Qué se espera de la Reserva Federal y del BCRA

En Estados Unidos, esperan que mañana se confirme una baja en las tasas de interés de por lo menos 25 puntos básicos. Mientras que en nuestro país, coinciden que la medida favorecería al mercado local, pero al mismo tiempo, el Banco Central se prepara para nuevas medidas para bajar la tasa de interés.

Mañana se realizará la reunión más esperada por los economistas de todo el mundo. El martes 18 de septiembre el Comité de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos se reunirá para y se espera que tome la decisión de bajar las tasas de interés al menos 25 puntos básicos.

"En el corto plazo, vemos un riesgo de más turbulencia en el mercado en el contexto de la reunión de la Fed de esta semana. El riesgo es que la Fed decepcione a parte del mercado aplicando un recorte en la tasa de fondos de 'sólo' 25 puntos básicos", escribieron los analistas de Credit Suisse en su revisión mensual de mercado.

Wall Street espera que la Reserva Federal baje el martes la tasa de interés para ayudar a aliviar las restricciones al crédito, una decisión muy anticipada que propició un alza de las acciones estadounidenses y podría volver a hacerlo esta semana.

Los inversores esperan que el Comité del Mercado Abierto de la Reserva Federal baje la tasa de los fondos federales, en respuesta a la creciente preocupación por una desaceleración de la economía de Estados Unidos que podría conducir a una recesión.

Los futuros de las tasas de interés indicaban el viernes que los inversionistas ven más probable un recorte de medio punto porcentual en la tasa de los fondos federales que una baja de un cuarto de punto porcentual.

Los economistas ven una probabilidad de un 30% de que Estados Unidos entre en una recesión en los próximos 12 meses si los efectos de un desplome de la vivienda se trasladan al resto de la economía.

Los índices del principal mercado estadounidenses subieron la semana última, en anticipación de un recorte de tasas, y el promedio industrial Dow Jones cerró su mejor semana desde abril.

La situación local y el BCRA
En Argentina, el viernes pasado, la tasa call, la que se paga por los préstamos en pesos a un día de plazo entre bancos y que marca la tendencia para el resto de las tasas del mercado, se negoció entre el 12,25% y 12,5% anual.

El objetivo que se ha planteado el BCRA sería volver a llevarla al 10%, nivel que tenía a fines de agosto y que está levemente por encima (unos 200 puntos básicos) del registrado antes de que se desatara el ajuste de los mercados mundiales.

Claudio Golonbek, del CEFID-AR (Centro de Estudios Económicos y Financieros para el Desarrollo de la Argentina), aseguró que "todavía hay una gran discusión sobre si le corresponde a la FED salvar a los mercados o no".

En ese marco, el economista evaluó que si finalmente se decide una baja en la tasa del orden de 0,25% "no tendría ningún impacto de corto plazo para la Argentina", e inclusive si la baja fuera de medio punto, "continuaría la iliquidez internacional".

De todos modos, Golonbek estimó que "una baja en la tasa de la FED va a tener impacto en Estados Unidos y Europa, y a la larga los activos financieros se van a ajustar, lo cual también favorecerá a la Argentina".

Por su parte, el economista Eduardo Curia señaló que "los bancos centrales de los países del Norte buscan arrimar liquidez y bajar el precio del dinero", lo cual ayudaría "si no a encauzar definitivamente, por lo menos para aligerar la caída en los mercados financieros, al modificar las expectativas".

Curia afirmó que esa eventual decisión de la FED impactaría favorablemente a la Argentina, "dado que nosotros somos receptores de lo que pasa en el mundo".

Rafael Ber, de Argentine Research, estimó por su parte que "el impacto favorable va a llegar al país de manera indirecta, a partir del apoyo a una mayor estabilidad externa".

Ber consideró, sin embargo, que la suba de tasas registrada en los últimos días en el país, "va a requerir un poco más de tiempo para calmarse, más allá de las medidas de la FED, ya que además de las dudas importadas aquí también opera cierta incertidumbre política".

Sin embargo, desde que se desató la turbulencia de los mercados y aumentó la aversión al riesgo de los inversores (y con ella, la tasa de interés), el BCRA inyectó pesos al circuito a través de la colocación de pases activos y mediante la recompra de Lebac y Nobac en el mercado secundario.

Pero si bien ambos mecanismos surtieron efecto en las tasas de corto plazo, no lograron enfriar del todo las tasas en el tramo medio y largo de la curva. L

Lo que más preocupa al BCRA, es que este incremento en el costo del dinero ya había comenzado a trasladarse a las tasas de algunas líneas de crédito, amenazando con afectar la evolución de la economía real.

De ahí que, desde la entidad que preside Martín Redrado tendrían previsto lanzar en los próximos días nuevos mecanismos para descomprimir aún más las tasas.

Si bien aseguran que aún quedan por definir detalles, la idea sería realizar algunas modificaciones en la operatoria de pases activos y en las licitaciones de recompra de Lebac y de Nobac, para poder actuar sobre el mercado en general, y no sobre algunos segmentos puntuales de entidades como venía haciendo.
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 12:50
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 12:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México