La "superwoman" y el sexo

Son tantos los campos que atender, que tiene que demostrar su capacidad constantemente y cuando llega el momento del sexo, el vaso está tan lleno que se desborda.

Los hombres dicen que las mujeres se quejan de todo, incluso, dicen, se quejan de falta de tiempo para practicar sexo. Es cierto que las mujeres de 40 a 65 trabajan mucho, entre la casa, los chicos, el trabajo y por eso son proclives a padecer el síndrome de "Superwoman".

Las mujeres han asumido más actividades y exigentes responsabilidades, sin descuidar las tareas domésticas. Además están obligadas a ser buenas en todo, profesional, madre y esposa. Esta sobrecarga pasa su factura y sobreviene el cansancio, el estrés, la sensación de la inutilidad por no poder abarcar todo,  los sentimientos de culpa. Son tantos los campos que atender que tiene que demostrar su capacidad constante y cuando llega el momento del sexo, el vaso está tan lleno que se desborda.

Así es que esta mujer es una "superwoman" en todo, menos en el sexo. Ante tantas demandas, necesita un espacio vital y muchas sólo lo encuentran, cerrándose a cualquier acercamiento sexual. Como consecuencia de esto, puede aparecer un deseo sexual inhibido crónico, siendo una respuesta que actúa como mecanismo de defensa inconsciente para salvaguardar su individualidad, su necesidad imperiosa de conservar su espacio personal.

Identificar este problema no es tan sencillo para las implicadas como pudiera parecer. Ella te cuenta que después de cenar tiene que acostar a los niños, fregar, recoger la cocina, planchar y un interminable rosario de tareas, por lo que cuando se acuesta él ya está dormido y ella está tan cansada y tan preocupada por el largo y atareado día siguiente, que ni por asomo está para jueguecitos sexuales. Él, encerrado en su mundo, se queja; pero no es capaz de implicarse en las tareas de la casa, refunfuña, la siente distante, pero no percibe que 'superwoman' ya está cansada del papel de madre, de fregona, de hacer las ocho horas reglamentarias en su trabajo —las mismas que él— de tener que pensar en qué preparar para la cena, en que, a la salida del trabajo, tiene que comprar esas cosas que siempre faltan en una casa, que llega septiembre y tiene comprar los libros para los niños y preparar la ropa, que seguro que han dado un estirón y no les queda bien la del año pasado…

En fin, las rutinas de una 'superwoman' pueden ser abrumadoras. Y estos ejemplares existen, sobre todo entre mujeres de mediana edad, que asumieron eufóricas su derecho a trabajar y la independencia económica sin descabalgarse del sueño de la esposa y madre perfectas. Con este panorama, ¿quién tiene tiempo para el sexo?

Fuente soitu.es

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 09:26
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 09:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes