U. Naranjo

Un puñado de cosas hermosas, en el barrio La Gloria

Se trata de correr el riesgo de ver el mundo y transformarlo, con los ojos de los niños de este barrio. Aquí, una experiencia nutritiva y conmovedora; una guía para que todos aprendamos a mirar.

La identidad es el reconocimiento de uno mismo, pero en el otro. Tener identidad es tener la conciencia de que uno es más que uno: una especie de epifanía que nos revela que nada nos es propio y de que todo lo ajeno nos involucra, que estamos, precisamente, allá donde no estamos.

Con los ojos de La Gloria

Conocerse es reconocerse, no hay otra. Y mientras no lo hagamos seguiremos colgando de los abismos de todas las grietas, de ciegas espaldas al paisaje, con nuestras verdades a medias, nuestras rivalidades robustas, nuestros credos descreídos y nuestra atrocidad abierta como un girasol a mediodía.

Allá, en el pecho del barrio La Gloria, ese que no conocés, hay una pandilla plural y luminosa, un grupo de gente de bajo tamaño que salió a buscar, en el espacio de lo público, imágenes de enorme tamaño simbólico, versiones de mapas, signos y cicatrices, posibles vestigios, de lo que ellos mismos fueron antes de ser y lo que serán, cuando ya no sean: sus identidades.

Barrio La Gloria fotografia estenopeica

Y así fue, porque, en el barrio La Gloria, caben todas las historias del mundo, también las que terminan con finales felices, aunque a espaldas de los días que serán recordados.

Prueba de semejante aventura, especie de bitácora de sus tránsitos por calles, hogares e instituciones del populoso barrio, es un libro: "Con los ojos de la gloria", una experiencia cultural extraordinaria y lúcida, esperanzadora y desafiante, hermosa, a todas luces, para aplaudir de pie.

Con los ojos de La Gloria

El libro en cuestión es un libro de fotografías, hecho por niños que pertenecen al CAE (Centro de Actividades Educativas), que conducen las hidalgas Karen Minasi y Mary Perrone. Hace meses, lo presentaron en el barrio, con los autores y orquesta incluida y allí estuvimos compartiendo; luego, bueno, el libro guardó silencio hasta que hoy se decidió por hablar y el que escribe, por publicar.

La publicación es un libro de fotografías estenopeicas, una técnica que permite obtener imágenes artísticas casi sin equipo, una herramienta por demás propicia para hacer arte en zonas bajo riesgo social. Los niños de La Gloria, para el caso, utilizaron elementos de sus entornos: las cámaras las hicieron con tarros de lata pintados de negro y, usaron, además, película fotográfica y una lámina. Y listo.

Barrio La Gloria fotografia estenopeica

Nombremos ya mismo a los artistas -niños y adolescentes de La Gloria y barrios vecinos- que generaron las hermosas imágenes: Micaela Pringles, Nahuel Pringles, Mauro Citadino, Guillermo Sambrano, Sonia Regules, Joaquín Goñi, Bruno Labarda, Tiziana Labarda, Candela Labarda, Nico Favaro, Brisa Favaro, Melina Carrizo, Axel Fernández, Rocío Alegretti, Mayerly Pringles, Renzo Ramírez y Priscila González.

Con los ojos de La Gloria

El trabajo, por supuesto, tuvo sus motores; fue coordinado desde la UNCuyo (bajo la dirección de Pablo Seydell); junto a las citadas Minasi y Perrone, hicieron sus aportes en él: Agustina Cachaldora, Malena Goñi Perrone, Iván García Escobar, María Constanza Arias, Agustina Anahí Torres Arias, Gabriela Siarri, Tomás Martín, Lucas Martín Videla, Analy Fernández Brizuela, Lucas Damián Vila Martinez, Jennifer Rumbo Escudero, Serena Agostina Cannizo, Facundo Alfredo Castillo, Noelia Salomón, Soledad Gómez, Susana Eberhardt y Alejandro Santillán.

Con los ojos de la gloria

¿Qué se observa en las imágenes? Pues, la cultura de la identidad y el espacio de lo público, aquello que son los que son: murales y muros, escuelas y alumnos, zanjones y basura, rostros y siluetas colectivas, carteles de Aparición con vida y del Tomba, la omnipresencia del cura Jorge Contreras, los amigos, los columpios abandonados, los árboles, siempre, los árboles y los pájaros, los amigos, otra vez, un Renault 12, flores y camiones, zapatillas, más murales, comedores y más amigos.

Con los ojos de La Gloria

Ciertamente, no sabemos qué habremos de dejar de valioso, cuando un fulano aburrido, nos dé vueltas a la manijita con la faja que sostiene nuestro ataúd en el parque de descanso; seguramente, poco y nada que catorce recuerdo de otros fulanos, que morirán en los años siguientes. Después, la perfecta nada, como broche de oro a cada una de nuestras estúpidas pasiones.

Con los ojos de la gloria

Sin embargo, estos humildes niños, en este barrio, saben que dejarán un libro que muestra y demuestra cómo han sido sus vidas, aunque, con ello, jamás vayan a tener la suerte de cambiarlas. Todos debiéramos vivir para hacer cosas así.

La cultura es la sonrisa del otro.

Ulises Naranjo

Con los ojos de la gloria

Opiniones (2)
19 de enero de 2018 | 02:58
3
ERROR
19 de enero de 2018 | 02:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tengo vecinos que provienen de haber pasado su niñez en el La Gloria, y son todos delincuentes ya adultos y cada una de las mujeres cargan con cuatro subsidios, perdón cuatro AUH cada una. Son diecisiete personas viviendo en una casa de dos dormitorios. Lo bueno, es que todavía respetan el código de ellos de no robar en la cuadra que viven. Además, todos los años salimos en familia tres vehículos hacia el sur por el acceso y cada enero de ida o vuelta, hemos recibido piedrazos que destruyeron vidrios y chapa y no hay nadie que se pueda parar y encontrar justicia. Estos niños de la nota, no tienen la culpa (todavía) pero el ámbito y convivencia con los delincuentes, tarde o temprano los levará a delinquir.
    2
  2. En el Barrio La Gloria hay que erradicar los delinkuentes que hay, que no deben ser tantos, pero que cometen muchos delitos. A nosotros nos rompieron el vidrio y el capot del auto, tirando piedras. A un amigo también. Solo con tenderles una trampa (un auto cualquiera, comun con policias dentro), se puede aprehender a esos ladrones. No entiendo por que NO QUIEREN hacerlo. Todo esto opaca las cosas lindas que puede haber en el Barrio
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos