la expansión de la consciencia

Los creadores de Índigo, almacén natural y espacio de crecimiento personal, celebran su quinto aniversario y comparten su historia de emprendimiento con propósito.


Cumplimos cinco años y decidimos aventurarnos a escribir. Sin la intención de incluir información institucional, tampoco cifras ni una lista de logros. Quisimos comunicar cómo Índigo inspira nuestras vidas y expresar nuestra gratitud a quienes nos han acompañado en este camino de emprender con consciencia.


La semilla (por Alejandro)

Hace quince años, cuando estaba por terminar la universidad, pude ver con claridad que si iba a invertir al menos ocho horas diarias en una actividad para vivir, esta tendría necesariamente que apasionarme, hacerme feliz. Debí entonces indagar, explorar, probar, equivocarme, volver a probar, meditar y meditar, hasta que "se hizo la luz".

Hace poco más de seis años, tomé consciencia de que la Tierra está experimentando un proceso de transformación, y nosotros, los seres humanos, la debemos acompañar en ese proceso, si queremos sobrevivir como especie. Este proceso está relacionado con despertar, con tomar plena consciencia de lo que somos realmente, de la Unidad que somos, de que la esencia es la misma, no sólo en los seres humanos, sino también en el resto de las especies y los demás reinos, en todo lo existente en este planeta y más allá de él.

La tierra fértil para sembrar la semilla fue mi lugar natal, Mendoza. Mi compañera de aventura fue mi amiga, Marta Boverman. Ella contribuyó con su amor, tiempo, compromiso y trabajo al nacimiento de Índigo, el 21 de diciembre de 2012, una fecha especial para muchos, ya que según los Mayas ocurría el fin de un gran ciclo cósmico de 26.000 años y el comienzo de uno nuevo.

Foto: Mosaico Índigo


Los brotes (por Adriano)

Luego de recibirme como Licenciado en Comercio Internacional, trabajé durante más de ocho años en una de las bodegas más grandes de Suramérica, donde los beneficios y la estabilidad eran muy atractivos. Sin embargo, algo dentro mí me pedía soltar lo conocido, arriesgarme, emprender y desarrollar otras habilidades.

Renuncié y por un año viajé por Oceanía y el Sudeste Asiático con mi eterna compañera Julia. A mi regreso, comencé a darle forma a distintos proyectos independientes vinculados con la música.

En este camino de descubrimiento e independencia laboral, donde mis hábitos y motivaciones fueron mutando, decidí sumarme como socio a Índigo. Este paso ocurre casi simultáneo al nacimiento de mi hijo Hilario en noviembre de 2015. Así mi vida entra en una nueva y maravillosa etapa de aprendizaje.

Me siento agradecido por ser parte de un proyecto con una responsabilidad social, un emprendimiento cuyo centro es contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Esta apuesta implica cuidado y aprecio por cada ser humano que entra en contacto con nosotros. Sentimos que somos parte de una red de aprendizaje, las persona con quienes interactuamos reciben conocimientos nuevos que enriquecen su vida y, a su vez, nosotros recibimos sus experiencias para ayudarnos a crecer y seguir evolucionando.

Me siento agradecido por ser parte de un proyecto con una responsabilidad social (Adriano) 

Foto: Adriano Vivas y Alejandro Roby


Las ramas (por Alejandro)

Índigo es entonces la manifestación física que encontramos para acompañar a la Tierra en su proceso de transformación. La misión es "acompañar" y promover el proceso de expansión de la consciencia. Y decimos "acompañar el proceso", porque no pretendemos "expandir la consciencia" de las personas, pues eso es algo que está ocurriendo (independientemente de que nosotros estemos o no) y ocurre en el momento perfecto para cada persona. En última instancia, es siempre La Consciencia queriendo despertar de la ilusión de separación ("de mí con lo demás"), para así poder expresarse a través nuestro.

En este acompañar hay personas que se acercan a Índigo porque tienen alguna enfermedad o quieren mejorar su salud o energía; otros porque tienen estrés, y también hay quienes se acercan porque saben que siempre se puede estar mejor.

Nuestra forma de acompañarlos es, por un lado, con un Almacén de Productos Naturales, con el cual buscamos fomentar el consumo de alimentos naturales y conscientes, que eleven la vibración y mejoren la salud y calidad de vida. Por otro, con un Espacio para la práctica de yoga y meditación, iniciaciones de Reiki, talleres de alimentación y otros temas vinculados a la expansión de la consciencia.

La misión es "acompañar" y promover el proceso de expansión de la consciencia (Alejandro)


Los frutos (por Adriano)

En esta unión de experiencias individuales hemos aprendido a caminar juntos. Los desafíos han fortalecido la confianza entre nosotros y nos han enseñado a trabajar con otros. Este año salimos de nuestro espacio y nos aliamos con la Universidad Nacional de Cuyo, la Nave Universitaria y el doctor Diego Puebla, para llevar a cabo una Jornada de Salud Integral. También nos unimos con la organización New Future Society, para acompañar dos campañas dirigidas a las personas en situación de calle. Y creamos con nuestro amigo Guillermo Casteller el ciclo de fiestas El Espacio, donde canalizamos nuestro amor por la música y apostamos al poder sanador de los sonidos y el baile, con un mensaje de presencia y unidad.


Nuevas semillas (por Alejandro y Adriano)

Estamos agradecidos con nuestros clientes y proveedores, con quienes confían en nosotros y nos han acompañado en estos cinco años maravillosos. Además sentimos que es momento de empezar otro nuevo ciclo de expansión. Soñamos con publicar nuestra página web, abrir nuestra tienda virtual y llegar a más personas. Con esta intención, hace unos meses iniciamos alianzas con el Centro de Crecimiento Ser Consciente de Buenos Aires, dirigido por Verónica Aquistapace, y con la organización internacional New Future Society, dirigida por Lakshmi Devi, para ofrecer más experiencias de crecimiento y sanación. Y hace tres semanas, comenzamos un suplemento llamado Estar mejor, en el diario MDZ, donde compartimos estudios, historias, técnicas y prácticas que nos inspiran y ayudan a mejorar la calidad de vida.

Foto: Quinto Aniversario