La Universidad Champagnat entregó el doctorado Honoris Causa a Julio Le Parc

La institución, además de destacar al artista oriundo de Palmira, organizó un dialogo exclusivo entre el destacado y dos periodistas: "Un acercamiento a la vida y obra del artista mendocino".

El  lunes 27 de noviembre, el destacado artista mendocino Julio Le Parc recibió  de manos del rector de la Universidad Champagnat; Raúl Mercau, el Doctor Honoris Causa por su invaluable trayectoria y aporte al arte y a la cultura. 

"En este momento nos acompaña una gran emoción, la de tener a Julio Le Parc entre nosotros. Hacerlo en este lugar, la biblioteca de la Universidad, también es un honor, porque los libros tienen magia. Leer es establecer una conversación personal con el autor del libro y eso es lo que vamos a hacer hoy con nuestro homenajeado Julio", afirmó Mercau.

"A través de la entrevista que le realizarán los periodistas mendocinos Andrés Gabrielli y Carlos Hernández, vamos a recibir toda la historia y las enseñanzas que Le Parc tiene".

En una mesa académica en donde, como dato de color, tuvo presencia una bandera del Club Atlético Palmira -el equipo de fútbol de la infancia de Le Parc-, acto seguido se entregó el diploma con el mencionado reconocimiento.

"Recuerdo Palmira con importancia y amor: gran parte de los años de mi niñez y adolescencia los viví allí: hasta que me fui a Buenos Aires. Allí empecé a crear", dijo el maestro. 

"Yo no se si nació un artista, pero en mi niñez nació un curioso. Un chico con la inquietud de hacer cosas. Yo con mi hermano fabricaba juguetes, inventaba cosas con maderitas, cartones, etc. Recuerdo incluso los avioncitos que armábamos y los dibujos para las fiestas y efemérides que me hacía hacer la maestra en el pizarrón porque pensaba que era mejor que los otros", relató el creativo mendocino.

"Una de esas maestras fue la que le dijo a mi madre que tenía que dedicarme al dibujo", aseguró.

IMG 9749

  "Lo que nosotros le otorgamos es mínimo al lado de lo que usted nos deja como persona y como artista", le dijo el rector a Julio Le Parc.  


Por supuesto, Julio Le Parc agradeció la distinción y manifestó que siempre agradece los reconocimientos de su provincia. "Valoro las personas, los paisajes y la gente que me formaron: las felicidades, las dificultades, mi madre, la gente del barrio...". 

Así se dio comienzo al dialogo "Un acercamiento a la vida y obra del artista mendocino", en la biblioteca de la Universidad Champagnat frente a los admiradores del gran maestro.  

Más acerca del artista 

 Julio Le Parc nació en Mendoza en 1928. Artista revolucionario e innovador, contribuyó con sus obras al arte cinético y óptico. Hijo de padre ferroviario, vivió hasta 1942 en la ciudad de Palmira, luego se trasladó a estudiar Bellas Artes a Buenos Aires y desde 1958 reside en París, ciudad donde abandonó los medios tradicionales y clásicos de la pintura para experimentar con resonancias, movimientos rotatorios y giratorios, reflejos, luces y sombras. Fundó escuelas de arte e investigó sobre lo visual, el movimiento y los colores, creando junto a otros vanguardistas argentinos y franceses la nueva tendencia del arte cinético.

Las obras cinéticas de Julio Le Parc son piezas realizadas con materiales industriales que incluyen el factor sorpresa, el movimiento y la transformación producida, en muchos casos, a partir de la manipulación por parte del espectador. Le Parc tuvo siempre una actitud crítica frente a la concepción de la obra de arte estable y definitiva. Esta perspectiva lo condujo a experimentar con la luz y el movimiento; ya sea ilusorio, como el creado por efectos ópticos, o real, como el generado por motores. Sus experiencias ópticas comenzaron con pinturas que presentaban secuencias progresivas de formas, posiciones y colores, generando inestabilidad visual.

En la década de 1960 participó en la fundación del GRAV (Groupe de Recherche d´Art Visuel) junto con Horacio Demarco, Francisco García Miranda, Horacio García Rossi, François Molnar, François Morellet, Sergio Moyano Servanes, Francisco Sobrino, Jöel Stein y Jean-Pierre Yvaral.

Una de las preocupaciones básicas de GRAV fue motivar la participación activa de un público nuevo, no especializado. Buscaban que cada espectador interpretara libremente las propuestas y que esa libertad los impulsara a reflexionar sobre la situación cotidiana de dependencia en la que podrían encontrarse, aspecto que para Le Parc siempre fue el carácter político de su trabajo.

El carácter experimental de la obra de Le Parc interesa no solo porque las propuestas experimentan con materiales y procedimientos, sino porque proponen experiencias renovadoras de la recepción artística tradicional. Por ejemplo, las obras de arte óptico basadas en estudios acerca de las ilusiones y los efectos ópticos de determinadas figuras y de los cambios en la percepción producidas por el movimiento del espectador o por los cambios de incidencia de la luz.

A partir de 1964, Le Parc comenzó a incorporar micromotores en sus obras, con lo cual comienzan a aparecer botones que el espectador puede pulsar para hacerlas "funcionar". 

Otras experiencias desarrolladas por Le Parc son aquellas que se basan en el desplazamiento del espectador. Por ejemplo, un panel de láminas reflectantes; el espectador se descubre fraccionado y multiplicado junto a otros espectadores y objetos del entorno. A esta serie de experiencias corresponde el Espejo en vibración que es una placa de metal pulido de 200 x 50 cm. Cuando se pulsa un interruptor, un motor le imprime un movimiento que la hace alternativamente cóncava y convexa, de manera que el reflejo del espectador se achica y se agranda sucesivamente, lo cual provoca risa. Estos elementos y otros parecidos fueron utilizados de diversas maneras en las Salas de juego realizadas por el GRAV cuyo embrión estaba en la Bienal de París en 1963.

Las Geometrías dinámicas, obras de arte web que pueden verse en el sitio de Julio Le Parc están inspiradas por los trabajos de Julio Le Parc de los años 50 pero fueron desarrolladas por su hijo Juan Le Parc.  

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho