La importancia del ascendente

El ascendente es el punto de partida para la individuación,que muestra un punto de una alta intensidad de la personalidad. El instante preciso de nuestra primera respiración nos dirá dónde está ubicado nuestro ascendente en grados y minutos.

El ascendente es el punto de partida para la individuación, para ser uno mismo. Muestra un punto de una alta intensidad de la personalidad, pero no de su totalidad.

El instante preciso de nuestra primera respiración (hora de nacimiento) nos dirá dónde está ubicado nuestro ascendente en grados y minutos.

Venimos de un mundo inconsciente, en el vientre de nuestra madre, en donde está todo unido y no conocemos los límites con el exterior, estamos en un estado prepersonal. A partir de ese instante que respiramos por primera vez es el comienzo para definirnos; poder ser únicos y especiales. Ese es el aprendizaje que nos pide nuestro ascendente, buscar como puntapié inicial esa forma distinta de ser individuo, es el nacimiento del YO, debiendo tenerse en cuenta el polo opuesto con quien se complementará para así definir esa distinción de los otros.

Imaginemos que somos actores que saldremos a escena, y que tenemos asignado un papel para actuar; del mismo modo es cuando salimos a la vida, mirando nuestra carta y tomando conciencia de nuestro ascendente conoceremos el puntapié inicial para actuar nuestro papel en esta encarnación.

En el ascendente y la casa 1 se pueden ver los rasgos físicos, principalmente en la carta se puede ver el signo que está en el ascendente.

La relación del ascendente con el resto de la carta y especialmente con el Sol es importante: si está apoyado y armonizado por planetas importantes o con aspectos armónicos beneficiará a la expresión más profunda, de otro modo se mostrará de un modo superficial e/o inconsciente.

El ascendente es una puerta que se abre y por donde entramos para conectarnos con lo externo, como sea nuestro ascendente será nuestra forma espontánea de salir y de comenzar; en cualquier esfera de nuestra vida. También los tránsitos por nuestro ascendente nos marcarán distintos comienzos y ciclos.

Como es el momento de nacimiento, quien nos acompaña e interviene en este evento es nuestra madre*; parte de esa energía zodiacal describe lo que ella estaba viviendo en ese instante, por lo que es bueno preguntar cómo fue nuestro nacimiento, ya que la descripción materna ayuda a discernir qué sentimientos, prejuicios y actitudes que tenemos, creyendo que son puramente nuestros, pertenecen a ese momento y el sentir materno. Al tener nuevos comienzos en nuestra vida, estarán impregnados de aquello que sintió nuestra madre en el parto y esa etapa de su vida.

La diferencia con la posición solar (fecha de nacimiento) es que el sol es el brillo vital en nuestra personalidad, el ascendente es la forma de afirmar ese brillo del sol.

Ascendente en Aries

El deseo de la madre* es de tener una identidad clara. Situaciones de esa etapa de la vida le pueden haber hecho sentir enojo, agresividad, sentimientos de frustración. La necesidad de este ascendente en el nacido muestra en los inicios deseo de tener un lugar claro, un espacio o territorio, muestra cierta forma aguerrida, conquistando siempre un nuevo espacio. Debe aprender a superar frustraciones e impaciencia. Rasgos angulosos y definidos en el rostro.

Ascendente en Tauro

En la madre* está la necesidad de valorarse, el punto focal de esos valores tiene que ver con el cuerpo, con el deseo de ser estimada por todo el grupo familiar. Puede ser algo lento el parto y el proceso de nacimiento. Para el nacido con este ascendente los conceptos de valor pueden variar, pero el cuerpo y trasmitir a través de este una capacidad para sentirse querido. Aprender del disfrute de los sentidos sin caer en la pereza o falta de voluntad cuando los demás no lo aceptan o valoran. Rasgos de armonía y belleza en su rostro.

Ascendente en Géminis

La madre* está en una etapa de cambios, hay incertidumbre y dudas, también puede ser prioridad un estudio, actividad de enseñanza o aprendizaje. Quien tiene este ascendente siempre está conquistado un nuevo conocimiento; las relaciones y la comunicación afirman su identidad. Rasgos físicos: sonrisa natural, mirada vivaz, se ven más jóvenes que su edad cronológica.

Ascendente en Cáncer

La madre* está en etapa de afirmar la familia, determinando como una prioridad la casa hogar determinación donde asentar raíces. Para el que nace con este ascendente, la madre es un tema importante, se afirma en su maternidad o cuando arma su propia casa y/o familia. Rasgos de la cara redondeada, mirada sensible y agradable.

Ascendente en Leo

Esta mamá* del que nace con este ascendente está deseando reconocimiento y espera con muchas ansias la llegada de su bebe, necesita demostrar algo, proyecta sobre su hijo el valor de ser especial. Este ascendente pide definiciones claras de personalidad y estilo, crear una imagen que sea reconocida y valorada por otros. Los rasgos son de una postura altanera, con importante cabellera.

Ascendente en Virgo

Esta madre* siente que estar al servicio de los demás le dará satisfacción, se dedica a algún tipo de servicio, trabaja con mucha dedicación; el tema de salud para sí misma y su bebé es muy importante. El que nace con este ascendente siempre inicia con timidez y diciendo que no está totalmente preparado para esta nueva propuesta. La consigna en este ascendente es aprender a servir sin sufrir, sin expectativas de perfección. Cara angulosa de ojos pequeños y nariz importante.

Ascendente en Libra

La madre* está afirmando su relación de pareja, es posible que ese momento sea importante para equilibrar las diferencias de matrimonio, sociedades y relaciones en general. Para quien nace con este ascendente, sus inicios son expectantes con los otros, siempre le importa la mirada de los demás. Sus facciones son agradables, con una mirada algo distante y con una sonrisa que se dibuja en su rostro con alguna particularidad.

Ascendente en Escorpio

La madre* está pasando por una crisis personal importante, es posible que dentro del entorno familiar o social hechos dramáticos alteren sensiblemente. Para quien tiene este ascendente cada comienzo es vivido con una intensa ansiedad por miedo a lo dramático. Cuando acepta su intensidad comienza a transformar su vida. Mirada intensa y profunda traspasa con su magnetismo.

Ascendente en Sagitario

La madre* ve con una sensible creencia el momento que vive, busca ir mas allá, posiblemente en ese momento haya estado programando un viaje o estudio para su futuro. El que tiene ascendente en este signo está siempre iniciando nuevas búsquedas, los viajes, el llegar más lejos en su propuesta constante. Lo más evidente de este ascendente es su voz fuerte y una gran carcajada que nadie puede dejar de escuchar.

Ascendente en Capricornio

La madre* vive con mucho miedo o siente que no tiene todo lo necesario para este momento, es posible que su profesión tampoco le de el descanso que necesita en un embarazo y parto que puede ser dificultoso, o se dé un retraso cronológico. El que tiene ascendente en este signo tiene mucha más responsabilidad de la que puede realizar desde muy pequeño. Tiene que aprender a disfrutar y hacerse cargo de lo que corresponde, nada más. Se ven como muy maduros o de más edad por ser sumamente serios y responsables.

Ascendente en Acuario

La madre* está en esta etapa de su vida en busca de su libertad o independencia, su mente está creando algo especial para este parto. Quien nace con este ascendente necesita de libertad, su capacidad creativa es su afirmación, tendrá que aprender a confiar en algunos sistemas para desarrollar su amplia capacidad de independencia y libertad. Ojos alegres de amplias cejas. Se diferencian por usar accesorios de varios colores.

Ascendente en Piscis

La madre* está pasando por una situación confusa, o no sucede lo previsto para ese momento de su vida. Una alta sensibilidad espiritual y de conexión divina se manifiesta en este momento. Quien tiene este ascendente siente que todo puede diluirse en sus inicios de cada etapa de la vida, cada intento de afianzar su vida deriva en otro espacio no programado. Tiene que buscar una estructura para poder navegar con su sentir afianzándose en la tierra. Ojos ensoñados y dulces acarician con la mirada. 

Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 10:46
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 10:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"