Mañana se reanuda el juicio a Grassi y comienzan los trámites para la pericia médica

El tribunal autorizó el jueves pasado, durante la última audiencia de la semana, que al padre Julio César Grassi se le realice una pericia médica para corroborar la descripción del cuerpo del religioso que realizaron las presuntas víctimas. Además, mañana declararán algunos testigos aportados por la querella y la fiscalía.

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón que juzga al sacerdote Julio Grassi por 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores reanudará mañana las audiencias, cuando está previsto que declaren testigos de la querella y la fiscalía y comiencen los trámites para realizar una pericia médica al cura.

El tribunal autorizó el jueves pasado, durante la última audiencia de la semana, que a Grassi se le realice una pericia médica para corroborar la descripción del cuerpo del religioso que realizaron las presuntas víctimas.

Los tres miembros del Tribunal no permitieron la extracción de semen al imputado ni la revisación de sus glándulas mamarias tal como había pedido la querella, aunque si dispusieron el resto de los procedimientos.

De esta manera, la pericia incluye la revisación del torso y espalda del cura para revisar si tiene lunares o pecas y si sufrió algún tipo de decoloración de los mismos o extirpación.

Además se determinará la presencia y características de la vellosidad pectoral y púbica, su coloración y las posibles maniobras depilatorias o de decoloración en la misma. 

Juan Pablo Gallego, abogado querellante que representa al Comité Argentino de Seguimiento de los Derechos del Niño (CASACIDN) y quien pidió la pericia al cura dijo que la resolución del Tribunal "cumple con todas nuestras expectativas". El abogado destacó que se trata de "una prueba científica que se utiliza habitualmente para estos casos de abuso" y manifestó que la medida "reafirma el círculo probatorio en contra del cura".

Ricardo Malvicini dijo que aceptaron que su defendido se realice la pericia porque el Tribunal sólo concedió cuatro de los puntos que había pedido la querella.

"Si el Tribunal hubiese aprobado toda la solicitud de Gallego nos hubiéramos opuesto, pero los jueces remarcaron que era improcedente y que por una cuestión de recato hacia un sacerdote no autorizó el resto de las medidas, tal como nosotros lo habíamos planteado en su momento", dijo Malvicini.

Mañana declararán algunos testigos aportados por la querella y la fiscalía, como terapeutas y asistentes que estuvieran cerca de los tres jóvenes denunciantes de abuso sexual.
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 19:20
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 19:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial