Carina Onorato Bulat: "La vulnerabilidad tiene mala prensa"

La periodista -viuda de Tomás Bulat- llega a Mendoza con su conferencia "Ocho decisiones para brillar". Antes, compartió una charla intima con MDZ Femme y habló acerca del dolor, el amor y la actitud emprendedora.

 Considerando la emoción que genera el recuerdo de Tomas Bulat en esta emprendedora, la interrogamos para conocer por qué se considera una "pulidera de diamantes", qué la inspiró para dar inicio a estas conferencias y cómo lleva su vida con este dolor. ¡Una charla imperdible!

SkbMolm07x 930x525

-Hemos escuchado en algunas entrevistas algunas declaraciones de tu persona que decían: "Tomás Bulat cambió mi vida para siempre" o "Él no me perdonaría que me tire en la cama a llorar el resto de mis días". ¿Creés que el dolor fue tu inspiración, tu motor o tu impulso para consagrarte como una verdadera emprendedora que ayuda a los demás a brillar?

-Cada circunstancia que nos presenta la vida es una oportunidad. Depende de nosotros en qué la convertimos. El dolor, como el amor, es un inexorable. Lo que despierte en nosotros, o mejor, lo que nosotros seamos capaces de hacer surgir a partir de ello será nuestro camino. Único, diferente y a veces por cierto, maravilloso.

Emprender, para mi, es una actitud vital. Es soñar, poner la pasión, la cabeza, el cuerpo, a un proyecto capaz de hacernos vibrar. De dejar una huella.

La vida es eso, un manojo de amor y dolor, y risa, y latido y sueños, construir nuestra propia versión con la materia prima que nos toca es el desafío.

- A través de tu profesión y de tu experiencia de vida, ¿en qué situaciones cotidianas encontraste razones para brillar?

-Si brillar es estar conectados con lo que somos, si brillar es inspirar a otros, si brillar es disfrutar de lo que hacemos, si brillar es potenciar cada oportunidad de la mano de otros, si brillar es encontrar el sentido a cada día, entonces, desde que tengo memoria. Como cada uno de nosotros. A veces, cometemos el pecado de olvidar mirarnos, mirarnos con amorosidad, con compasión, con fe en nosotros. Cuando eso ocurre, nuestro único objetivo debería ser un viaje a redescubrirnos. A reconocernos con esas marcas nuevas, para continuar el viaje.

Nos ocurre seguido eso de disociarnos, de pensar que somos seres familiares por un lado, sociales por el otro y profesionales por el otro: nada más lejano. Somos seres integrales. En el trabajo, en el hacer cotidiano, nuestra pasión es fundamental para disfrutarlo, hacerlo bien, y seguir creciendo. Por supuesto que con la pasión no alcanza, pero sin ella, nada es posible.

- ¿A las mujeres nos cuesta más?

-Decir que sí o que no, incluyendo un colectivo imaginario que contiene a todas las mujeres es una simplificación. Vos, tus lectoras, yo, mi amiga de la infancia, la cajera del supermercado, la súper modelo de tapa de revista, tu abuela, la madre adolescente que no puede terminar el colegio, la científica del CONICET, la maestra rural, la abogada defensora de derechos humanos, la oficial de policía... cada una de nosotras paga diferentes costos y tiene distintas oportunidades. Y muchas, muchas, demasiadas, a veces ni siquiera llegan a alcanzar una oportunidad. Mirar la realidad con nuestros únicos anteojos, medir las distancias desde nuestros zapatos, pensar que podemos extrapolar nuestra propia experiencia, muestra una miopía severa, una falta de empatía que causa dolor y atenta contra nuestro sentido como especie. Debemos ser capaces de reconocernos en los ojos de la diferente, para conectarnos y caminar juntas, para abrir las puertas que podamos, para acompañar a las que vienen detrás y sostener a las que nos abrieron el camino.

-¿Qué es lo que creés que nos paraliza, nos oscurece o esconde? ¿Por qué es tan difícil encontrar "eso" que nos hace brillar?

-No, no es difícil brillar. Para nada. 

Lo difícil es el primer paso, el que nos permite pararnos frente al espejo y mirarnos en carne viva.

Una vez que somos capaces de hacer eso, ya nada nos podrá detener. La vulnerabilidad tiene mala prensa. Pero para mí es la forma imbatible de la fuerza, la que nos permite llorar y volver a empezar tantas veces como sea necesario. La que nos habilita a pedir ayuda. La que nos valida a cuidarnos mutuamente, a temblar de temor y a gritar ante la injusticia.

Todos deseamos reír, vibrar, desear. Todos deseamos ser plenos. El momento en que nos damos cuenta que eso solo es posible con otros, ya no hay marcha atrás. Solo resta compartir nuestro brillo con los demás.

- ¿Cuáles fueron las razones que te llevaron a querer "pulir diamantes" como vos decís en tus conferencias?

-Una razón absolutamente egoísta: nada me ilumina mejor que el brillo ajeno, nada me nutre más, me hace más feliz que cuando el otro florece, y aún más cuando lo hace porque toqué de algún modo, por mínimo que sea, esa fibra exacta.

-¿Cómo hacemos para adquirir esa cuota de suerte que siempre necesitamos?

-Suerte... la suerte llega cuando trabajamos, pedimos ayuda, ofrecemos la nuestra, tendemos redes, amamos, damos, nos esforzamos, soñamos, creemos. Lo cierto es que puede ocurrir que aunque nos ocupemos de eso, la suerte nunca llegue, lo que si es seguro es que ni siquiera notaremos su ausencia, ocupados en construir nuestro propio destino.

-¿ Por qué decís que haber tomado la decisión (en una época de tu vida) de dedicarte exclusivamente a tu familia, fue la mejor de tu vida?

-Porque necesitaba expandirme desde ese lugar. Necesitaba concentrar mis sentidos en ese lugar nutritivo y único. Porque además siempre supe que nada es para siempre. Por eso intento, intenté antes y lo seguiré haciendo, vivir intensamente cada espacio que se presente.

Hoy mi familia es un nido lleno de amor, de energia, de proyectos. Se supone que el dolor da lecciones vitales, sin embargo, estoy convencida de que es el amor el que nos enseña a valorar aún más cada paso, cada abrazo, cada risa. El dolor es inevitable, pero no imprescindible. 

Lo único imprescindible es el amor, el que nos permite seguir creciendo.

- Alguna actividad que quieras proponerle a nuestros lectores para comenzar a brillar...

-Dar. Amar. Soñar. Y trabajar apasionadamente siempre. Por, para y con otros.

El Centro de Emprendedores UDA tendrá su primera feria destinada a hacer visible los diversos emprendimientos de egresados, actuales alumnos y mendocinos.

Se realizará el 26 de octubre desde las 16 hasta las 21 en el Patio Central de la Universidad del Aconcagua y durante la jornada cada uno de los emprendedores tendrá su propio stand donde comercializará sus productos y/o servicios.

La feria es abierta al público y no tiene costo.

Andrea Nallim, directora del Centro de Emprendedores de la Universidad, organiza la jornada junto a Links Eventos y Comunicación y Ana Rusticcini, capacitación y eventos.

En paralelo, el mismo día desde las 19 también se puede asistir a la presentación de "8 decisiones para brillar" a cargo de Carina Onorato Bulat en el Auditorio de la UDA. La participación de esta charla es sin costo pero requiere inscripción previa porque los cupos son limitados.

Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 07:39
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 07:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"