Deportes

Guzmán tuvo su tarde de paz en Tucumán

El arquero de Independiente parece afirmarse en el puesto. Ante Atlético Tucumán cumplió un buen desempeño. "La confianza que me han dado los técnicos ha sido fundamental" aseveró .

Arquero de acción y reacción. Bajo estos conceptos se respaldó Nahuel Guzmán para cumplimentar una  actuación eficiente en el duelo vivido horas atrás con Atlético Tucumán.

El Rasta se desenredó de algunos enmarañamientos acontecidos en pleitos anteriores y a ritmo desenfrenado “regateó” cada acorde discordante que le ejecutaban desde la banda de enfrente.

La solidez en las maniobras desencadenadas por los atacantes adversarios fue su “pipa de la paz” para sus compañeros que entendieron tener al “Dios Bob” ese domingo ardiente en el escenario hostil del Decano.

Tras su deber cumplido y con paso cansino el “uno indiscutido” de Bolado y Carbini se acercó a contar esta experiencia notable de lo que parecía ser el atardecer de un día agitado pero terminó siendo un “canto a la felicidad”.

Dijo el uno: “Esta cancha es muy difícil, el día estaba muy pesado para los dos equipos, pero merced al buen trabajo de todos logramos un punto muy importante ante Atlético que esta bien armado y tiene buen fútbol”.

Mecía su mano por el cruce de pelos desaliñados y seguía contando el guardameta: “Los periodistas dirán si este fue mi mejor partido, yo he conseguido ir ganando mucho en la confianza y ese me pone contento.

Venía de dos partidos donde no me convertían y eso era algo bueno, pero tuvimos una desconcentración y nos empataron, pero dejamos todo para mantener el gol a favor y tratar de traernos los tres puntos”.

Llegaron mas grabadores y los lápices seguían marcándose sobre las hojas. Guzmán contestaba: “Creo que el equipo se está ensamblando pieza por pieza, va apareciendo el juego que siempre quisimos y mostramos una actitud permanente, aguantamos los embates de ellos en el primer tiempo, generamos situaciones para aumentar”.

El micro con los jugadores ya iba emprendiendo la retirada del estadio, pero el “uno” no paraba de contestar preguntas: “Yo nunca tuve dudas de ser el arquero, estaba tranquilo que venía haciendo las cosas como quería, hay acciones que uno no puede evitar y eso está claro, pero la verdad creo que los periodistas son los que ponen en duda un jugador y yo ante eso trato de estar al margen”.

Las barras de contención que dividen prensa de jugadores se movía y las palabras del arquero de Independiente seguían fluyendo: “Siempre que hay un cambio como el de los técnicos hace bien a un grupo, no por la forma de trabajo sino porque se le cambia la cara al que viene recién llegado al club.

Ellos consiguieron motivarnos y darnos fuerzas para encontrar el camino y los resultados han ayudado para que nuestro presente sea importante.  La confianza es mutua y entre todos vamos a llevar al equipo más arriba”.

Después se fue, sonriendo plácidamente y tarareando alguna canción del mítico Marley que con los dedos en “v” lo dejaba entrar otra vez en su mundo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|09:04
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|09:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016