Secuestraron a un estudiante y un jubilado en 24 horas

Los episodios ocurrieron en un lapso corto de tiempo y en localidades bonaerenses cercanas entre sí, por lo que pudieron ser cometidos por la misma banda delictiva.

Un estudiante de 22 años y un jubilado de 69 fueron víctimas de dos secuestros extorsivos cometidos en las localidades bonaerense de Lomas de Zamora y Adrogué, respectivamente, en un lapso aproximado de 24 horas, y ambos fueron liberados luego de que sus familiares reunieron dinero para sus rescates, aunque sólo por el primero de ellos se concretó el pago.

Por la modalidad de los secuestros, los investigadores sospechan que los dos hechos pudieron haber sido cometidos por la misma banda.

En ambas causas intervienen la fiscalía Federal 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Leonel Gómez Barbella, la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), cuyo titular es el fiscal Santiago Marquevich y efectivos de la DDI de Esteban Echeverría.

El primero de los secuestros se inició cerca de las 21 del miércoles último, cuando el estudiante de 22 años salió de su casa del centro de Lomas de Zamora para buscar a su novia y al llegar en su Toyota Corolla al cruce de las calles Sánchez de Bustamante y Saavedra fue abordado por cuatro delincuentes que lo amenazaron y se lo llevaron cautivo en su vehículo, secundado por el otro.

Según detallaron fuentes de la investigación a la agencia Télam, los captores golpearon al joven con la culata de un arma para reducirlo y luego lo "pasearon" por distintas localidades del sur del conurbano durante cuatro horas y media.

Primero con el teléfono de la víctima y luego con uno de ellos, los delincuentes se comunicaron con la familia del joven para pedir un rescate.

El hecho fue de inmediato denunciado ante la Justicia, que comenzó la pesquisa, ordenó intervenciones telefónicas y puso en alerta a la policía de investigaciones local.

El padre del estudiante reunió 450 dólares, 50.000 pesos y algunos objetos de valor, que cargó en su camioneta para llevar al lugar donde los captores le hicieron dejar el pago.

Antes de indicarle un punto exacto, los secuestradores hicieron recorrer al hombre el Camino Negro y la zona de Burzaco, hasta que le ordenaron dejar la camioneta con el dinero en la zona de Luis Guillón, detrás de la Universidad de Lomas de Zamora, cerca de donde poco después liberaron al joven.

La banda se llevó los rodados de padre e hijo, que más tarde fueron encontrados abandonados también en la zona de Luis Guillón.

Las fuentes informaron que de acuerdo a las primeras averiguaciones los delincuentes eran cuatro y se movían con bastante tranquilidad e impunidad por la zona sur.

Unas 24 horas después, una banda que actuó con similares características secuestró en Adrogué a un contador jubilado de 69 años cuando llegaba a bordo de su Peugeot a la puerta de su casa, situada sobre la calle Quintana.

Los delincuentes obligaron primero al hombre a entrar a su casa, de donde robaron dinero, y luego se lo llevaron cautivo divididos en ambos autos, el de la víctima y el de la banda.

También en este caso, primero con un teléfono del contador y luego otro de ellos, los captores llamaron a la hija de la víctima y le pidieron que juntara dinero para pagar como rescate.

La mujer denunció el hecho, por lo que de inmediato tomó intervención la policía, la fiscalía de Gómez Barbella y la Ufese, que comenzaron a monitorear lo que sucedía.

La hija del hombre logró reunir una importante suma de dinero y también fue obligada a ir en un auto y recorrer la zona de Burzaco, aunque en este caso los delincuentes liberaron al contador antes de cobrar el rescate.

Los voceros dijeron que el hombre fue dejado a pie en Luis Guillón a las dos horas y media de iniciado el secuestro y que la banda escapó con su auto, que luego abandonó en la localidad de Llavallol.

Los investigadores sospechan que la banda decidió suspender el secuestro porque hubo personas que fueron testigos de la captura y temió ser localizada por la policía, estimaron las fuentes.

Por la modalidad en la que fueron cometidos los hechos, los pesquisas creen que ambos secuestros pudieron ser cometidos por la misma organización.

El fiscal a cargo de la causa tomaba declaraciones a las víctimas, sus familiares y testigos, al tiempo que aguardaba obtener información relevante de los análisis telefónicos y de las cámaras de seguridad con el fin de identificar y localizar a los secuestradores.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 08:26
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 08:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho