F. Pérez Osán

American vandal: misterio en la secundaria

La nueva serie de Netflix utiliza el formato de falso documental para resolver un crimen poco importante. Humor y drama en las dosis justas.

 Es curioso que una de las series más originales de los últimos tiempos tenga poco de original: American vandal es una parodia del género "crímenes verdaderos", pero es una parodia tan bien hecha que consigue tener peso propio y, en muchos sentidos, crear su propio camino.

American vandal es una serie que Netflix estrenó el 15 de septiembre. A lo largo de sus ocho capítulos, este falso documental intenta dilucidar qué alumno de una escuela secundaria vandalizó los autos de 27 profesores, aunque lo plantea con una pregunta bastante más ordinaria. Fuera del crimen que se investiga, la serie explora las relaciones entre estudiantes, los códigos de la secundaria y el papel que juegan los profesores en su vida.

Advertencia: este tráiler contiene imágenes ofensivas

Al principio, el humor soez parece que va a dominar el show de Dan Perrault y Tony Yacenda, pero, a pesar de que nunca desaparece (el tráiler da una idea bastante acertada del tipo de chistes que se ven), da paso a altas dosis de drama y misterio. El documental que da título a la serie está filmado por dos estudiantes, que a su vez se ven involucrados en el caso que investigan.

El acusado del vandalismo es Dylan Maxwell (Jimmy Tato), un joven sin muchas luces que es conocido por su comportamiento revoltoso. La junta escolar lo expulsa, tomando como argumento el testimonio de otro estudiante. De ese punto parte Peter Maldonado (Tyler Alvarez) para crear un documental para intentar descubrir si el tesimonio que hizo que expulsaran a Dylan es real.

american vandal

Lo mejor de la serie es lo en serio que se toma el caso. Como en la serie Making a murderer, y más específicamente en el podcast Serial, utilizan diferentes técnicas para corroborar los testimonios: hay imágenes generadas por computadora, reconstrucción de líneas temporales, búsqueda de nuevas evidencias y un largo etcétera.

Con el paso de los capítulos, el humor le va dejando cada vez más espacio al misterio, y resulta casi imposible no compenetrarse completamente con el caso. A pesar de que los temas son eminentemente juveniles -después de todo, es una escuela secundaria- el espectador termina preocupado por la suerte de los involucrados, y atento a las nuevas pistas que van apareciendo capítulo a capítulo.

Las críticas que recibió American vandal fueron mayormente buenas. La profundidad de la producción sorprendió a más de uno, pero otros no pudieron pasar del humor grosero que se observa en los primeros capítulos. El trabajo de los actores tampoco pasó desapercibido, especialmente el de Tato, quien consigue -a pesar de encarnar a un tarado absoluto- generar empatía y hasta cierta simpatía.

Con sus pro y sus contras, American vandal es fresca y entretenida, ideal para ver en maratón y sacarse la duda. ¿Quién dibujó los... autos?

Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 20:57
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 20:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia