El 74 por ciento del software en el país es ilegal

Antonio Millé es especialista en Derecho en Tecnología, en su paso por Mendoza brindó detalles sobre la necesidad de crear conciencia en la población para frenar la piratería y también cuál es la función de la Justicia.

“La copia de programas es una actitud asumida por la sociedad”, manifestó Antonio Millé en diálogo con MDZ, luego de brindar un seminario en la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo.

El abogado Antonio Millé es uno de los Apoderados Legales de los Miembros de Business Software Alliance (BSA), es titular de las cátedras de Derecho de Autor y Derecho a las Tecnologías en la Universidad Católica en Buenos Aires y asesor de la Organización de las Naciones Unidad sobre los derechos de desarrolladores de software.

Ofreció en nuestra provincia un seminario a jueces, fiscales e investigadores para que posean más herramientas en la lucha contra la piratería. Sin embargo, el especialista insiste que estas acciones están orientadas a “crear consciencia en la población. Hay que entender que un programa es una propiedad del prójimo”, reflexionó.

En ese sentido, Millé sostiene que más allá de “los esfuerzos del sistema judicial para proteger la propiedad intelectual” debemos entender que copiar un software es “como robar un libro o música”.

Detalló que en la Argentina hay un 74% de software ilegal, según la última medición de 2007 de la International Data Corporation (IDC), lo que representa pérdidas anuales por US$ 226 millones de dólares para la economía nacional. Aclaró que la tasa mundial es del 38% y en América Latina del 65%. Sin embargo, indicó que la tendencia en el mundo a copiar programas va disminuyendo pero que en nuestro país se mantiene estable.

Al consultarle sobre cómo se obtienen estos porcentuales, Millé lo explicó con practicidad: “Se toma el registro de cuántas PC se vendieron en el año en la Argentina y luego se verifica (con las empresas) cuántos software se adquirieron”.

La razón por la cual existe tan algo grado de ilegalidad podría ser “que los seres humanos tenemos más respeto por los objetos físicos que por una idea desarrollada”, reflexionó el especialista.

Sin embargo, Millé introduce una aclaración al respecto. “Los usuarios hogareños utilizan programas ilegales, pero el gran problema en la Argentina está en las pymes”, destacó. De todos modos, por su labor de especialista legal expresó: “He visto compañías internacionales que pagan todos los impuestos de sus empresas pero que utilizan software ilegal”.

En nuestro país sucede que cuando se infringe la Ley Nº 11.723 que establece sanciones penales para quienes delinquen contra los derechos de los creadores de software, “las empresas prefieren pagar la multa” y ocurre algo que Millé lo observa como una tendencia positiva: “Esas firmas ya no vuelven a caer en la ilegalidad”.

En el seminario brindado en Ciencias Económicas, el abogado destalló que durante 2007, las Divisiones de Delitos en Tecnología y Análisis Criminal de la Policía Federal, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y de la Policía de la Provincia de Córdoba realizaron  un total de más de 30 allanamientos distribuidos en las ciudades de Buenos Aires, Bahía Blanca y Córdoba a ensambladores de computadoras para evitar la comercialización de computadoras conteniendo programas de computación falsificados. Resultado de los allanamientos: se secuestraron más de 160 equipos informáticos y aproximadamente 600 CD’s con programas falsificados por un valor de 500.000 pesos.

Por su parte, para lograr que se cumpla con las disposiciones de la Ley de Propiedad Intelectual y se evite la piratería de software, la Business Software Alliance (BSA) informó que durante el año 2007, un total de más de 290  empresas y ensambladores de computadoras en Argentina fueron contactadas directamente para alertarles sobre los riesgos legales y económicos relacionados con el potencial uso de software ilegal en sus empresas.

En cuanto a Mendoza, durante 2008 los encargados de llevar a cabo los allanamientos fueron miembros de la Unidad de Delitos Tecnológicos de Policía de Investigaciones de la provincia. Los operativos se efectuaron en 3 locales de computación en las ciudades de San Martin, Maipú y Mendoza Capital. El resultado de los allanamientos fue la incautación de más de 100 CDs con Sistemas Operativos y programas de Gestión no originales, un papel con KEY numbers robados, y 3 CPUs con software ilegal pre instalado. La mercadería secuestrada fue valuada en 253.000 pesos y se trató del mayor procedimiento contra la piratería en lo que va del año en nuestra provincia.

“Las iniciativas de control de las autoridades nacionales se complementan con las actividades y programas de BSA, las mismas tienen un fuerte componente educativo, buscan advertir, educar y concienciar a los usuarios en las ventajas y beneficios que trae la legalidad para el país, para las empresas y para el usuario en cada uno de sus hogares". Esto se ver reflado luego en el bienestar socio-económico, el aporte a las economías nacionales y los bienes y servicios de valor agregado que es capaz de generar la industria del software frente a cada programa de computador o desarrollo asimismo como los posibles riesgos legales”, comentó Antonio Millé.

El abogado insiste en la tarea inicial de la BSA y también de los gobiernos, que deben crear consciencia. Al respecto expone un ejemplo simple, hogareño pero muy ilustrativo: “Los padres no dicen nada cuando ven a sus hijos bajar programas ilegales desde Internet, como si esto estuviese bien”.

Sucede que esta actividad ilegal “atenta contra el trabajo de muchas personas que estudiaron para crear un programa; al copiarlos se ponen en riesgo esas fuentes laborales porque las firmas desarrolladoras pierden ingresos”, explicó.

En la misma línea destacó que “si a los usuarios les parece muy caro adquirir un determinado sistema operativo o cualquier programa, puede optar por otros de muy buena calidad que son gratuitos (GNU), que sí se pueden bajar desde la Red y así no atentar contra la propiedad intelectual de nadie”.

Business Software Alliance
Los miembros de la BSA en Latinoamérica incluyen a Adobe, Apple, Attachmate, Autodesk, Bentley Systems, Borland, CNC, Corel, ECOSA, McAfee, Microsoft, Monotype Imaging, PTC, Quark, Quest Software, Siemens PLM Software, SolidWorks, Sybase, Symantec, Tekla y The MathWorks.
Opiniones (2)
25 de noviembre de 2017 | 07:11
3
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estoy en contra de la piratería: yo desarrollo software. ¡Pero este señor no hace honor a tantos títulos! El dice que calcula así: %u201CSe toma el registro de cuántas PC se vendieron en el año en la Argentina y luego se verifica (con las empresas) cuántos software se adquirieron%u201D. Nosotros compramos tres HP530 (vienen sin sistema operativo) y tres PC sin Sistema Operativo. A todas le instalamos Ubuntu con Openoffice, Eclipse, OpenProj y otras soluciones open source (linux y otros programas gratuitos, LEGALES, y se descargan de internet). ¿Para este señor, yo cuento como pirata porque compré PC's y no le compré software a los que le pagan el sueldo? Es un ignorante, o está pagado. Que se vuelva a Buenos Aires a seguir dando clase, pero de otra cosa: de software no sabe nada.
    2
  2. Para los miembros de la BSA en Latinoamérica: Adobe, Apple, Attachmate, Autodesk, Bentley Systems, Borland, CNC, Corel, ECOSA, McAfee, Microsoft, Monotype Imaging, PTC, Quark, Quest Software, Siemens PLM Software, SolidWorks, Sybase, Symantec, Tekla y The MathWorks. Sus productos son malos aguante GNU jajaja
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia