Deportes

Selección argentina: sumar talentos no es sumar buen fútbol

Como en una especie de paradoja, la Selección Argentina de Basile suma en sus filas a algunos de los mayores talentos del mundo, aunque con la deuda de demostrarlo colectivamente dentro de la cancha.

La pregunta recurrente podría ser: ¿Qué le falta a esta Selección para demostrar buen juego más allá de los resultados?.

Si cualquier habitante de nuestro territorio armara su Selección ideal, posiblemente no sería, en cuanto a nombres, muy distante de la que hoy conduce tácticamente Alfio Basile.

¿Es una obviedad decir que el plantel blanquiceleste está conformado con los más sutiles jugadores nacionales? Posiblemente no, pero algo dice que a esta Selección le falta algo. Y simplemente es el juego vistoso, lúcido y sugestivo para el hincha argentino; ese mismo que a lo largo de la historia rica de nuestro fútbol llamó la atención del espectador y se contagió del juego seductor.

Argentina no viene haciendo buenas eliminatorias mundialistas y hasta la tabla de posiciones lo resalta. Marcha con la tranquilidad de saber que sería prácticamente imposible y bochornoso el no ir a Sudáfrica 2010.

La falta de un referente de área preocupa, aunque no llega a ser el déficit principal. La ausencia de Hernán Crespo deja vacante un lugar que sólo ha tenido dos propietarios en los últimos 20 años, el mismo ex jugador de River y el histórico goleador Gabriel Omar Batistuta.

El enganche sigue sin engancharse y eso tambíen juega un papel predominante en este esquema del Coco con un enlace bien definido. Riquelme no atraviesa su mejor momento y Argentina sufre la ausencia del pensante a la hora de hilvanar una jugada en tres cuarto de cancha.

La defensa parece haber encontrado el camino con dos zagueros centrales bien definidos y en buenos momentos personales como lo son Nicolás Burdisso y Martín Demichelis. El juego por las bandas no logra el óptimo nivel, especialmente por el sector izquierdo, con la aparición de Gabriel Heinze, en una posición en la cual no se logra adaptar. El defensor del Real Madrid falla en la proyección y es deficitario a la hora de contrarrestar un avance adversario.

Pero más allá de las especulaciones tácticas, algunos dirán, tal vez, de qué sirve ganar estas mediocres eliminatorias si después a la hora de jugar el Mundial nos volvemos en el primer avión. Ejemplos sobran de acuerdo a este pensamiento. Recordemos la excelente etapa de Marcelo Bielsa para luego marcar sólo dos goles en Corea – Japón y volver rápidamente sin gloria y con pena, además de haber caído frente a Inglaterra en la fase de grupo.

O porqué no acordarse también de los ciclos de Daniel Alberto Passarella o José Pekermán, ambos realizando aceptables eliminatorias y finalizando el recorrido en cuartos de final sin el único objetivo posible: la obtención del campeonato del mundo.

También se puede decir que esto tiene poco que ver con la realidad de esta Selección. Simplemente es un ejemplo que delata la poca importancia de esta fase con respecto a lo que vendrá en poco menos de dos años.

Recién con Uruguay en el Monumental el resultado positivo se volvió a dar luego de diversos empates que pintaban de de cuerpo y alma el escaso nivel futbolístico ofrecido por Argentina.

La consigna es llegar a consolidar el juego que tendrá que explotar en el máximo evento deportivo del planeta fútbol. Pero para eso habrá que empezar por demostrar granitos de certezas en el inmenso desierto de las dudas que hoy por hoy tiene el cuerpo técnico nacional.

Una nueva posibilidad de reivindicarse se le abre al Coco ante el Chile de Marcelo Bielsa. Lo concreto es que las eliminatorias cruzan el Ecuador, y el fútbol sigue sin asomar…
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|13:27
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|13:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016