Un día con... Emiliano Giovanetti

Las Femme pasaron un día con el joven joyero mendocino. Con tan solo 28 años, Emiliano es un referente en su rubro. ¿Cuál es su secreto?

 Porque nos encantan los emprendedores, esta vez invadimos la intimidad del joven joyero Emiliano Giovanetti, que con tan solo 28 años de edad se convirtió en un destacado empresario del rubro: bienes de lujo. 

Trabajando en familia, atento a cada detalle, amado por sus clientes, Emiliano es un gran ejemplo de que los sueños se cumplen. 

Te contamos cómo es su día y cómo trabaja para "ser el mejor". 

Fiel a la frase, "el que madruga Dios lo ayuda", Emiliano arranca su día a las 6 a.m. y pasa por el taller a controlar la producción de joyas antes de abrir su local de la Barraca Mall. "Me tomo tiempo para tomar mate, de hecho paso por la casa de mi amiga Mariana antes de abrir". 

GIOVANETTI

Emiliano ama tomar mate con sus amigos, su novio y su familia. 

El joven es fanático de asesorar a sus clientas, por eso pasa gran parte del día en la joyería. "Los días que no voy a trabajar me siento mal. Necesito ese momento en el que me conecto con la gente", dice Giovanetti. 

Al mediodía, Emiliano hace una pausa para almorzar aunque nos confiesa que es fanático de la cocina. Sabe cocinar pastas, carnes y agasaja de esa manera a la gente que más quiere.

En mi vida priorizo la tranquilidad. Encuentro tiempos para hacer mis cosas personales y me permito tomarme espacios durante mi trabajo. ¡Sino te volvés loco!

¿Cuál es el secreto de atender bien a un cliente? "Tomarse tiempo", respondió Emiliano mientras tomaba mate con las Femme. "Necesito estar bien mentalmente para poder vender, si ese es mi objetivo". 

GIOVANETTI

Emiliano con su mejor amiga Mariana Herbst y su novio Ariel Santos. Coca, su perra, también ocupa un lugar importante en su vida.  

Además, el protagonista confesó que hace un año trabaja con toda su familia. "La tranquilidad que te da tener a tu familia (mamá y dos hermanas) trabajando para vos, es única. Se trata de desconectarte con facilidad". 

GIOVANETTI

En sus momentos libre Emi se conecta con la naturaleza.

El secreto de un apasionado 

Este emprendedor se fecundó a los 13 años de edad. Giovanetti tenía dos trabajos y ayudaba a su familia desde adolescente. De hecho, resaltó durante varios momentos que siente "que todo en esta vida le ha costado el doble". "Me he sacrificado desde muy chico", manifestó. Pero pese a eso, a los 15 años ya tenía claro a qué quería dedicarse.

Emiliano trabajaba como mozo en el Club de Campo de Maipú y mientras atendía a Guillermo Cordero, el dueño de Tersani (Palmares), le pedía trabajo. "Desde chico yo ya sabía que quería trabajar ahí", cuenta. 

Recién con 18 años de edad, Giovanetti se consagró en Tersani, pero no era uno más del montón. "Ganaba premios como el mejor vendedor del interior y yo aspiraba a ser el mejor del país".

Cinco años después, fue convocado para trabajar en Buenos Aires para la línea internacional Swarovski. 

 "Tuve cinco entrevistas en Austria, donde hablábamos español e inglés, y finalmente me eligieron para vender en Galerías Pacífico de Buenos Aires, pero no duré ni un mes", confesó y añadió: 

"Soñaba mucho con ese momento, pero no era lo que realmente quería. Porque quería ser propietario de una boutique de joyas". 

Con 22 años Emiliano sintió mucha frustración, pero sus sueños lo ayudaron a aclararse. "Soñaba con la pared de mi joyería, me veía ahí, donde hoy estoy", reveló. 

Meditar para cumplir un sueño

Durante sus meditaciones, Emiliano lograba ver su joyería. Se imaginaba en detalle cómo sería, pero se sentía muy lejos de alcanzarlo. "Pero empecé a trabajar para conseguirlo. Aunque estuve 8 meses sin trabajo", manifestó riendo. 

Al tiempo consiguió un trabajo que lo ayudó a juntar el dinero para emprender su propio negocio. 

GIOVANETTI

Las clientas de Giovanetti piden ser asesoradas por Emiliano.

GIOVANETTI

La plata viene sola, lo que nunca hay que perder es el foco. Porque es nuestra fe la que nos ayuda a cumplir nuestros sueños, y por supuesto las ganas que uno le pone a las cosas".

GIOVANETTI

Perseverante y apasionado 

Aunque Emiliano siente que ya cumplió su gran sueño, considera que esto es recién el comienzo. De hecho, su guía es la emoción... "No hago nada que no siento hacer", afirma. 

Siempre digo que me encantaría que todos podamos vivir de lo que amamos, porque no hay cosa más linda que hacer lo que realmente nos apasiona.

Para romper con la rutina, el entrevistado enfatiza en su gran "problema". "Salgo a comer mucho afuera: desayuno y ceno en restaurantes. Así no me puedo cuidar", cuenta bromeando. 

En línea


Giovanetti 1
Giovanetti 2
Giovanetti 3

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 20:59
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 20:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"