6 beneficios de visitar una bodega

Pablo Ponce nos deja algunas razones por las cuales visitar bodegas es algo que todos deberíamos hacer.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

Para una zona vitivinícola, el enoturismo es una pieza fundamental a la hora de promover y difundir diferentes lugares a todo el mundo.

Cierto es que la cantidad de personas que eligen el turismo del vino aumenta año tras año y esto no es casualidad. Las experiencias que se viven en cada bodega, logran que los mismos visitantes se vuelvan divulgadores a través de sus propias redes sociales, en charlas con amigos o simplemente con el boca en boca.

Afortunadamente los establecimientos han entendido esto y han perfeccionado sus actividades, creando diversas opciones para que hoy en día una visita no sea solo ver donde se hace el vino, sino que ya se incluyen bicicletas y cabalgatas por viñedos, opciones gastronómicas propias de la bodega, alojamiento, etc.

Los beneficios de visitar una bodega son muchos, y a continuación detallo los más importantes a mi parecer:

  1. Interactuar con propietarios

Qué mejor que conocer la historia de una bodega que contada por el propio dueño. Relatos que seguramente incluyen a bisabuelos inmigrantes, tierras en donde no había nada y metodologías de trabajo ya casi desconocidas. Esto no sucede en todos lados, con más frecuencia podremos vivirlo en bodegas denominadas boutique donde quién nos recibe y lleva a conocerla es el propietario.

  1. Conocer en primera persona al enólogo

Para todo winelover no hay nada más satisfactorio que poder interactuar en persona con quién crea el vino. Esta es una excelente oportunidad para preguntar, hay que aprovechar el momento para sacarnos todas nuestras dudas y aprender de primera mano todo sobre el vino.

  1. Probar vinos exclusivos
Muchas veces las bodegas guardan para quienes los visitan añadas únicas, aquellas que ya no están en el mercado, o partidas limitadas de vinos que solo vieron la luz un poco cantidad de botellas. También tendremos la oportunidad de probar antes que nadie vinos que aún no son lanzados al mercado, ya sea estando en estiva o directamente del tanque o barrica antes de su fraccionamiento.

grw-svalentin-173

Foto: Marino Minuzzi

  1. Preguntar a expertos
Esto está relacionado con el punto 2, donde además del enólogo podremos dialogar con los guías de turismo, personas calificadas para poder responder todo aquello que tenga que ver con el mundo del vino.
  1. Dialogar con otros visitantes
No siempre las visitas serán personalizadas o privadas (en el caso de querer que sea así, se especifica con anterioridad durante la reserva), por lo que muchas veces compartiremos momentos con diferentes personas de todo el mundo, conociendo sus opiniones y también escuchando anécdotas propias. Las preguntas de los demás nos pueden ayudar a nosotros a comprender un poco más sobre el vino, sus hacedores y sus particularidades. En lo posible intentemos interactuar  con ellos también para luego seguir en contacto.
  1. Contemplar paisajes únicos
Cada bodega guarda un estilo único, desde la arquitectura y el paisaje natural hasta espacios de arte y panoramas increíbles. Dejemos por un momento los celulares de lado, levantemos la cabeza y tomémonos ese instante para percibir con todos nuestros sentidos lo que nos rodea. Los aromas de esos lugares son únicos y les aseguro que la próxima vez que los detectemos, nuestra memoria nos remitirá a ese momento volviéndose inolvidable.


Para leer más notas relacionadas al mundo del vino puede visitar www.TheBigWineTheory.com


Opiniones (1)
25 de noviembre de 2017 | 02:09
2
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 02:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hay GRANDES Bodegas de Garage: Mall Wines, Pala Corazón, Angel Mendoza, La Finquita 1930, Lupa Wines, Los Chocos, salgan de lo típico y visiten Bodegas con personalidad.
    1