El sector vitivinícola lleva sus reclamos a Macri

El presidente recibirá a representantes del INV, la Coviar y Coninagro, entre otros, quienes plantearán el problema del vino chileno y la falta de competitividad.

El presidente Mauricio Macri recibirá este jueves a representantes del sector vitivinícola para escuchar la situación que atraviesa el sector, al igual que ya ocurrió con el rubro de la carne.

Según confirmaron fuentes oficiales a Télam, al encuentro concurrirá el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, representantes del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), entre otros.

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, confirmó a Télam que el sector la planteará al presidente Macri los problemas por las importaciones de vino desde Chile e insistirá con el proyecto de Ley de Jugos.

"Hoy tenemos algunos problemas serios de competitividad que debemos tratar", dijo Iannizzotto.

En el marco de los encuentros con distintos sectores económicos, Macri mantuvo este año ya dos reuniones con representantes del sector cárnico, en los que escuchó los planteos y los problemas del sector.Puedo no tener razón, puede haber gente que piense que sí es necesario protestar de esa forma, yo solo lo plantee", culminó.

Opiniones (7)
19 de septiembre de 2017 | 11:56
8
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 11:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Iannizzotto está en el tema vitivinícola desde el traspaso de GIOL a los cooperativistas y tengo entendido que no tiene UNA CEPA, por lo que desconoce totalmente el tema . . .
    7
  2. eno 13 de septiembre de 2017 | 13:18 Cómo será el hdrmp ese, que esta confabulado con los de justicia legítima y mete gente que ellos furtivamente le mandan, que ni siquiera están capacitados para los cargos que les dan.-
    6
  3. Iannizzotto es un gran caradura!!!. Vive hablando del vino importado de Chile, y él es parte del directorio de fecovita que importa de Chile y España (aún sin ingresar al pais). Un desvergonzado total
    5
  4. El gobierno nacional en vez de escuchar la voz de los pequeños productores solamente se reúne con los grandes bodegueros que fueron los que se cansaron de importar vino chileno y son los que forman el precio del vino perjudicando a miles de productores, hasta cuando van a seguir escuchando a la COVIAR (viene fracasando desde que la crearon) y a los grandes bodegueros.
    4
  5. Soy productor y nuca necesité reclamar, aunque perdiera el año, un peso a ningún gobierno. Al hacerlo se adueñan de vos y tu propiedad.- Yo me protejo con lo que hay y la naturaleza. Cuando todos sacan las barreras de álamos por el gusano, yo las dejo porque las tormentas y granizo pasa por arriba al vecino. De hecho, cuesta dinero que las raíces no entren en los parrales y viñas (usando el subsuelador de 1.50 de profundidad y fumigando contra el gusano), pero es más barato que pertenecer a éstos basuras. Éstos son como ir al usurero.-
    3
  6. Es correcto Luego son los industriales y productores del vino millonarios los primeros en reprochar otro tipo de subsidios Hasta que ellos los necesitan ¡¡¡¡ Hay miles de comerciantes de todo tipo a los que no los protegen asegurando el precio de sus productos Mosto uva regulaciones etc. Comerciantes que no cruzan tractores en la ruta o tiran uva en la vendimia Son piqueteros cuando les conviene Estan conformes solo con los gobiernos que los protegen Y a muchos se les va la mano en le agua como a un ex candidato a presidente Pero bueno la culpa no es del chancho Salud
    2
  7. No hace falta ser muy suspicaz para advertir que tan difícil situación, se debe a la ineficacia de los gobiernos, desde hace muchos años. En efecto, en los años mil novecientos treinta y seis o mil novecientos treinta y siete, había superproducción de uvas y el Estado formó la JUNTA REGULADORA DE VINOS, organismo estatal que adquiría parcelas a productores, que eran asignadas a otros pequeños productores, que debían erradicar los viñedos. La solución fue temporal, pues la mayor parte de las parcelas fueron nuevamente plantadas de viñedos, ya que no existía restricción del destino de la tierra, ni prohibición de implantación de nuevos viñedos en las mismas.- Luego, por los años mil novecientos sesenta y ocho hubo otra superproducción de uvas y se estimaba que se debía a elaboración de vinos con otros productos que no eran uvas, operatoria vulgarmente llamada falsificación. Hasta se determinó la existencia de ?viñedos fantasmas?, que eran en realidad fracciones de campo denunciadas como viñedos, que servían para justificar el supuesto origen de las inexistentes uvas, que daban respaldo en papeles, a los vinos falsificados. Se trasladó la sede del INSTITUTO NACIONAL DE VITIVINICULTURA a Mendoza, organismo que se instaló en el inmueble de calle San Martín Nº 430, de ésta ciudad. A la par de ello, el Estado apoyó con créditos de los otrora poderosos bancos oficiales, la constitución de cooperativas vitivinícolas formadas por productores, intentando dar una salida a la crisis.En el año mil novecientos setenta y cuatro vuelve la crisis y se establece el denominado ?prorrateo?, disposición en virtud de la cual el productor sólo podía despachar el seis por ciento de su producción de vinos por mes. Obvio es, que no había mercado de uvas, pues nadie iba a comprar uvas a abonar en corto plazo, para elaborar vinos que podían ser despachados a consumo en un lapso de dieciséis o diecisiete meses. En el año mil novecientos setenta y cinco la crisis continuó y se estableció el ?boqueo?, disposición en virtud de la cual, un porcentaje de los vinos producidos por cada productor, quedaba inmovilizado. A la par de ello, el Estado Provincial a cargo del Interventor Federal ANTONIO CAFIERO, dispuso la construcción de cantidad de piletas metálicas, para almacenar vinos, operativo que terminó en una investigación judicial, por ser tal operatoria, sospechaba de irregular o corrupta. Durante los años mil novecientos setenta y siete y mil novecientos setenta y ocho el Gobierno Provincial pretendió manejar la situación con lo que llamaba ?precio sostén?, implementando operatorias de compra de vinos a través de BODEGAS Y VIÑEDOS GIOL E.E.I.C., operatorias éstas, que obviamente fueron financiadas con fondos del erario público, es decir, de todos los mendocinos. Luego, se ?mejora? la situación con la demanda de vinos provocada por el denominado GRUPO GRECO, con lo que el precio de las uvas y de los vinos era muy alto. Se hablaba de un dólar el litro de vino. La caída estrepitosa del grupo empresario, implicó una de las mayores crisis de la actividad. El gran volumen de vinos acumulado por el GRUPO GRECO fue despachado irrestrictamente al mercado, con la consecuente caída del precio. Se erradicaron viñedos centenarios de óptima calidad vitivinícola, pero de baja producción en los departamentos de Luján, Maipú, Tupungato, San Carlos y San Rafael, ya que sus propietarios, con la producción de los mismos, no cubrían los costos de explotación. Luego se implementó la ?cupificación?, mecanismo mediante el cual se permitía que cada productor sólo pudiera elaborar una determinada cantidad de uvas, en relación a la producción del año anterior. Recuerdo algunas denuncias de maniobras con cupos de elaboración, señalados como falsificados. Más o menos por la misma época, se estableció un bloqueo de vinos y en el año mil novecientos ochenta y siete, en el gobierno de Bordón ( el del Libro VERDE ) se privatizó BODEGAS Y VIÑEDOS GIOL E.E.I.C., Entregándosela a los productores a través de cooperativas y de la entidad que las nucleaba, denominada FEDERACION DE COOPERATIVAS VITINICOLAS ( FECOVITA ). Posteriormente, se dispuso la desnaturalización y derrame de vinos bloqueados. Del mismo modo, se incentivaba la erradicación de viñedos. Andábamos por los años mil novecientos noventa y tres o mil novecientos noventa y cuatro. Transcurrido el tiempo y con todo lo que había pasado, la producción de uvas decreció y en consecuencia el precio de la uva y consecuentemente del vino aumentó. Ello trajo aparejado, la plantación irrestricta de nuevos viñedos, con toda la tecnología ( tela antigranizo, riego por goteo, etc. ) plantaciones éstas que en algunos casos, fueron financiadas y en consecuencia incentivadas, por el Estado con créditos de FONDO DE TRANSFOMACIÓN Y CRECIMIENTO. El exceso en la producción de uvas, no tardó en generar una nueva crisis y de las crisis de superproducción de uvas comunes señaladas, pasamos a las crisis por superproducción de uvas de calidad y la pretensicón de mejores precios por parte de los productores, lo que implica que sea más barato importar vinos. En tal situación, se EXIGE AL ESTADO SOLUCIONES a un problema generado por los productores. Y todas las aparentes soluciones del Estado, que en realidad han sido y serán parches, son soportadas o financiadas con dinero de todos los mendocinos, lo cual estimo que no corresponde. Cuando el productor de lechuga no tiene un precio rentable por su producto, pasa el tractor a la chacra, entierra las lechugas y cultiva otra verdura. Cuando el productor ganadero tiene sequía en el campo, pierde sus animales o los traslada a otro lugar a su costo, pero para todo ello, no hay apoyo de nadie y menos del Estado. Lo mismo con cualquier otra actividad. En cambio, los problemas de la vitivinicultura son financiadas por el Estado, con recursos de todos los mendocinos y cuando los precios son rentables, los productores de uvas y los bodegueros, se olvidan del apoyo que han recibido en otras épocas y tampoco guardan para otra crisis. La historia cuenta que una de las primeras crisis vitivinícolas se produjo durante la gestión gubernamental de EMILIO CIVIT ( a fin del siglo diecinueve ) quien como solución dispuso que las cosechas terminaran antes del quince de febrero, con lo que se elaboraron vinos de muy baja graduación alcohólica, lo que implicó la reducción de los stocks vínicos y trajo solución a la crisis. Obvio que ello, fue con esfuerzo de los productores Y NO DEL ESTADO- En cambio ahora, se pretnede que el Estado implemente otro parche a costa de fondos de todos los administrados y a la vez, organiza la FIESTA DE LA VENDIMIA en beneficio de los prestadores turísticos, por más que no hay nada que festejar ! ! ! HASTA CUANDO LOS HABITANTES DE ARGENTINA VAMOS A SUBSIDIAR LA ACTIVIDAD VITIVINICOLA. En 1987, en el gobierno de Bordón ( el del Libro Verde ) la provicia entregó BODEGAS GIOL a las cooperativas para que "regularan" el mercado de vinos. En 1990 y 1991 se pagaba para que
    1
En Imágenes