¡Al fin! La ciencia revela por qué nos gustan tanto las papas fritas y el pan

Si tus ojos brillan cuando te dicen "papas fritas", entonces esta nota es para vos. 

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.


Si a algo no nos podemos negar es a comernos unas deliciosas papitas fritas, ya sea con la hamburguesa o solas; pero nunca nos faltan. De hecho, pueda que estas sean de tus snacks o comidas rápidas favoritas. 

Lo más curioso de todo es que, este tipo de comidas, no nos llenan y menos nos satisfacen. Pareciera que pudiéramos comerlas unas tras otra sin sentir mayor cambio o saciedad. 

Papas fritas

La ciencia tiene una respuesta super clara ante nuestro cuestionamiento, y es que comer pequeñas raciones de algo no elimina el hambre, sino que activa las partes de nuestro cerebro que gestionan el apetito. "La vista, el olor o el gusto de algo de comida detona la respuesta cefálica de la comida", según explica la doctora Belinda Lennerz, endocrina del hospital infantil de Boston y la Escuela Médica de Harvard. 

He aquí la respuesta a todo... Cuando empezás a comer papas fritas, aunque te hayas propuesto no pasar de 10, no puedes parar y querrás una tras otra. 

Incluso, te las terminarás y querrás más. Y no solo nos ocurre con las papitas fritas, si no también ocurre lo mismo con el pan y también con el queso. 

Papas fritas sal

Un estudio publicado en The Journal of Nutrition explicó recientemente por qué no puedes soltar la bolsa de chips: la sal. En la investigación, sometieron a un amplio grupo de personas a la misma dieta que solo tenía diferencias en la cantidad de sal. 

Llegaron a la conclusión de que la sal incita a la gente a ingerir un 11% más de comida y calorías. 

Incluso aquellas personas sensibles al sabor de la grasa, afortunadas que así logran comer menos alimentos altos en grasa, cuando se enfrentaban a comidas con más sal tomaban la misma cantidad que todo el mundo. 

Sal

Es decir, la sal es ese sabor al que no podemos resistirnos y que incluso crea cierta adicción, aunque sea momentánea. Por otro lado, también los dulces resultan ser comidas que nos promueven a comer más y más... El tálamo y el hipotálamo se mantienen activos después de ingerir dulces, y por eso una galleta o un bollito a media mañana o media tarde sólo conseguirá que tengas más hambre. 

Ahora que ya lo sabes, busca comidas que de verdad te satisfagan y sacien tu hambre voraz.