Rutas imperdibles junto al mar

De Noruega a Sudáfrica, Estados Unidos o Italia, carreteras escénicas que se asoman al mar y asombran con la belleza de sus paisajes. No te las pierdas.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

Rutas espectaculares junto al mar, que te permiten disfrutar de conducir en impresionantes escenarios naturales. Si te gusta manejar y disfrutar del mar van algunas rutas del mundo y Argentina que no te podes perder.

Ruta noruega

Atlantic Ocean Road, Noruega

No por nada para muchos es "la mejor carretera costera del mundo". Son sólo 8,3 kilómetros, pero la belleza lo dejará sin aliento más de una vez. En la Atlantic Ocean Road, conocida simplemente como Atlantic Road en Noruega, el placer de conducir cobra otra dimensión, y especialmente cuando hay marejada y las olas saltan varios metros y cruzan sobre la ruta de manera espectacular. La carretera, que distintos islotes con 8 puentes, terraplenes y viaductos, fue diseñada inicialmente como línea de ferrocarril para unir las poblaciones de Molde y Kristiansund, en los fiordos occidentales. Comenzó a construirse en agosto de 1983 y se inauguró en julio de 1989. El puente más alto y espectacular es el de Storseisundet, ya que hubo que diseñarlo en curva, lo que le otorga una estética muy particular. Es uno de los sitios más utilizados del mundo para filmar anuncios de autos, ha sido declarado el mejor viaje por carretera del mundo y reconocida como "la construcción noruega del siglo". Además, es patrimonio cultural y ruta turística nacional de Noruega.

Great Ocean Road, Australia

Una de las rutas más turísticas de Australia. El tramo central, de Geelong a Portland, es de 375 km pegados al mar pasando por playas, destinos de surf, puertos históricos, observatorios de ballenas, cordilleras, bosques y parques nacionales. Probablemente uno de sus mayores atractivos es el de los Doce Apóstoles, unos escarpados riscos de caliza que se elevan majestuosamente a orillas del océano. Pero no le van en zaga lugares como Bells Beach, con sus grandes olas, el pintoresco puerto pesquero de Port Fairy y sus restos de naufragios, las arenas de Lorne o el enclave aborigen cercano a Tower Hill. Y no debe saltearse el Parque Nacional de Great Otway, con cataratas y espectaculares desfiladeros y cuevas. Y preste atención: por todo el camino podrá encontrar muestras de la gran fauna australiana; de ballenas francas australes a koalas, canguros, emús y aves acuáticas, además de las luciérnagas de Melba Gully y el nado con delfines en Queenscliff, península de Bellarine.

Carretera 1 de California, Estados Unidos

Otra que bien puede competir por el título de la mejor carretera costera. La Ruta Estatal 1, conocida como Carretera 1 y en algunos tramos como Pacific Coast Highway, serpentea por el abrupto litoral de la costa californiana, un viaje por parques, acantilados, pequeñas playas de arena, pintorescos y exclusivos pueblos e impresionantes paisajes. Sigue la traza del antiguo "Camino Real" que unía las misiones religiosas españolas de Baja y Alta California, fundadas entre 1683 y 1834. El tramo que más se recorre va entre San Francisco y Los Angeles: 781 kilómetros que conviene recorrer de norte a sur (partiendo de San Francisco), de la mano más pegada al mar. Deténgase al menos en Monterey, Carmel-by-the-sea, Cambria, Santa Barbara y en sus miradores. Y si tiene tiempo, siga desde San Francisco hacia el norte, porque la ruta sigue enamorada del Pacífico al menos 320 kilómetros más, hasta Hardy, antes de comenzar a zigzaguear entre las montañas y meterse tierra adentro. Y si hacia el sur le suma el tramo hasta San Diego, tendrá en total más de 1.250 deliciosos e inolvidables kilómetros.

Ruta al mar sud

Victoria Road, Sudáfrica

Ciudad del Cabo es imperdible por varios motivos, y uno de ellos es la escarpada geografía que la acompaña. Y un punto de visita inevitable es el Cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de estas montañas. Aproveche y vaya por la carretera M6, también conocida como Victoria Road, partiendo desde el Waterfront, el barrio portuario de la ciudad. Son apenas 55 km de costa, pero espectaculares: luego del barrio de Seapoint pasa por playas como Cliffton, la coqueta Camps Bay o Llandudno, entre extraordinarios paisajes de acantilados y mar. En verdad este camino conviene hacerlo de vuelta (de sur a norte), porque en Sudáfrica se maneja por la izquierda, y tendrá mejores vistas y accesos más directos a los miradores.

SS163, Costa Amalfitana, Italia

Armemos un plan: visite la bella Nápoles, a los pies del Vesubio, y luego de asombrarse en las ruinas de Pompeya, diríjase a Sorrento. De ahí cruce las montañas y a partir de San Pietro -digamos, para poner un punto-, comience a disfrutar de una de las más bellas rutas costeras del mundo. Imagine que esa cinta de asfalto que zigzaguea entre acantilados es en realidad un hilo que va uniendo joyas: las más destacadas, Positano, Amalfi y Ravello, pero allí están también Vettica Maggiore, Conca dei Marini, Mairoi, Minori y tantos otros pueblos colgados de las montañas o trepando los valles, entre terrazas, viñedos y huertos de limones y casitas color pastel siempre mirando al azul del Mediterráneo. Hasta Salerno son 48 kilómetros, pero tanta belleza y rincones sorprendentes que, para ser justo, un recorrido exige varios días.

Ruta al mar it

Ocean´s Higway, Estados Unidos

Salga del centro de Miami hacia el sur por la ruta 1, y a partir de Florida City empiece a disfrutar de la Overseas Highway, una autopista construida, literalmente, sobre el mar turquesa. La carretera va uniendo cayos: KeyLargo, Plantation Key, Windley Key, y así hasta Key West, 200 kilómetros mar adentro, lo que da acceso a los mayores arrecifes de coral continentales de los Estados Unidos y a un ambiente de sabana tropical, con resorts sobre playas de arena y palmeras. Fue inaugurada en 1912 como ruta ferroviaria, pero un huracán la destruyó en 1935 y la compañía la vendió al estado de Florida, que en 1950 la inauguró como ruta para automóviles. Desde Key West puede hacer una excursión a uno de los más remotos e inaccesibles parques nacionales del país: Tortugas Secas, con siete pequeñas islas, para bucear entre arrecifes y visitar el histórico Fuerte Jefferson.

Sea-to-Sky Highway, Canadá

"Del mar al cielo" es el nombre que recibe un tramo de la autopista 99 al norte de Vancouver, en la provincia de British Columbia, porque une el mar con las montañas. Son 135 kilómetros desde Horseshoe Bay hasta Pemberton, al norte, pasando por Lions Bay, Squamish y Whistler. Va pegada a la costa a lo largo de Howe Sound, y a partir de Squamish comienza a internarse en las montañas, pasando por orillas de lagos y cruzando ríos. No se pierda Lions Bay, pequeña comunidad de artistas, escritores y músicos, con un puerto deportivo, tiendas de comestibles y cafés, además de una galería de arte. En Porteau hay un parque provincial, y Britannia Beach es famosa por su comunidad minera y el Murrin Provincial Park, con variedad de muros para escalar. Al sur de Squamish está el famoso parque de Shannon Falls, con las cascadas más altas de todo el estado, y más allá, Whistler, un importante centro de esquí y deportes de invierno.

En la Argentina hay algunos tramos muy escénicos, como el tramo de 80 kilómetros de la ruta 3 entre Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia; el Camino de la Costa de Río Negro, entre El Cóndor y San Antonio Este recorre acantilados, playas y reservas de lobos marinos; o el tramo de la ruta 11 entre Mar del Plata y Miramar, que se asoma al mar desde la cima de los acantilados.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 17:09
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 17:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"