¿Por qué hoy todas deberíamos llevar un lazo rosa?

El 19 de octubre celebramos el Día Contra el Cáncer de Mama y durante todo el mes fomentaremos la sensibilización del mismo. ¡La prevención es el mejor tratamiento!

El 19 de octubre se celebra el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de Mama, una cruzada global a favor de la prevención y la concientización. En este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dedica, íntegro, a la lucha contra este tumor. 

Hoy todo se viste de rosa con un emblemático lazo que queremos multiplicar. ¿Pero por qué se utiliza un lazo para conmemorar esta fecha? ¿Y por qué de color rosa? Se trata de un símbolo universal de apoyo a multitud de causas. Lo que quizás es más desconocido es el hecho de que la primera vez que se utilizó fue en la conocida como 'crisis de los rehenes de Irán': una crisis que arrancó el 4 de noviembre de 1979 tras la Revolución Iraní en Teherán, donde fueron secuestradas 66 personas en la Embajada de Estados Unidos, a quienes los iraníes exigían que entregaran a Mohamed Reza Pahlevi, el último 'sha' iraní, en el exilio.

En 1981, 444 días después, cuando Irán accedió a liberar a los rehenes tras la muerte del 'sha' -que falleció de cáncer-. Entre los rescatados estaba Bruce Laingen, jefe de la misión diplomática en Teherán, a quien su esposa, Penney, había apoyado en todo momento. A él y a todos los rehenes (53 estadounidenses) les mostró su apoyo de forma silenciosa con un lazo amarillo. 

El famoso lazo llegó a las manos de Charlotte Hayley, tiñéndolo entonces de color melocotón. Y fue el que colocó junto a una tarjeta en la que se podía leer: "El presupuesto anual del Instituto Nacional para el Cáncer (de Estados Unidos) es de 1.800 millones de dólares y sólo un cinco por ciento se destina a prevención del cáncer. Ayúdanos a despertar a nuestros legisladores y a Estados Unidos vistiendo este lazo". Distribuyó miles de estas tarjetas, entregándolas en supermercados y enviándoselas por correo a las mujeres fuertes del país.

Su iniciativa llamó la atención de Alexandra Penney, editora jefe de la revista 'Self' y quien, en 1992, estaba escribiendo sobre el mes de octubre y su homenaje a la lucha contra el cáncer de mama. Penney se puso en contacto con Hayley, pero ésta rechazó su idea: era demasiado comercial. Así que la revista sacó su propio lazo: el lazo rosa que ahora conocemos.

Revista self

A través de la marca de cosmética Estée Lauder, distribuyó un total de millón y medio de lazos entre sus usuarias. Después de esto, Lauder creó la Fundación de Investigación para el Cáncer de Mama, que ha donado más de 325 millones de dólares para la misma. 

Desde entonces, el lazo rosa -y, en general, el color rosa- se ha convertido en la forma más sencilla de mostrar apoyo y solidaridad a una lucha que afecta a un importante número de mujeres.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458 000 muertes por cáncer de mama (IARC Globocan, 2008). 

El cáncer de mama es, de lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. En los países de ingresos bajos y medios, su incidencia ha aumentado constantemente en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida y de la urbanización, así como a la adopción de modos de vida occidentales.

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. En cambio, cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares.

Te enseñamos a prevenir

La mujer debe aprender a conocer bien su cuerpo y así apreciar cualquier signo de alarma. Los especialistas recomiendan a todas las mujeres mayores de 20 años que realicen la autoexploración mamaria cada mes.

Después de los 25 años, lo mejor es que un especialista explore sus mamas anualmente. Y a partir de los 40 años de edad, es conveniente que se someta periódicamente a una mamografía.

Basta con estar un poco atenta a cualquier cambio en los senos y si se aprecia alguno, acudir con rapidez al médico, el único capacitado para valorar por medio de pruebas específicas, como la mamografía, ecografía o resonancia magnética si se trata de un cáncer de mama.

La autoexploración puede efectuarse ante un espejo para apreciar cualquier cambio en el color y textura de los senos. Una vez observadas ambas mamas, el examen se completa con una palpación.

¿Qué estamos buscando?

  • Un bulto (no tiene que ser doloroso). Una masa dura y densa, inmóvil al palparlo.
  • Anomalías asimétricas. Generalmente sólo aparecen en uno de los senos.
  • Pezón retraído (en una posición invertida a la normal).
  • Cambios en el color de la areola (la piel de tonalidad oscura que rodea al pezón).
  • Alteraciones en la textura de la piel de la mama (piel de naranja, rojeces, grietas).
  • Incremento del número de venas visibles en uno de los senos.
  • Asimetrías en el tamaño de las mamas.

Seguí atenta a través de MDZ Femme. En nuestros ciclos de Conversaciones abordaremos este tema. 

Opiniones (0)
18 de enero de 2018 | 19:26
1
ERROR
18 de enero de 2018 | 19:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"