G. Conte

Qué quieren aquellos a los que les va bien en Mendoza

La Cámara de Constructores Independientes de Mendoza celebró anoche 15 años de vida. Nunca les fue tan bien como ahora, dijeron. Qué hacer para que todo siga así.

 Los pequeños y medianos constructores de Mendoza tienen el 60 por ciento de los contratos del Estado y un 40 por ciento de las viviendas del IPV en todos sus programas, tanto los nacionales como los provinciales. Representan más del 80 por ciento de las obras de infraestructura social básica, es decir, comisarías, centros de salud, escuelas. En los municipios, tienen entre 80 y 100 por ciento de las obras. No tienen capacidad para afrontar grandes licitaciones si son lanzadas en bloque, ni siquiera uniéndose en UTEs, pero han logrado operatividad cuando esas grandes obras se desguazan en más pequeñas. A los "grades", muchas veces no les interesa tampoco dedicarse a planes en bloques gigantes y, por ello, muchas veces esas obras quedan truncas porque nadie califica en los nuevos procesos licitatorios.

Nucleados en la Cámara de Empresarios Independientes de la Construcción (Cecim) este grupo de empresas cumplió quince años y lo celebró anoche con una cena en Finca Don Miguel en un ambiente de distensión y éxito. Por primera vez en muchos años el gobernador fue ovacionado y se sintió tan cómodo que se quedó hasta el final, al alcance de los más de 700 asistentes, entre empresarios y proveedores de esas empresas. Les va bien. Pero les fue mal. No confiaron de entrada en el plan de Alfredo Cornejo de pago de todo lo atrasado durante el último año de la gestión del exgobernador Francisco Pérez, pero anoche Atilio Calzetta, el máximo directivo de la entidad gremial empresaria, reconoció que se equivocaron: "Recuerdo que hace un año en una cena cómo está le agradecíamos el pago con bonos que rindieron bien en el mercado. Le pedimos mayor porcentaje para obra pública y lo obtuvimos. Veíamos con optimismo el 2017 y hoy tenemos que decir que nos encuentra a las empresas trabajando y cobrando en tiempo y forma", dijo en su discurso.

La relación de los constructores con los gobiernos siempre fue "sospechosa". De hecho, esas sospechas hicieron eclosión con los casos de José López y Lázaro Báez, paradigmas de la entrega de fondos del Estado de ida y vuelta para obras no planificadas, en una ruleta rusa de recursos públicos en el que la víctima siempre fue ajena a esos dos sectores: lo fue la sociedad.El esquema de corrupción necesitó de unos y de otros, de políticos dispuestos a poner condiciones y dirigir las obras en una cartelización organizada desde las oficinas públicas y de empresarios que se engancharon. Si no lo hacían, debían dedicarse a otra cosa porque eran excluidos de cualquier posibilidad de trabajar. Pero eso no los exime de culpas.

La reorganización nacional del sistema de licitaciones, con convocatorias públicas y en internet, al alcance y chequeo de todos, y pliegos gratuitos, tuvo sus bemoles en el inicio de la gestión. Cierta impericia sumada a los factores culturales de tantos años de hacer lo mismo de la misma manera y con los mismos funcionarios llevaron al fracaso de quienes dirigieron el área en el primer año y a una reestructuración posterior.

Mendoza no fue ajena a aquel esquema nacional. Todo se hizo tarde, mal o nunca. Además, se generó un show de "mayores costos" y se impulsaron obras innecesarias como el Estadio Cubierto que dejaron de lado la realidad para pasar a definir las prioridades por gustos y caprichos de un núcleo de poder que jugó con los recursos del Estado al punto de agotarlos. Se paralizaron las obras y nuevamente las víctimas, además de los empresarios que no cobraron, fueron los ciudadanos.

Si ahora le va bien a la obra pública, ¿como seguir haciendo que le vaya bien al sector más representativo de la construcción, con transparencia, resultados y nuevos desafíos? Anoche el dirigente de Cecim, Calzetta, le propuso a Cornejo desde el púlpito un plan provincial de obras públicas que actúe en los espacios en blanco que dejan las iniciativas nacionales en marcha. Pero Cornejo, acto seguido, le duplicó la apuesta y, a juzgar por los aplausos, se entendió que hubo acuerdo: los instó a sumarse a un programa de generación de viviendas de índole público / privado. Les pidió "que construyan por su cuenta con el Estado apalancando con financiamiento de las tasas". 

Lo que propone para que las empresas no corten su buena racha, pero además para que el Estado no sea siempre el que pague todo a su costo y para que se sostenga la "desocupación cero" en el rubro construcción, como reconoce la propia Uocra, es que "el IPV y las empresas constructoras cobren las cuotas y terminemos con el circulo vicioso que terminó deteriorando al IPV". Un esquema, dijo, "en el que la cuota que se pague por una casa sea el equivalente al alquiler de una casa en la zona en la que le construirán la suya". 

"Queremos que ustedes se arriesguen", les dijo Cornejo, pidiéndoles dar un paso más allá en la relación de dependencia con el Estado que hasta ahora ha sido dependencia en realidad de los gobiernos, o de clubes de funcionarios viciosos. "Tenemos que darle seguridad jurídica y que no venga otro gobierno y tire por la borda este esfuerzo. Estoy dispuesto a presentar a la Legislatura fideicomisos específicos para proteger el cobro de las cuotas", quiso garantizar en su mensaje el mandatario provincial. 

Y anunció el lanzamiento de "un plan contingente para hacer viviendas a nivel provincial, a riesgo compartido. Necesitamos que más empresas de construcción que están en viviendas se sostengan en el tiempo y por ello no deben depender de financiamientos nacionales y provinciales sino con programas de financiamiento genuino", les dijo. Y lo aplaudieron.

El cambio, entonces, estará en todos. En la apertura de los datos sobre la obra pública y en la disminución de los alcances todopoderosos de funcionarios. Tarea para todos, y también para muchos mañosos de ambos lados del mostrador que disfrutaron del dispendio, aunque quejosamente.

Opiniones (3)
24 de octubre de 2017 | 06:54
4
ERROR
24 de octubre de 2017 | 06:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esperemos que les vaya mejor que nunca , que tengan muchisimo exito .Pero que no se olviden de la metafora de la copa llena . Porque estos, historicamente cuando les fue bien pusieron una copa mas grande .Y cuando les fue mal ,fue el Estado. Que se rompa el circulo vicioso de culpar . Vamos a ver como se comportan . El tiempo lo dira . Por estos yo no pongo una ficha .
    3
  2. Raro es que en la cena no se presentara el intendente Giménez de San Martín y sus barrabrava para reclamar protagonismo por algunas de las obras que han ejecutado los empresarios de Cecim...
    2
  3. Que los KK me digan chupamedias, no me importa, viniendo de ellos me produce orgullo y no enojo, pero no puedo más que congratularme por la excelente gestión de Alfredo Cornejo. Realmente, con todos los problemas que aún tiene la Provincia, este año y medio de gobierno han sido un soplo de aire fresco luego de los tormentosos ocho años de gestión del PJ. Felicitaciones Sr. Gobernador (con mayúsculas, como corresponde).
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017