Deportes

Carbini y el sueño de todo dirigente

Pocos directivos se animan a blanquearlo, y son menos los que se atreven a encarar la aventura. Pero a la gran mayoría de los hombres que dirigen los destinos de un club le gustaría ser el técnico del equipo de sus amores. En Independiente Rivadavia pasa eso, hasta el momento con buenos resultados.

Mil veces se acostó a dormir soñándose entre los once que saltarían a la cancha. Al otro día se encontró tras la tela desgarrándose la garganta. Los veinte abriles pasaron y en alas de sus sueños, siguió en el camino.

En la platea dio más de un grito intentando ordenar el equipo, parándose y gesticulando como aprendió por televisión, pero tras el pitazo final no se guardaba en los vestuarios. Seguía con su vida.

El dirigente del fútbol nuestro, como el de cualquier latitud del planeta, administra desde afuera los destinos de la institución. Pero por lo general sueña con calzarse el buzo y la gorra para dar indicaciones pegados a la línea de cal.

Cuántas veces Eduardo Carbini habrá pensado el equipo titular de su querido Independiente Rivadavia, y al otro día, con los suplementos deportivos en la mano, confirmaba sus ideas. Lejos de cuestiones extradeportivas, hay que reconocer que el dirigente azul devenido en entrenador está cumpliendo el sueño de todos los amantes del fútbol.

El berretín del futbolista de potrero, la locura de todo hincha de poder ordenar y trabajar en pos del crecimiento deportivo de su cuadro. Lo está llevando a cabo el director comercial de Canal 7. Un hombre que esta ligado al fútbol por su pasión, pero que nunca jugó ni dirigió profesionalmente.

Cuando muchos dirigentes quieren digitalizar el trabajo de un cuerpo técnico y manejan el destino del equipo desde las sombras, Carbini hizo todo lo contrario. Tras la salida de Trotta, se puso al frente del barco, con Aldo Bolado a su lado.

Aunque tras esa posibilidad también emerge otra completamente distinta: que sea sólo otro eslabón de la cadena de mando y responda a inquietudes de dirigentes que no se animan a blanquear la situación.

De igual manera, es para destacar la poca importancia a los comentarios que tuvo la dupla que está encarrilando a Independiente. No temieron al desafío ni a las voces de los contras que los tildaron de "caraduras". Tomaron un equipo golpeado y en cuatro partidos no conocen la derrota. Dos empates fuera de casa y dos triunfos en el Gargantini. Media inglesa para un equipo que mantiene intacta su intención de ascender.

Si la dupla cumple su objetivo de salvataje Azul, si Carbini es un dirigente valiente que agarró el toro por las astas o un simple súbdito que se alimenta de órdenes de terceros. Eso se sabrá con el tiempo o tal vez nunca lo sepamos.

Pero hay algo que es innegable: el empresario está cumpliendo el sueño de todo futbolero y hoy se florea orgulloso por la canchas del país siendo uno de los técnicos de Independiente Rivadavia.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:32
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic